CONFERENCIA DE TEHERÁN: CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

Por Catherine Martinez

La Conferencia de Teherán fue una reunión celebrada en 1943 desde el 28 de noviembre hasta el 1 de diciembre. Participaron representantes y gobernantes de la Unión Soviética, Reino Unido y Estados Unidos de América.

La Conferencia de Teherán fue el resultado de una serie de negociaciones que comenzaron en 1941. El principal objetivo de esta conferencia era lograr la cooperación de los tres territorios para poner fin a la Segunda Guerra Mundial.

Cada uno de los líderes políticos —Iósif Stalin, Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill— llevaba una postura política y una propuesta para poner fin a la guerra.

Sin embargo, fueron las posturas de Stalin las que prevalecieron sobre las de los otros dos, ya que para vencer a la Alemania Nazi era necesario garantizar la cooperación de la Unión Soviética.

Por esto, tanto Churchill como Roosevelt tuvieron que aceptar las exigencias de Stalin, sabiendo que si no lo tenían de su lado la guerra podía durar más, o la repartición posguerra podría complicarse.

En consecuencia, ambos gobernantes aceptaron que apoyarían al gobierno de Stalin y la modificación de la frontera entre Polonia y la Unión Soviética.

Posteriormente se pusieron de acuerdo en cuál sería su plan de guerra y cómo atacarían a los alemanes.

La Conferencia de Teherán es considerada en la actualidad como la mayor muestra de cooperación que tuvieron los países aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

Decisiones tomadas en la Conferencia de Teherán

1- Apoyo a Yugoslavia

Establecieron que apoyarían a Yugoslavia con suministros, equipos y con operaciones de comando.

2- Apoyo económico y reconocimiento a Irán

Establecieron que le brindarían apoyo económico a Irán, ya que ese país había sido de gran ayuda durante la guerra, sobre todo porque facilitaba el transporte de suministros a la Unión Soviética.

También garantizaron que mantendrían la independencia, soberanía e integridad territorial de Irán una vez culminada la Segunda Guerra Mundial.

3- Inclusión de Turquía en la Segunda Guerra Mundial

Acordaron que sería conveniente que Turquía entrara en guerra apoyando a los países aliados. Dejaron claro que si por esa razón Bulgaria entraba en guerra con Turquía, la Unión Soviética se declararía en guerra contra Bulgaria.

Especificaron eso en el acuerdo para poder garantizar la participación de Turquía.

4- Operación Overlord y la promesa de mantenerse en contacto

Establecieron que la Operación Overlord comenzaría en mayo de 1944 y que las tres potencias (Reino Unido, Estados Unidos de América y la Unión Soviética) se mantendrían en contacto durante todas las operaciones realizadas en Europa.

5- Otras decisiones

Destrucción de las fuerzas alemanas

Se pusieron de acuerdo en la destrucción de las fuerzas militares alemanas con el objeto de evitar una futura reorganización.

Esta destrucción no significaba que iban a asesinar a todos los militares alemanes, como dijo Stalin en forma de broma en la reunión y a lo que Churchill se opuso.

La destrucción de la hablaban se refería netamente a desestabilizarlos mediante la partición de la Alemania Nazi.

Propusieron dividirla en cinco regiones autónomas, las cuales serían Prusia, Hannover, Sajonia y la región de Leipzig, Hesse-Darmstadt y Hesse-Kassel y la zona sur del Rin.

Promesa de Stalin a Roosevelt

Esta promesa no forma parte del documento firmado durante la clausura de la conferencia. Sin embargo, Roosevelt le hizo prometer a Stalin que la Unión Soviética le declararía la guerra a Japón una vez lograran la rendición de la Alemania Nazi.

Peticiones concedidas a la Unión Soviética

Tanto el presidente de los Estados Unidos de América, Franklin D. Roosevelt, como el primer ministro de Inglaterra, Winston Churchill, sabían que era necesario garantizar la cooperación de Stalin.

Por consiguiente cedieron ante algunas de sus peticiones, entre las cuales destacan las siguientes:

– Acordaron que apoyarían al gobierno de Stalin.

– También acordaron que al finalizar la Segunda Guerra Mundial se modificaría la frontera entre la Unión Soviética (URSS) y Polonia. Establecieron que la frontera de la URSS llegaría hasta la linea de Curzon, y que el resto del territorio de Polonia se uniría al oriente de Alemania.

Ambiente de la Conferencia de Teherán

La conferencia de Teherán se realizó de forma desorganizada, sin seguir unos parámetros específicos a través de los cuales cada uno de los gobernantes expusiese su punto. En este caso Roosevelt actuaba de manera más informal.

De acuerdo con lo mencionado por Churchill, el presidente Roosevelt no tomó en cuenta las opiniones de los asesores que fueron con él.

Esta desorganización fue estrategia del propio Stalin, con la intención de conocer a sus aliados y saber hasta dónde podría comprometerse con ellos.

Stalin aprovechó el hecho de que Roosevelt fuera su invitado especial en la embajada de Rusia para establecer una camaradería y tenerlo de su lado durante toda la conferencia.

Esto no le fue difícil, ya que Roosevelt quería hacer que el poderío de Reino Unido fuera menor y durante la Conferencia de Teherán se opuso a la mayoría de las propuestas de Churchill.

Roosevelt sabía que de ceder ante las peticiones de Churchill le daría mayor fuerza y poder a Reino Unido.

Durante la Conferencia de Teherán Roosevelt y Stalin estuvieron de acuerdo en casi todo y dejaban de lado a Churchill en ciertas conversaciones que tenían.

Roosevelt llegó hasta el punto de apoyar a Stalin en bromas tan fuertes como la mención de ejecutar a 50 000 soldados alemanes.

Esto no le agradó a Churchill, quien dijo que solo los criminales de guerra deberían ser juzgados de acuerdo con el documento de Moscú y que por ningún motivo se debía ejecutar a sangre fría a los soldados que lucharon por su país.

¿Por qué se eligió Teherán para celebrar la Conferencia?

El lugar fue prácticamente elegido por Stalin ya que el mandatario ruso no quería ausentarse por mucho tiempo de Moscú.

Por esto estableció que aceptaría reunirse solo si la reunión se efectuaba en cualquier ciudad desde donde pudiera volver a Moscú en veinticuatro horas o menos.

Teherán era el lugar más apropiado para cumplir con las exigencias de Stalin, por lo que finalmente tanto Churchill como Roosevelt aceptaron el sitio de la reunión.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image