EL IINFIERNO QUE FUE OKINAWA

Por Hugo J. Byrne

Las islas del archipiélago del Japón. Okinawa es la más pequeña, al suroeste.

Por razones políticas los bombardeos nucleares en Iroshima y Nagasaki continúan siendo el "pan de cada día" de la prensa llamada "de main stream", que en realidad se ha convertido en el arma publicitaria del "nuevo" partido Socialista-Demócrata. Éste parece que va a tener un candidato presidencial "Progresista", al estilo de "Bernie Sanders". Sanders, quien de ser escogido como candidato podría designar a Alexandria Ocasio Cortez como su "running mate". Ocasio Cortez es la ponente del llamado. "Nuevo Trato verde" ("New Green deal"). Entre las maravillas de ese proyecto se describe la eliminación de la explotación y minería de crudo y carbón y que la única forma de trasporte sea por ferrocarril. De cómo se paga por esto, a excepción de un enorme incremento de impuestos para todas las clases de contribuyentes, nadie lo sabe. De cómo pueda la gente viajar a lugares más allá de los océanos Atlántico y Pacífico, tampoco.

Ocasio Cortez es simplemente una ignorante que refleja la mayor, e increíble ignorancia de sus votantes en New York. "Bernie" no tiene esa escusa: es un politiquero deshonesto de la izquierda radical, quien ha visitado con frecuencia no solo a los asesinos del Régimen de los Castro en La Habana, sino que pasó su luna de miel en el Moscú de la gracias a Dios desaparecida Unión Soviética. Este viejo hipócrita se ha hecho millonario mientras "trabajaba" para el gobierno federal.

Regresando a nuestro tema de hoy, Hiroshima y Nagasaki fueron devastados como consecuencia de la sangrienta campaña que se desatara en Okinawa. Ésta, la última gran ofensiva aliada de la Segunda Guerra Mundial, tuvo resultados nefastos para ambos contendientes. De haberse evitado el desastre de Okinawa no hubiera sido necesario atacar al Japón con armas nucleares.

El resultado en términos de bajas en Okinawa, fue el más numeroso en pérdidas humanas de toda le guerra en el Pacífico. Consciente de que ese ataque no podía ser otra cosa que el último paso antes de la invasión masiva de las principales Islas del Japón, el Primer Ministro Tojo decidió utilizar por vez primera (y última) aviones piloteados por personal voluntario y suicida. Su misión era destruir las naves de la flota aliada y, en especial los portaaviones. Su nombre: "Kamikaze", o "Viento Divino". Escribí sobre ese "Viento Divino" hace algunos años.

Nadie dude que estos aviones-sarcófagos, infligieran grandes estragos. Primordialmente en la moral de las tripulaciones. Más de medio centenar de navíos fueron hundidos por los "Kamikaze". En el mapa que acompaña esta crónica puede compararse la extensión territorial de esa islita, con el resto del Japón. Su población total antes de la guerra era de unos quinientos mil habitantes. Es parte del Archipiélago de Japón y parte integral de esa nación isleña. La isla de Okinawa es larga y estrecha. Tiene unas sesenta millas de largo y un ancho que varía entre dieciséis y dos millas.

Las bajas de Estados Unidos en Okinawa fueron más de 12,000 muertos. Los japoneses perdieron más de un millón, entre soldados y población civil. La máxima alegoría siniestra en esa batalla sangrienta es que ambos líderes militares perecieron. El Teniente General Mitsuru Ushijima, Comandante del Ejército 32, murió mediante el suicidio ritual de "Bushido" como los tradicionales guerreros "Samuray". Sus restos mortales, a mi mejor saber, nunca fueron encontrados.

Por su parte el Comandante de las fuerzas invasoras, General Simon Bolivar Buckner Jr., soldado entre soldados, pereció cuando miraba su asegurada victoria desde un promontorio cercano a un gran peñasco. Éste último se pulverizó al recibir el impacto directo del enemigo. Un pequeño pedazo de piedra le penetró el pecho a Buckner, quien expiró unos minutos después. El General Buckner fue el oficial de más alto rango del Ejército de Estados Unidos muerto en combate en el teatro de guerra del Pacífico.

Tengo una foto de Buckner entre sus oficiales, a pocos metros de la roca que fuera su némesis. Es el primero a la derecha, el más cercano al enemigo de ese grupo. Es una pena que no pueda publicar esa foto por razones de propiedad intelectual.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image