Riley Black

 

Sus descubrimientos, no exentos de controversia, plantean la posibilidad de estudiar la genética de los dinosaurios.

El fósil de dinosaurio en cuestión es de lo más humilde. No tiene el tamaño de un fémur de apatosaurio ni impresiona como una mandíbula de tiranosaurio. Se trata de un pequeño fragmento de cartílago craneal de un hadrosáurido denominado Hypacrosaurus, una cría que pereció hace más de 70 millones de años. Pero puede que contenga algo jamás rescatado de las profundidades del Mesozoico: restos degradados de su ADN.

En principio, el material genético no dura tanto tiempo, ni muchísimo menos. El ADN comienza a descomponerse cuando el organismo muere. Un estudio de 2012 realizado con huesos de moa (aves no voladoras extintas que habitaban en Nueva Zelanda) señala que el material genético se reduce a la mitad cada 521 años. Si el cálculo es correcto, los paleontólogos únicamente podrían albergar esperanzas de recuperar secuencias reconocibles de ADN de criaturas que hayan muerto, como mucho, hace 6,8 millones de años, pero en esa fecha no entran ni siquiera los últimos dinosaurios no aviares que existieron.

Y aquí entra en escena el cartílago de Hypacrosaurus. En un estudio publicado en enero, la paleontóloga Alida Bailleul y sus colaboradores, de la Academia China de las Ciencias, sostienen que, en ese fósil, no solo han encontrado vestigios de proteínas y condrocitos originales, sino un indicio químico compatible con ADN.

Recuperar material genético tan antiguo sería un hito trascendental. Gracias al estudio de criaturas extinguidas hace menos tiempo —como mamuts y megaterios— los paleontólogos han revisado taxonomías, han escrutado la interrelación de diferentes especies y han descubierto algunas variantes fenotípicas, por ejemplo de coloración. El ADN de dinosaurios no aviares añadiría una enorme cantidad de información biológica sobre estos «terribles reptiles». También demostraría que el material genético puede mantenerse detectable no durante un millón de años, sino durante decenas de millones. El registro fósil estaría compuesto por algo más que huesos y huellas: podría contener retazos de las instrucciones genéticas que emparientan a todos los seres vivos sobre la faz de la Tierra.

Pero antes que nada hay que confirmar la autenticidad de estos jirones de presunto ADN prehistórico, cuya calidad, por decirlo de alguna manera, no es precisamente digna de Parque Jurásico. En el mejor de los casos, se trata de componentes biológicos degradados —despojos de genes absolutamente ilegibles— y no partes intactas de una secuencia, pero, aun así, serían mucho más antiguos (millones de años más) que los siguientes materiales genéticos del registro fósil.

De confirmarse, los hallazgos de Bailleul y su equipo indicarían que los restos bioquímicos de los organismos pueden perdurar decenas de millones de años más de lo que se pensaba. Eso significaría que hay todo un mundo de información biológica al que los expertos apenas se empiezan a asomar. «Creo que ese excelente estado de conservación es más común de lo que suponemos, porque, como investigadores, todavía no hemos analizado suficientes fósiles», explica Bailleul; «tenemos que seguir buscando».

La pregunta es si estas proteínas y demás restos realmente son lo que parecen. Enseguida después de Bailleul —y movido por la polémica sobre las biomoléculas en huesos de dinosaurio—, un equipo de la Universidad de Princeton, dirigido por el geocientífico Renxing Liang, ha publicado el hallazgo de microbios desconocidos dentro de un hueso de Centrosaurus, un ceratópsido de antigüedad equivalente al Hypacrosaurus. Los investigadores afirman que obtuvieron ADN del interior del hueso, pero que procedía de estirpes de bacterias y otros microorganismos que no se habían visto hasta entonces. Como el hueso albergaba su microbioma particular, era difícil determinar si las proteínas y el posible material genético en su interior pertenecen al dinosaurio o a las bacterias que lo colonizaron durante el proceso de fosilización.

Al constatarse que estos fósiles pueden alojar poblaciones bacterianas diferentes de las del sedimento circundante, se complica la búsqueda del ADN, las proteínas y otras biomoléculas, ya que los elementos más modernos pueden estar superpuestos sobre los antiguos, generando una imagen falsa. «Aunque se conservase una ínfima cantidad de materia orgánica», explica Liang, «identificarla sería como encontrar una aguja en un pajar, así que podría haber muchas conclusiones erróneas».

«Por ahora, la paleontología molecular suscita muchas dudas», dice Bailleul. Para empezar, cuando se buscan biomoléculas antiguas, se utilizan técnicas concebidas para detectar restos intactos, no degradados ni alterados por el paso de los siglos. Además, los expertos todavía desconocen en muchos aspectos cómo se transforma el tejido orgánico de un hueso de dinosaurio en un fósil mineralizado. «No hemos desentrañado con técnicas químicas todos los complejos mecanismos de la fosilización, ni sabemos lo suficiente sobre la función que desempeñan los microbios», afirma Bailleul. Por ejemplo, no queda claro cómo interactúan los microbios contemporáneos de fuera del hueso con los que residen en su interior.

Estos interrogantes, sumados a los protocolos que siguen en fase de desarrollo, atizan el debate sobre qué representan los fragmentos biológicos encontrados en los huesos de dinosaurio. En el estudio del cartílago de Hypacrosaurus se analizaron sus detalles microscópicos y se utilizaron tinciones químicas que se fijan al ADN. En cambio, en el hueso de Centrosaurus se aplicó una secuenciación de ADN para dilucidar la naturaleza de los restos genéticos, pero no se analizó su microestructura.

Bailleul recalca la importancia de tener en cuenta microorganismos desconocidos en el estudio microbiológico de los huesos de dinosaurio, pero considera improbable que las bacterias se infiltrasen en células de cartílago e imitasen su núcleo hasta el punto de que los científicos confundan una cosa con la otra. De todas maneras, «nunca se es demasiado escéptico sobre los resultados propios», apunta el paleogenetista y escritor Ross Barnett, que no participó en ninguno de los estudios citados.

Una de las principales dificultades de la actual controversia, explica Barnett, es la falta de repetición, un problema con el que los paleogenetistas ya se habían topado: coincidiendo con el estreno de la película Parque Jurásico, allá por 1993, la prensa científica ya proclamaba el descubrimiento de ADN del Mesozoico. Esas afirmaciones se vieron refutadas posteriormente, cuando otros grupos de investigadores no consiguieron reproducir los resultados. Aunque la paleogenética ha evolucionado desde entonces, sigue siendo crucial que distintos laboratorios confirmen el mismo resultado. «Si se pudieran enviar los fósiles del mismo yacimiento a un laboratorio diferente, para que preparasen sus propios anticuerpos, hiciesen la tinción y corroborasen los resultados, todo sería más creíble», argumenta Barnett. Sin embargo, en muchos casos, las noticias de muestras halladas en excepcional estado de conservación no han sido verificadas siguiendo ese procedimiento.

Con todo, en el campo de la paleobiología molecular, están diseñándose protocolos y criterios científicos a medida que siguen buscándose pistas en los recovecos de esos huesos ancestrales. «Espero que también lo estén intentando muchos paleontólogos o biólogos, o paleontólogos junto con biólogos», asegura Bailleul; «conoceremos las respuestas antes si todos aunamos esfuerzos».

Aunque se acabe comprobando que el supuesto material orgánico de dinosaurio no es tal, el trabajo podría reportar beneficios imprevistos. Se cree que las colonias de bacterias intervienen en la conservación de los huesos y su sustitución por minerales, contribuyendo a la fosilización de los restos de dinosaurios. Liang pronostica que, «en el futuro, los estudios sobre ADN de colonias bacterianas que se hubiesen alojado en huesos de dinosaurio podrían arrojar luz sobre la función de los microorganismos en la fosilización y preservación de los huesos a lo largo de las eras geológicas».

«Son preguntas muy difíciles», admite Bailleul, «pero si seguimos intentándolo, tenemos la esperanza de encontrar respuesta para la mayoría». En la situación actual, de momento, no hay nada escrito en piedra.

https://www.investigacionyciencia.es/noticias/un-equipo-de-paleontlogos-asegura-haber-encontrado-adn-de-dinosaurio-18584


COLISIONES EN PLUTÓN

03-06-2020 Hits:17 CIENCIA Director de Edición - avatar Director de Edición

Robin George Andrews   Tombaugh Regio, una estructura reflectante con forma de corazón, es uno de los elementos más llamativos de Plutón. Durante su sobrevuelo de 2015, la nave espacial New Horizons de la NASA captó bellas y nítidas imágenes de este colosal accidente geológico. Su lóbulo occidental, una depresión elíptica de unos 2000 kilómetro...

Read more

EL CAMBIO CLIMÁTICO, UN LABERINTO SIN SALIDA

27-05-2020 Hits:28 CIENCIA Director de Edición - avatar Director de Edición

La posibilidad de bajar el consumo de combustible fósil está en riesgo si no se establecen parámetros para garantizar una minería sustentable. La cantidad necesaria de cobalto, cobre, litio, cadmio, selenio y elementos de tierras raras, entre otros, necesarios para los paneles solares, baterías, motores de vehículos eléctricos, turbinas eólicas y cel...

Read more

¿POR QUÉ SON TAN BRILLANTES LOS AGUJEROS NEGROS?

20-05-2020 Hits:70 CIENCIA Director de Edición - avatar Director de Edición

Por Liz Kruesi   ¿Y por qué es tan oscuro el de nuestra galaxia? De los agujeros negros, como indica su nombre, ni la luz puede escapar. Pero si se le pregunta a cualquier astrofísico, dirá que están entre los objetos más brillantes del universo. ¿Cómo es posible? La respuesta, en parte, es que los agujeros negros no están solos. A los monstruo...

Read more

LOS SINUOSOS AFLUENTES DEL AMAZONAS

13-05-2020 Hits:86 CIENCIA Director de Edición - avatar Director de Edición

Robert Gast   En la formación de sus meandros no influye solo el terreno plano, sino sobre todo los enormes aportes de sedimentos. Pocas corrientes de agua serpentean como el Yuruá. Este afluente del Amazonas figura entre los ríos más sinuosos de América del Sur. En línea recta, su nacimiento en los altiplanos peruanos dista unos 1000 kilómetros d...

Read more

UN EQUIPO DE PALEONTÓLOGOS ASEGURA HABER ENCONTRADO ADN DE DINOSAURIO

06-05-2020 Hits:103 CIENCIA Director de Edición - avatar Director de Edición

Riley Black   Sus descubrimientos, no exentos de controversia, plantean la posibilidad de estudiar la genética de los dinosaurios. El fósil de dinosaurio en cuestión es de lo más humilde. No tiene el tamaño de un fémur de apatosaurio ni impresiona como una mandíbula de tiranosaurio. Se trata de un pequeño fragmento de cartílago craneal de un had...

Read more

¿CÓMO FUNCIONAN LAS MASCARILLAS DE PROTECCIÓN RESPIRATORIA?

29-04-2020 Hits:109 CIENCIA Director de Edición - avatar Director de Edición

Jean-Michel Courty y Édouard Kierlik   La pandemia de COVID-19 ha reavivado el interés por las mascarillas protectoras. ¿Cómo actúan estos dispositivos? Mascarillas FFP2 estándar, quirúrgicas o incluso de fabricación casera. Estas palabras han invadido nuestro día a raíz de la pandemia de COVID-19. Como físicos, no nos corresponde a nosotros d...

Read more

¿QUÉ ESTÁ MATANDO A LA MARIPOSA MONARCA?

23-04-2020 Hits:108 CIENCIA Director de Edición - avatar Director de Edición

Gabriel Popkin   Todo parecía estar claro: el herbicida Roundup estaba acabando con la mariposa favorita de Norteamérica. Pero nuevos indicios han desatado el debate en torno a otras causas. En síntesis Cuando el herbicida Roundup acababa con los algodoncillos de los campos de cultivo norteamericanos a inicios de este siglo, los expertos lo culparon ...

Read more

LA CONQUISTA DE LA TIERRA FIRME POR LAS PLANTAS

06-04-2020 Hits:102 CIENCIA Director de Edición - avatar Director de Edición

Según una nueva hipótesis, ciertos genes de origen bacteriano habrían permitido al ancestro de las plantas terrestres adquirir las adaptaciones necesarias para colonizar los continentes. Hace entre 480 y 450 millones de años, las primeras plantas iniciaron la conquista de un nuevo territorio particularmente hostil: la tierra firme. Para sobrevivir en es...

Read more

LOS SEISMOS REVELAN LA GEOLOGÍA DE MARTE

06-04-2020 Hits:99 CIENCIA Director de Edición - avatar Director de Edición

Los seísmos de Marte, o «martemotos», tienen lugar a un ritmo vertiginoso. Desde su punto de aterrizaje cerca del ecuador marciano, la misión InSight de la NASA detecta cerca de dos de estos temblores al día, y la cadencia no deja de aumentar. «Estamos observando muchos», ratifica Bruce Banerdt, geofísico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de...

Read more