LAS FUERZAS PRODEMOCRACIA ARRASAN EN LOS COMICIOS LOCALES DE HONG KONG Y ENVÍAN UN MENSAJE A CHINA

Los comicios se percibieron como un referendo sobre el apoyo público a las protestas de los últimos meses.

La oposición prodemocracia en Hong Kong logró una victoria demoledora en las elecciones locales del domingo, en un claro rechazo a la jefa de Gobierno, Carrie Lam, por su gestión de las protestas violentas que han dividido el territorio semiautónomo chino.

El mayor partido prodemocracia hongkonés obtuvo casi el 90% de los 452 puestos de concejal de distrito, según dijo el lunes el líder del grupo, Wu Chi-wai. El resultado les daría el control de 17 de los 18 consejos de distrito, algo sin precedentes. Las cifras se basan en conteos oficiales anunciados por autoridades electorales, reportó AP.

El resultado de los comicios podría obligar al Gobierno central en Pekín a reconsiderar cómo gestiona las protestas, que ya van por su sexto mes. Los consejos de distrito tienen poco poder, pero la votación se percibió como un referendo sobre el apoyo público a las protestas.

"No es menos que una revolución. Es una victoria demoledora", dijo Willy Lam, experto político en la Universidad China de Hong Kong. "Es un sonoro rechazo al Gobierno de Carrie Lam y muestra que la mayoría silenciosa apoya las demandas de los manifestantes", agregó.

El bando prodemocrático describió su triunfo en las elecciones, en unos comicios que no suelen dar mucho que hablar, como una victoria del pueblo, y dijo que Lam y Beijing deben considerar seriamente las exigencias de los manifestantes, en particular la formación de una comisión independiente que investigue los sucesos de los últimos seis meses.

"Solo somos vehículos utilizados para reflejar las preocupaciones de la gente", dijo Wu.

En el período previo a los comicios se produjeron graves enfrentamientos entre la Policía antidisturbios y los manifestantes antigubernamentales que se habían atrincherado en varias universidades. La muerte de un manifestante después de una caída y el disparo a quemarropa de un agente contra un civil exacerbaron en parte los choques.

Sin embargo, el domingo, en un inusual paréntesis de calma, casi tres millones de personas, alrededor de las tres cuartas partes de los votantes, hicieron cola para ejercer sus derechos democráticos, una cifra histórica, reportó Reuters.

"La mayoría de la gente piensa que el millón de votantes adicionales salieron a enviar un mensaje político al Gobierno: que todavía apoyan a los manifestantes y que están insatisfechos con el Gobierno", dijo Ma Ngok, politólogo de la Universidad China de Hong Kong.

"El Gobierno y los partidarios de Pekín siempre han afirmado que cuentan con el apoyo de la opinión pública", añadió Ma. "Pero ahora.... esto es una gran bofetada en la cara porque la población ha mostrado su posición real en cifras récord".

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, dijo en una declaración que respeta el resultado y que su Gobierno "escuchará los puntos de vista de la población con una mente abierta y una reflexión seria", sin ofrecer detalles concretos.

Los concejales de distrito carecen de peso político y se ocupan en gran medida de cuestiones de la gestión diaria. Pero con sus despachos, financiación y redes, en opinión de algunos proporcionan a los demócratas una palanca adicional para influir en las decisiones políticas, mientras continúan las protestas.

La probabilidad de que Pekín ofrezca nuevas concesiones a corto plazo sigue siendo escasa, según los observadores, dada la postura rígida adoptada hasta ahora.

De las demandas clave de los manifestantes, hasta ahora el Gobierno sólo ha respondido a una: en septiembre, retiró formalmente el proyecto de Ley de extradición que desencadenó las primeras protestas.

Beijing, que acusa a potencias extranjeras de fomentar los disturbios en Hong Kong, no ha dado indicios de que pueda suavizar su posición hacia la excolonia británica, devuelta a China en 1997.

El ministro chino de Exteriores, Wang Yi, dijo el lunes a la prensa durante una visita a Tokio que cualquier intento de desestabilizar a Hong Kong será fútil. "No importa la clase de cosas que pasen en Hong Kong, Hong Kong forma parte del territorio chino", dijo.

https://diariodecuba.com/internacional/1574697140_6571.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image