FOX NEWS BAJO EL ASEDIO DE LOS BÁRBAROS

Alfredo M. Cepero

Director de www.lanuevanacion.com

Sígame en: http://twitter.com/@AlfredoCepero

La cadena fue acusada de atacar la religión islámica y sus ejecutivos claudicaron en una conducta inusitada e inesperada de cobardía ante sus enemigos ideológicos.

El 7 de octubre de 1996, el multimillonario australiano Rupert Murdoch y el publicista norteamericano Roger Ailes unieron talento y fortuna para crear la cadena de noticias Fox. Hasta ese momento, las noticias televisadas eran controladas y manipuladas por ABC, CBS, NBC y CNN con una marcada parcialidad hacia una izquierda que ganaba terreno en la política, las universidades y los medios artísticos. Murdoch y Ailes tuvieron la visión de llenar el vacío informativo y dar una alternativa conservadora a una población cansada de los coqueteos de la prensa tradicional con la izquierda ideológica. Desafiaron el establecimiento periodístico y asumieron un riesgo que, para sorpresa de muchos, en menos de diez años se convirtió en un rotundo éxito financiero.

Las personalidades, trayectorias y talentos de estos dos hombres se complementaron en la tarea de ganar una batalla de proporciones siderales a empresas con cuantiosas fortunas y raíces profundas en la sociedad norteamericana. Roger Ailes tenía en su resume haber sido el arquitecto de la victoria de Richard Nixon en 1968 después de su fracaso frente a Kennedy en 1960. Había sido también consultor político en las campañas de Ronald Reagan, en 1984, y de George Busch padre, en 1988. Estoy seguro que su descubrimiento de las "mayorías silenciosas" en estas campañas políticas fueron la idea central en el lanzamiento de Fox News.

El resume de Rupert Murdoch es aún más impresionante. A los 22 años de edad y recién graduado de Oxford, Rupert tomó las riendas de News Corp Australia, debido al fallecimiento prematuro de su padre Sir Keith Murdoch. Pero Australia le resultaba pequeña y en 1956 comenzó una expansión a nivel global con la creación de NewsCorp (NWS) and 21st Century Fox (FOX). Estas corporaciones son dueñas de empresas informativas en cinco continentes entre las que se encuentran The Wall Street Journal, Fox News, HarperCollins, and The New York Post. Según la revista Forbes, Rupert Murdoch y su familia ocupan el lugar número 39 entre las familias más poderosas del mundo con un capital estimado superior a los 14,000 millones de dólares.

En cuanto a Fox News, a los 23 años de fundada, es la cadena por cable más vista en los Estados Unidos. Por ejemplo, en octubre de 2018 logró la hazaña de dominar las noticias televisadas durante 202 meses consecutivos con una teleaudiencia de 2,829,000 en las horas pico de sus transmisiones. Otra forma de visualizar su éxito es el nivel de su teleaudiencia en comparación con el de sus competidores en el campo noticioso. Fox News casi duplica los 1,575,000 de MSNBC y triplica con facilidad los 931,000 de CNN y los 911,000 de TNT respectivamente en las mismas horas pico.

Estos niveles de teleaudiencia y su consiguiente influencia en los procesos políticos norteamericanos tiene, al mismo tiempo, enfurecidos y asustados a la izquierda vitriólica que se ha apoderado del Partido Demócrata, a la prensa fanática que la apoya y a sus financistas como George Soros. De hecho, la criatura perversa de Media Matters, hija de la mente afiebrada y la cuenta bancaria de Soros, gasta anualmente millones de dólares en su campaña de descrédito contra Fox News. Hace menos de un mes los bárbaros de esta campaña perniciosas vieron la oportunidad de incrementar su asedio a Fox News.

Vayamos al caso específico. En su programa del sábado 10 de marzo, la conductora Jeanine Pirro, condenó las declaraciones de la congresista demócrata de religión musulmana, Ilhan Omar, sobre la política de Washington con respecto al estado de Israel. Sin aventurarme en demasiados detalles, Omar emitió varios tweets afirmando que el dinero de los judíos norteamericanos ejerce una influencia nociva en la política de este país hacia Jerusalén.

Las declaraciones de Omar fueron consideradas como antisemitas y la Pirro, como es su costumbre, tomo el toro por los cuernos. Primero hizo referencia al velo utilizado por las mujeres musulmanas desde la edad de la pubertad, en presencia de varones adultos que no sean de su familia inmediata, como forma de atuendo modesto. Después se preguntó: "¿Es su conformidad con esta cultura islámica indicativa de su adherencia a la Ley Sharía, que es en sí misma contraria a la Constitución de los Estados Unidos?"

Eso fue suficiente para que las fuerzas de izquierda a lo largo y ancho del envenenado panorama política actual en los Estados Unidos concentrará su fuego contra Fox News. La cadena fue acusada de atacar la religión islámica y sus ejecutivos claudicaron en una conducta inusitada e inesperada de cobardía ante sus enemigos ideológicos. El programa "Justice with Judge Jeanine", con altísimos niveles de teleaudiencia, fue sacado inmediatamente del aire por un período indeterminado.

Pero, para sorpresa de sus detractores, esta dama tiene muchos defensores, Es una mujer que no esconde su apoyo a Donald Trump y a su agenda conservadora. No presume de imparcialidad ante los temas sino asume la responsabilidad de su militancia. Por eso fue tan intenso el contraataque del Presidente Trump y de las fuerzas conservadoras del país en apoyo a Jeanine Pirro. Exigieron a la cadena que el programa fuera restaurado en forma inmediata y el sábado 30 de marzo ya estaba de nuevo en el aire.

Sin embargo, quienes profesamos una ideología conservadora no podemos darnos el lujo de bajar la guardia ni de cantar victoria. Si una virtud tiene la izquierda es que no descansa en la promoción de su agenda por muy descabellada que nos parezca. Son como una serpiente de mil cabezas. Fox News continuará bajo asedio como está ocurriendo en estos momentos con los programas de Sean Hannity, Tucker Carlson y Laura Ingraham. De hecho, varios anunciantes, amenazados por la izquierda, han retirado sus anuncios de estos tres programas.

Otro motivo de preocupación, es que estos barbaros ante las puertas de Fox News tienen sus aliados detrás de ellas. Nada menos que los dos hijos de Rupert, Lachlan y James Murdoch. Estos dos "hijos de papá" han recibido un imperio de regalo y, por lo tanto, no saben valorarlo. Durante más de diez años estuvieron enfrascados en una lucha frontal con Roger Ailes por el control de Fox News, pero su padre siempre apoyó al hombre que había hecho el milagro original. Para Lachlan y James la política de la cadena era demasiado conservadora y sus voceros muy estridentes. Ahora las cosas han cambiado en forma radical. Rupert, como la canción que nos cautiva a muchos cubanos, "está viejo y cansado" y Ailes hace rato anda protegiendo el cielo de la inminente llegada del comunista Bernie Sanders.

Y otra amenaza a la actual ideología de Fox News, viene en la forma de una mujer llamada Kathryn, esposa de James Murdoch. La Kathryn forma parte de la Junta de Directores del Environmental Defense Fund y es presidenta de la Quadrivium Foundation, que promueve la protección de recursos naturales al igual que la vida cívica, la salud infantil y la igualdad de oportunidades. En ambas organizaciones predominan elementos de izquierda con quienes Kathryn comparte ideología y metas.

Por su parte, los hermanos Murdoch confrontan ahora una difícil decisión. Tienen que decidir entre la ideología y el bolsillo. Abandonar la ideología que hizo exitosa a Fox News implicaría el riesgo cierto de perder teleaudiencia y, con ella, muchos anunciantes. Porque nadie puede negar que fue la mentalidad audaz y la agresividad empresarial de Rupert la que creó Fox News y la convirtió en una fuente extraordinaria de utilidades y en una poderosa fuerza política. Cambiarlas podría traer consigo un desastre financiero para Fox News. Por el bien de los Estados Unidos y de la libertad, esperemos que el pragmatismo empresarial predomine sobre el fanatismo ideológico.

4-2-19

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image