Santa Rosa de Lima
Por: Maria Teresa Villaverde Trujillo
ashiningworld@cox.net  

La primera Santa americana canonizada.
Proclamada Patrona principal del Nuevo Mundo en la Basílica de San Pedro, en Roma,
por el Papa Clemente X en 1671. 
 
 
La primera Santa de América, excelsa Patrona de Lima y el Perú; del Nuevo Mundo y Filipinas, nació en la Ciudad de los Reyes en 1586 con el nombre de Isabel Flores de Oliva. Desde siempre se dedicó a una vida de piedad y de virtud, y, cuando vistió el hábito de la tercera Orden de Santo Domingo, hizo grandes progresos en el camino de la penitencia y de la contemplación mística.  Se dedicó a atacar el amor propio mediante la humildad, la obediencia y la abnegación de la voluntad propia. Sus padres querian inducirla a casarse por lo que sufrió enormemente por parte de quienes no la comprendían. Luchó contra ellos diez años e hizo voto de virginidad para confirmar su resolución de vivir consagrada al Señor. Al cabo de esos años, ingresó en la tercera orden de Santo Domingo, imitando así a Santa Catalina de Siena. A partir de entonces, se recluyó prácticamente en una cabaña.
A los 25 años de edad quiso y aceptó que la llamaran Rosa de Santa Maria.
Su amor de Dios era tan ardiente que, cuando hablaba de El, cambiaba el tono de su voz y su rostro se encendía como un reflejo del sentimiento que embargaba su alma. Ese fenómeno se manifestaba, sobre todo, cuando se hallaba en presencia del Santísimo Sacramento o cuando en la comunión unía su corazón a la Fuente del Amor.

 
Mística dominica Santa Rosa de Lima
Obra del pintor español Claudio Coello.
 1684.

Pasó los tres últimos años de su vida recluida y atendida por la esposa de Don Gonzalo de Massa, quien le tenía particular cariño. Durante la penosa y larga enfermedad que precedió a su muerte, la oración de la joven era:

"Señor, auméntame los sufrimientos, pero auméntame en la misma medida tu amor".

Murió el día 24 de agosto del año 1617 a los treinta y un años de edad.

Beatificación: 15 de abril de 1668 por el Papa Clemente IX
Canonización: 2 de abril de 1671 por el Papa Clemente X 
http://www.maristascuba.org/momento.htm

 

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image