LA HABANA AFILA SUS CUCHILLOS CONTRA LUIS ALMAGRO

En marzo de 2020 la OEA decidirá si el uruguayo se mantiene en su cargo.

"Los que no lo conocen bien" todavía creen en sus "restos de prestigio": esa fue la lamentación que dedicó este lunes la agencia estatal Prensa Latina (PL) a Luis Almagro, el actual secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), quien recientemente anunció su candidatura a la reelección.

Según el medio oficial, todavía Almagro goza de prestigio por "haber sido canciller de Uruguay durante cinco años, en el Gobierno popular de José 'Pepe' Mujica", desde 2010 hasta 2015.

"Pero esa es historia vieja", apuntó PL.

Pese a sus "volteretas políticas" el político uruguayo "trabaja hoy en los pasillos de Washington" para reelegirse como secretario general de la OEA "cuando América Latina y el Caribe sufren gran inestabilidad".

PL no solo rebajó los resultados de Almagro durante su gestión al frente del organismo regional con sede en Estados Unidos, sino que echó mano de información personal sobre el político uruguayo para reforzar su "desprestigio".

"Casado con una diplomática sudafricana, tras divorciarse de una funcionaria de la cancillería uruguaya, tiene siete hijos, criados en varios países, donde sirvió como funcionario de Gobierno".

De esa manera, la agencia estatal cubana intenta presentar a Almagro como un hombre ligero, descomprometido y desleal. Específicamente, atribuye valores personales negativos al político para transferir esos defectos a su papel frente a la OEA.

En cambio, la nota resalta al resto de los candidatos al cargo de secretario general del organismo: la política izquierdista María Fernanda Espinosa, excanciller de Ecuador durante el Gobierno de Rafael Correa, y el diplomático peruano Hugo de Zela, representante de su país en la propia OEA.

Aunque cada uno de ellos tiene su propio programa, son "coincidentes" en "la búsqueda de consensos y en distanciarse del trabajo divisionista de Almagro", dijo PL.

"Todavía es temprano para pronosticar el nivel de apoyo que pudieran obtener Espinosa o De Zela, pero el Gobierno de Estados Unidos ya adelantó su total respaldo a Almagro, de 56 años de edad, describiéndolo como un candidato 'súper bien calificado'".

La publicación también aprovecha para presentar a Almagro como un títere de Washington. Refiere que el subsecretario interino de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Michael Kozak, declaró su apoyo al político uruguayo y dijo que su país tenía la intención de hacer "todo lo posible" para asegurarse de que el actual secretario fuera reelegido.

A la vez, PL acusa al secretario general de la OEA de haber promovido "sospechosas acciones de monitoreo electoral y confusas y provocadoras declaraciones" para enfrentar estallidos sociales en Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Brasil.

Prácticamente lo culpa por estar "al frente de la OEA durante el auge de gobiernos neoliberales en Argentina y Brasil, la represión en Honduras, la judicialización de los expresidentes de Argentina, Ecuador y Brasil, e intentos de desestabilización de Nicaragua".

Aunque los ataques de La Habana contra Almagro son habituales, el artículo de Prensa Latina aparece poco después de que el diplomático confirmara su candidatura al cargo que ha ocupado hasta hoy.

Sin embargo, en la nota del medio oficial no solo destacan los ataques sino también el temor del Gobierno cubano a que Almagro, uno de los secretarios de la OEA que más ha criticado las violaciones de derechos humanos en la Isla, pueda permanecer al frente de la organización.

Lo que quiere La Habana no se sabe por lo que dice, sino por lo que niega: "Fuentes cercanas al organismo regional aseguran que ser elegido por segunda vez en marzo próximo no le será fácil [a Almagro], pese al declarado apoyo de Estados Unidos y de algunos de los gobiernos que conformaron el ya disminuido Grupo de Lima, para hostigar y agredir a Venezuela".

https://diariodecuba.com/cuba/1576526466_7725.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image