CONDENA EL DR. OSCAR ELÍAS BISCET LAS ELECCIONES FRAUDULENTAS EN BOLIVIA

El arcaico plan soviético de aprovecharse arbitrariamente del proceso democrático de los diferentes países, en especial de las Américas y desde el poder transformar la democracia en una dictadura totalitaria, aún no ha caducado; pero ahora tiene un nuevo elemento para continuar en el poder del país: el fraude electoral con el surgimiento de la tiranía electoralista.

En las elecciones presidenciales de Bolivia, 20 octubre de 2019, el mandatario Evo Morales Ayma resultó favorecido para el cargo de Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, por una manipulación del conteo de votos auspiciado por el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia.

El domingo en la noche por el conteo preliminar se aseguraba que había segunda vuelta en las elecciones presidenciales de Bolivia. Ambos candidatos Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), y Carlos Mesa, del Partido Comunidad Ciudadana, en escrutinio preliminar dominical, Morales había obtenido 45 % de los votos y Mesa el 38 %. Al ningún candidato sobrepasar el 50 % de los votos o tener el 40 % más 10 %, entonces habría segundos comicios.

En realidad ocurrió algo arbitrario, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) cerró por 23 horas el recuento de los votos por el sistema de Transmisión Rápida de Resultados Preliminares (TREP). También el escrutinio oficial quedó interrumpido con el 74% de las mesas analizadas y Morales, con el 42.3% y superaba por una décima a Mesa, 41.72%.

Más tarde, en la noche del lunes 21 de octubre, el TSE retoma el escrutinio y concluye que el triunfo electoral fue para Morales, con más del 10 % de los sufragios, expresado en un 46.86 % y Mesa con el 36.76%. Después del conteo del 99.99% de los votos emitidos, el Tribunal Supremo Electoral dio por ganador definitivo en primera vuelta a Morales de la agrupación política MAS.

El candidato opositor Carlos Mesa y sus partidarios políticos consideraron el proceso como fraude y no reconocieron sus resultados; pues aseguraron que Evo morales y el Tribunal Supremo Electoral por temor a una segunda vuelta electoral, donde serían derrotados en buena lid, alteraron el proceso en desprecio de la voluntad de pueblo boliviano. Tan vergonzoso y vil fue este acto que el Vicepresidente renunció a su puesto en el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia.

En múltiples ocasiones el autócrata Evo Morales Ayma ha manifestado como suya la causa del tirano Fidel Castro y su régimen opresor; donde ha dado gloria al déspota de Castro y asegurado extrañar sus consejos e instrucciones estalinistas o castrocomunistas.

Evo Morales ha puesto en Bolivia en práctica la enseña de Fidel Castro e incluso algunos opositores bolivianos hablan sobre la injerencia del régimen de Cuba en sus elecciones presidenciales. Algunos países han manifestado sus serias preocupaciones pero se necesitan fuertes condenas públicas por la comunidad internacional y la aplicación de medidas oportunas, como la Carta Democrática Interamericana, para evitar la destrucción de la democracia boliviana y la iniciación de otro usurpador, al estilo de la esencia opresora de Cuba, Venezuela y Nicaragua, en las Américas.

Pueblo boliviano y sus demócratas continúen sus justas protestas y manténganse con la convicción de que sus actos conllevarán la eliminación de las acciones arbitrarias y delictivas del robo de los sufragios y con esas esperanzas podrán fin a la injusticia y resaltarán como genuina luz inmaculada de democracia y libertad para su patria y las Américas.

Doctor Oscar Elías Biscet

Presidente del Proyecto Emilia

Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos

La Habana Cuba, 5 de noviembre, 2019

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image