ANTIBIÓTICOS CONTRA LA ENDOMETRIOSIS

Marta Pulido Salgado

Aunque alrededor del 10 por ciento de la población mundial femenina en edad fértil la padece, la endometriosis aún resulta una gran desconocida. En la actualidad, las pacientes, aquejadas de fuertes dolores abdominales y problemas de fertilidad, reciben terapia hormonal, o bien se someten a procesos quirúrgicos, a fin de aliviar los síntomas. Sin embargo, los numerosos efectos secundarios de estos tratamientos evidencian la necesidad de hallar nuevas estrategias terapéuticas.

Ahora, un estudio, publicado por la revista Human Reproduction, cuestiona si los antibióticos podrían aliviar la progresión de la endometriosis, y, por consiguiente, ayudar a resolver este problema de salud.

Con el objeto de evaluar dicha hipótesis, Ramakrishna Kommagani y su equipo, de la Universidad de Washington en San Luís, implantaron células del tejido que reviste el útero, el endometrio, en el peritoneo, la membrana que protege estómago, intestino, bazo, hígado y páncreas, de ratones hembra. Este modelo animal reproduce las lesiones humanas que ocurren cuando las células endometriales migran hacia la cavidad abdominal, donde proliferan y recubren otros órganos. Tras la operación quirúrgica, los científicos trataron a los roedores con vancomicina, neomicina, metronidazol y ampicilina, a lo largo de 21 días.

Según los resultados, la terapia antibiótica reduciría tanto el crecimiento y la proliferación de las lesiones, como la respuesta inflamatoria asociada. Para los investigadores, ello sugiere que la microbiota intestinal podría desempeñar un papel importante en la aparición de la endometriosis. El tratamiento, y en concreto el metronidazol, alteró de forma notable la flora intestinal. La desaparición de la especie Bacteroides, sensible a este antibiótico y abundante en muestras fecales procedentes de ratonas con endometriosis, podría explicar la reducción de las lesiones.

Kommagani y sus colaboradores destacan que la identificación de la microbiota como posible agente causante de la enfermedad supone un importante avance. Futuros experimentos buscarán identificar el modo en que las bacterias promueven la inflamación, así como la formación y crecimiento de las lesiones. Asimismo, los científicos planean realizar ensayos clínicos a fin de dilucidar si los resultados obtenidos también aplican en humanos.

Durante años, el dolor asociado a la endometriosis se consideró como algo normal. Por suerte, la consciencia de la sociedad, y de las mujeres en particular, acerca de esta enfermedad incapacitante aumenta de forma progresiva. Ello permitirá identificar nuevos casos y ayudará a la comunidad científica en su investigación.

https://www.investigacionyciencia.es/noticias/antibiticos-contra-la-endometriosis-17458

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image