ELLIOTT ABRAMS VIAJA A ESPAÑA Y PORTUGAL PARA TRATAR LA TRANSICIÓN POLÍTICA EN VENEZUELA

—El enviado de EEUU para Venezuela va a España y Portugal para tratar la transición. El enviado especial de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, viajará esta semana a España y Portugal para tratar con las autoridades "el deterioro de la situación" en Venezuela y la necesidad de una "transición" política hacia "elecciones libres y justas", informó este lunes el Departamento de Estado.

Abrams estará en Lisboa y Madrid entre el martes y el jueves, dijo la fuente, que no especificó el contenido de su agenda, según reportó EFE.

"Estados Unidos, Portugal y España apoyan una transición guiada por los venezolanos hacia unas elecciones justas y libres", señaló el breve comunicado del Departamento de Estado.

"Estados Unidos está comprometido a respaldar la restauración de la democracia en Venezuela, como se señala en su Constitución y a través de las acciones del presidente interino Juan Guaidó y la Asamblea Nacional", agregó sobre el líder opositor, a quien Washington reconoce desde enero como mandatario legítimo de ese país.

A mediados de marzo, Abrams confirmó que mantuvo "conversaciones" con las autoridades españolas sobre la posibilidad de que España acogiera a funcionarios venezolanos que decidieran desertar y abandonar a Maduro.

"Hemos tenido algunas conversaciones con España, pero yo no diría que nosotros hemos hecho una petición, y ellos han dado una respuesta. Definitivamente hemos tenido conversaciones, las hemos tenido con ellos (España) y con un par de otros lugares", señaló entonces el funcionario estadounidense.

La Administración del presidente Donald Trump redobló el pasado viernes su presión contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro al imponer sanciones contra dos empresas y 34 cargueros dedicados al transporte de petróleo desde Venezuela a Cuba.

En un acto en Houston (Texas), en el que dio a conocer estas sanciones, el vicepresidente Mike Pence aseguró que EEUU seguirá ejerciendo "toda la presión económica y diplomática" contra el Gobierno de Maduro e insistió en que "todas las opciones están sobre la mesa", incluida la militar, para lograr la salida de Maduro del poder.

—Pompeo viajará esta semana a Chile, Paraguay, Perú, Colombia y llegará a la frontera con Venezuela. El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, viajará a Chile, Paraguay, Perú y Colombia del 11 al 15 de abril para hablar de seguridad y derechos humanos, y "sumar apoyos para la democracia en Venezuela", anunció este lunes su oficina.

El portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, informó en un comunicado del viaje oficial, que comenzará con una visita a Chile el próximo viernes, y que también fue confirmada por el ministro chileno de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero.

Precisamente Pompeo iniciará su ruta por los países latinoamericanos justo tres días antes de la reunión de cancilleres del Grupo de Lima, que se celebrará en Santiago de Chile el próximo 15 de abril para abordar la crisis venezolana, indicó EFE.

Pompeo se reunirá el 12 de abril con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y con el ministro Ampuero para "subrayar el liderazgo regional de Chile, los lazos económicos entre ambos países y sus alianzas en ciencia, tecnología y seguridad, incluidos asuntos cibernéticos", indicó el Departamento de Estado en su nota oficial.

Un día después, Pompeo se reunirá con el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, y el ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Luis Castiglioni, para reforzar su alianza a la hora de "combatir la delincuencia y la corrupción transnacionales".

Además, en su conversación el representante estadounidense tiene intención de discutir asuntos relacionados con Venezuela.

Sobre Venezuela también hablará Pompeo ese mismo día en Lima con el presidente del Perú, Martín Vizcarra, y el ministro de Relaciones Exteriores peruano, Néstor Popolizio.

En concreto, ambos líderes conversarán sobre el apoyo del Perú a los refugiados venezolanos, el rol del liderazgo del país en el Grupo de Lima y otros asuntos bilaterales.

Finalmente, Pompeo hará una breve parada el domingo 14 de abril en la localidad de Cúcuta (Colombia), para "visitar a las entidades que apoyan a los refugiados venezolanos y evaluar los desafíos en la frontera", avanzó el portavoz del Departamento de Estado.

—Colombia desmiente a Maduro y rechaza estar detrás de los cortes eléctricos de Venezuela. El Gobierno de Iván Duque rechazó este lunes las acusaciones del presidente Nicolás Maduro, según las cuales Colombia está implicada en los supuestos ataques cibernéticos contra el sistema eléctrico que han causado masivos apagones en Venezuela.

"Tales acusaciones, que carecen de todo fundamento, pretenden confundir a la opinión pública y encubrir la responsabilidad del régimen ilegítimo que encabeza Nicolás Maduro en la crisis multidimensional que atraviesa Venezuela", indicó el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Maduro denunció el sábado "ataques" contra el sistema eléctrico ejecutados desde Chile y Colombia con el respaldo del Gobierno de Estados Unidos.

Aunque el mandatario venezolano asegura que su Gobierno es víctima de "terrorismo cibernético", expertos advierten que el colapso eléctrico es resultado de corrupción, falta de mantenimiento a la infraestructura e impericia.

Venezuela, que rompió relaciones con Colombia, está inmersa en una severa crisis económica y política agravada en las últimas semanas por una serie de apagones.

Golpeados por los estragos de una inflación que treparía este año a 10.000.000%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), los venezolanos sufren además por el desabastecimiento de bienes de consumo y el colapso de los servicios públicos.

—España critica el ritmo 'demasiado lento' del grupo de contacto sobre Venezuela: El canciller español, Josep Borrell, criticó este lunes el ritmo de trabajo "demasiado lento" de la iniciativa lanzada por la Unión Europea (UE) con países latinoamericanos para tratar de encontrar una solución a la crisis en Venezuela.

"Está claro que Europa no tiene un sentimiento de urgencia y la urgencia existe", aseguró Borrell a su llegada a una reunión con sus pares de la UE en Luxemburgo, en la que abordarán el trabajo del Grupo de Contacto Internacional (GCI).

El 7 de febrero, en Montevideo, el grupo de contacto se dio 90 días para intentar sentar las bases de cara a una elección presidencial anticipada en el país, algo que el mandatario socialista Nicolás Maduro ya ha descartado.

A un mes de que finalice ese plazo, Borrell llamó a "acelerar" el trabajo del GCI, cuyo ritmo es "lento, demasiado lento". "Los plazos que se fija la UE (...) son excesivamente lentos para la urgencia y la gravedad de la situación", advirtió.

A nivel interno, el opositor Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela reconocido por más de 50 países, llamó el sábado a continuar las movilizaciones para entrar en la "fase definitiva del cese de la usurpación".

Fuera de Venezuela, Washington no descarta una acción armada en el país con la mayor reserva petrolera, mientras que Rusia, que acusa a Washington de organizar un "golpe", envió en marzo aviones y soldados, según medios venezolanos.

El canciller español aseguró que la posibilidad de nuevas sanciones por la crisis "está sobre la mesa", dependiendo "de cuál sea el comportamiento del régimen", y las vinculó al respeto de la integridad de Guaidó.

La oficialista Asamblea Constituyente despojó el martes de su inmunidad a Guaidó, presidente del Parlamento venezolano controlado por la oposición, y autorizó al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a enjuiciarlo penalmente por usurpación de funciones.

El GCI, que reúne a la UE, ocho países europeos, entre ellos España, y los latinoamericanos Uruguay, Ecuador, Bolivia y Costa Rica, tienen previsto reunirse de nuevo a principios de mayo en el país centroamericano.

—López Obrador: 'México tiene las puertas abiertas' para mediar en la crisis venezolana: El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó este lunes que su país tiene "las puertas abiertas" para mediar en la crisis venezolana, luego de que el mandatario Nicolás Maduro pidiera retomar el mecanismo de Montevideo, reportó EFE.

"México tiene las puertas abiertas para que se busque una vía pacífica en la solución del conflicto de Venezuela", aseguró el jefe del Estado desde Palacio Nacional.

El presidente mexicano reiteró que su Gobierno propone que las partes se sienten para dialogar. "Esto es lo mejor, es buscar una salida pacífica en el conflicto de Venezuela", apuntó.

Explicó que los criterios en política exterior de México buscan la solución pacífica de las controversias.

"Estamos dispuestos a ayudar para que se dé diálogo", apuntó, pues esta es parte de la tradición en política exterior mexicana.

Sin embargo, advirtió que para lograr este diálogo debería haber "aceptación del grupo opositor".

"Las dos partes tienen que solicitarlo. Pedirlo, y nosotros ayudamos. Ya hemos hablado de que hay en México muy buenos diplomáticos e incluso se habló de la intermediación de diplomáticos", indicó.

De esta manera, el presidente opinó que sería positivo que se usara México como lugar de diálogo.

"Aquí en el país se firmaron acuerdo de paz de El Salvador y también ha habido encuentros para buscar salidas negociadas, no violentas, en conflictos", apuntó.

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, pidió este sábado a México, Bolivia, Uruguay y la Comunidad del Caribe (CARICOM) retomar el Mecanismo de Montevideo, que constituye un instrumento para favorecer el diálogo entre los sectores políticos de Venezuela.

"Yo le hago un llamado al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le hago un llamado al presidente de Uruguay, doctor Tabaré Vázquez, le hago un llamado al presidente de Bolivia, Evo Morales, le hago un llamado a (...) los 14 gobiernos del CARICOM a que retomen la iniciativa de diálogo decidida en Montevideo", dijo.

Desde el palacio presidencial de Miraflores donde recibió a los miles de simpatizantes que marcharon para respaldarlo, pidió apoyo y acompañamiento "para un gran diálogo de paz" y "de entendimiento entre venezolanos".

El Mecanismo de Montevideo fue activado en febrero pasado por México, Uruguay y el CARICOM; posteriormente se unió Bolivia, a fin de buscar una solución a la crisis venezolana a través del diálogo y la negociación.

Sin embargo, la oposición de Venezuela, liderada por el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, ha dicho en reiteradas oportunidades que solo dialogará si se concreta la salida de Maduro del poder, pues considera que el mandatario está "usurpando" la Presidencia luego de haber ganado unas elecciones tachadas de fraudulentas.

—Ministros de la UE evaluarán avances del grupo de contacto sin prever más sanciones: Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) volvereron a abordar este lunes la crisis en Venezuela y los progresos del grupo de contacto internacional (GCI) impulsado por la UE para facilitar un adelanto de elecciones presidenciales en el país, sin contemplar por el momento aprobar nuevas sanciones, reportó EFE.

Los ministros de los 28, reunidos en un Consejo en Luxemburgo, tratarían el asunto de Venezuela durante su almuerzo de trabajo de manera informal, de manera que no se esperaban decisiones al respecto, indicaron fuentes comunitarias.

Según lo pactado, el grupo tiene mandato por 90 días y, con solo un mes de trabajo por delante antes de que expire, la UE se plantea la necesidad de mantenerlo por más tiempo.

Las fuentes reconocieron "cierto progreso" en las tareas del grupo relacionadas con la asistencia humanitaria en Venezuela, que llegaron a calificar de "esencial", pero no tanto en el lado político, ya que el Gobierno de Nicolás Maduro sigue sin plantear la cuestión de unas elecciones presidenciales anticipadas.

En paralelo, la UE debate cómo combatir todo lo posible la "instrumentalización" del conflicto en Venezuela por parte de EEUU y Rusia, país que ha enviado dos aviones con militares a Caracas.

Por lo que se refiere a la posibilidad de preparar nuevas sanciones contra el entorno de Maduro, tres fuentes diplomáticas coincidieron en que es una opción que "sigue sobre la mesa", en caso de que la situación empeore aún más.

"Ya tenemos sanciones en vigor (selectivas contra cargos venezolanos). Estamos dispuestos a más si la situación se deteriora, es una opción", corroboró un alto funcionario comunitario.

La UE estará atenta a "posibles involuciones" en la situación política en el país, en especial en relación con la oposición y el presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado del país, Juan Guaidó, a quien las autoridades venezolanas ya han retirado la inmunidad parlamentaria.

Esa medida fue considerada por la UE esta semana como una "grave violación" del Estado de Derecho y la separación de poderes.

"El marco (legal en la UE para aprobar nuevas sanciones) ya existe. La cuestión es cómo graduar los mensajes en función de las necesidades", comentaron fuentes diplomáticas.

La UE aplica desde noviembre de 2017 unas sanciones selectivas a Venezuela que incluyen un embargo de armas y equipos que puedan utilizarse para "la represión interna".

Asimismo, las medidas restrictivas contemplan la prohibición de viajar a la UE y la congelación de activos en territorio europeo de 18 personas con cargos oficiales a las que la UE considera "responsables de violaciones de los derechos humanos" y de "haber socavado la democracia y el Estado de derecho" en Venezuela.

—Una aerolínea iraní inaugura el primer vuelo directo entre Teherán y Caracas: La aerolínea iraní Mahan Air, la segunda más grande del país, inauguró este lunes oficialmente un vuelo directo entre Teherán y Caracas, en una muestra de las estrechas relaciones entre Irán y Venezuela, ambos países bajo sanciones de EEUU.

El primer avión con destino a la capital venezolana despegó en la mañana del lunes del aeropuerto internacional Imán Jomeiní de Teherán y el trayecto previsto es de 16 horas de duración, según la Organización de la Aviación Civil de Irán.

El portavoz de la Organización, Reza Yafarzadeh, explicó en un comunicado que en este vuelo viaja el director del Departamento de Relaciones Exteriores para América, Mohsen Baharvand, acompañado de una delegación.

Los responsables iraníes mantendrán reuniones con sus homólogos venezolanos sobre la situación actual en el país sudamericano y sobre las condiciones para el mantenimiento de los vuelos.

Las relaciones entre Irán y Venezuela son muy estrechas desde la época del fallecido presidente Hugo Chávez, cimentadas en su oposición mutua a Washington.

El Gobierno iraní apoya al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y ha denunciado la injerencia estadounidense en Venezuela desde que el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se juramentara en enero pasado como presidente encargado.

EEUU fue el primer país del mundo en reconocer al opositor Guaidó como mandatario legítimo de Venezuela e impuso sanciones al país caribeño para forzar la salida de Maduro del poder.

Washington también impuso el año pasado duras sanciones a Irán tras retirarse unilateralmente del acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Teherán y seis grandes potencias.

Además, el Gobierno estadounidense sancionó hace años a la aerolínea Mahan Air por brindar apoyo a los Guardianes de la Revolución de Irán, y acusa a la compañía de transportar equipamiento militar a zonas en conflicto en Oriente Medio.

La presión de Washington se ha extendido a Europa. En los últimos meses, Alemania y Francia prohibieron también los vuelos de Mahan Air a sus países.

Mahan Air es una aerolínea privada fundada en 1991 que opera vuelos nacionales e internacionales, a destinos como Moscú, Pekín y Barcelona.

http://www.diariodecuba.com/internacional/1554766923_45613.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image