"MIENTE, MIENTE, QUE ALGO QUEDARÁ" (VOLTAIRE)

Por Cosme Beccar Varela

Es notable el esfuerzo que hacen los dos panfletos macristas, "La Nación" y "Clarín", para promover la reelección de Macri. Es algo así como intentar subir en un bote a remo la caída de las cataratas del Iguazú. Es tal la evidencia del desastre que el oficialismo ha causado y sigue causando al país que es necesaria una gran dosis de caradurismo para intentarlo y una gran dosis de poder para imponer silencio a todos los que saben que toda su propaganda es mentira.

Tomemos, por ejemplo el caso de la denuncia del delincuente Alberto Fernandez, candidato kirchnerista, contra los intereses usurarios de las LELIQU del Banco Central, que es del 60% anual y se renuevan cada 7 días con intereses acumulados, en flagrante acto de anatocismo. Que Fernandez sea un delincuente y que el kirchnerismo sea una banda delictiva de izquierda, no hay duda. Pero si alguno de ellos dice que hoy es Jueves, no se puede decir que es mentira: hoy es Jueves.

Lo mismo pasa con el desastre económico que ha producido Macri. Nadie puede negarlo ni tampoco que hay muchos que se han enriquecido en ese torbellino de millones mientras otros se han empobrecido y se siguen empobreciendo porque la economía está paralizada. Sólo los Bancos, financieras y fondos de inversión ganan fortunas y el campo gana mucho pero les quitan también mucho, lo cual no impide que los agropecuarios con sus siembras, cosechas y exportaciones contribuyan a esta burbuja política que ha creado el macrismo.

Entre las mentiras que divulgan los mencionados panfletos hay una que dice que los salarios han subido más que la inflación. ¿Los de quién? ¿Los de los funcionarios de los tres poderes, los de los gerentes de las empresas socias del gobierno o los de todo el mundo? Obviamente no lo aclaran, pero cualquier ciudadano común sabe que los costos de vida suben todos los días y sus ingresos no. Luego el dicho sólo es verdad respecto a esas sanguijuelas del poder, pero respecto de los demás , es mentira.

Otra mentira: dicen que han aumentado los depósitos en dólares en los Bancos. Hay u$s31.000.000.000 embarcados en esa ruleta. No dicen quienes son los que cometen ese acto de insania luego de la experiencia del "corralito", el "corralón" y la conversión forzosa de los depósitos similares en el 2002. Sospecho que es la comunidad financiera la que crea esos depósitos porque saben cuándo deben retirarlos, antes de que otra "conversión forzosa" los capture. Pero el dato engañoso, mondo y lirondo, como lo presentan los mencionados panfletos oficialistas produce su efecto.

Para agregar un poco de sabor al plato envenenado, dicen también que la ciudad de Buenos Aires está hecha un lujo gracias a las obras del "Terminator" R. Larreta. Nada más notoriamente falso, pero como la falsedad es percibida por individuos aislados que no tienen medios de comunicación para clamar su desacuerdo, la noticia de hoy pasa como verdadera y esos mismos que saben que es mentira empiezan a dudar de los datos de sus sentidos y los pozos de las calles, las obras innecesarias y repetidas en el mismo lugar, las exigencias arbitrarias y costosas que acechan a los particulares como una amenaza constante, las obras que le regalan a los usurpadores de las "villas miseria" (¿o deberíamos llamarlos "countries urbanos"?) y otros desaguisados cometidos por el mal entrazado y monstruoso Intendente, todo eso queda en la sombra y el desvergonzado funcionario se dedica a hacerse el "autobombo", única tarea que realiza, al igual que Macri que desde hace meses no hace otra cosa que inaugurar obras, o visitar barrios o sentarse en la casa de sufridos vecinos que no tienen más remedio que recibirlo so pena de sufrir imprevisible represalias

O sea ni el Presidente ni el Intendente cumplen con sus funciones específicas de "gobernar" sino que hacen política para ser reelectos. Luego, deberían devolver los grandes sueldos que cobran sin causa. Si no lo hacen, cada mes se roban lo que les pagan (entre otras cosas).

En conclusión: en esta lamentable contienda electoral el único argumento más o menos válido que les queda a estos sátrapas es el temor de que vuelvan los marxistas del kirchnerismo. No porque estos sea más ladrones, porque en eso no hay distingo, sino porque son peores ideológicamente hablando. Y eso es bastante, pero no suficiente porque como ya he dicho varias veces, al final de este gobierno de inmorales macristas, la izquierda tomará el poder sin molestarse demasiado. Estos "kerenskis" le están dejando la mesa servida...

Luego, no hay por quien votar y sólo queda esperar el castigo de Dios para este país apóstata e idiotizado, sin dejar de rezar para que los argentinos se conviertan y Dios nos perdone.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image