EL PARLAMENTO DECRETA 'ESTADO DE ALARMA NACIONAL' DEBIDO AL APAGÓN

—El Parlamento decreta "estado de alarma nacional" debido al apagón. El Parlamento de Venezuela, de mayoría opositora, autorizó este lunes al jefe del Legislativo, Juan Guaidó, declarar un "estado de alarma nacional" debido a la "calamidad" que atraviesa la nación por un apagón que cumple cuatro días.

Los diputados de la bancada opositora aprobaron de forma unánime el decreto, que se entiende "como modalidad del estado de excepción" y regirá por 30 días.

Venezuela sufre desde el pasado jueves un fallo del servicio eléctrico que afecta aún a gran parte del país y que, según el Gobierno de Nicolás Maduro, ocurrió luego de un "ataque cibernético" a la central hidroeléctrica de Guri, que abastece a cerca del 70% del territorio.

En su discurso ante la Asamblea Nacional, Guaidó también pidió ayuda a la comunidad internacional para detener los envíos de petróleo que hace el Gobierno de Nicolás Maduro a Cuba.

"Hemos decretado no más envío de petróleo a Cuba, no se van a seguir chuleando el dinero del pueblo de Venezuela (…), además no solamente lo decretamos, sino que solicitamos la cooperación internacional para hacer efectiva esta medida", dijo Guaidó en medio de una sesión legislativa de emergencia ante el apagón que sufre el país.

El decreto de Guaidó señala que las "excusas" del Gobierno de Maduro están "llenas de mentira y de gran cinismo" y apunta a la desinversión y la ineptitud como la causa del corte.

El texto también dispone que el personal técnico de la estatal CORPOELEC sea movilizado por la Fuerza Armada, en vista del colapso del transporte público en el país.

Asimismo, "instruye a todo el personal del servicio exterior del país a que realicen los contactos a que haya lugar a fin de coordinar la cooperación técnica internacional que se pueda brindar" para lograr el pleno restablecimiento del servicio.

Tras aprobarse el decreto, Guaidó dijo a los diputados que mantiene contactos con varios Gobiernos de la región y empresas del mundo, que tienen la capacidad de asesorar a Venezuela para que logre elevar su generación.

Los cortes se expresan con mayor crudeza en las regiones del interior del país, pero ya afectan incluso a la ciudad de Caracas, la capital de la nación y sede de los poderes públicos.

Guaidó también convocó a movilizaciones este martes: "Todos, organizados con nuestros vecinos, salgamos a las calles y avenidas más cercanas por la conquista de nuestros derechos."

También confirmó que emprenderá su gira nacional, que "Será el principio de lo que luego se convertirá en una gran movilización nacional. Vamos a organizar al país, iremos a cada rincón y traeremos a los venezolanos a Caracas."

"En cuatro días hemos retrocedido 100 años. Y debemos advertir que por la corrupción, la indolencia y la ineficiencia del régimen usurpador, todo apunta a que esta situación se va a agravar", advirtió.

"A esta hora, no hay una versión técnica de cómo solucionarán la crisis. A esta hora nosotros nos hemos comunicado con distintos países que están dispuestos a trabajar de nuestro lado para recuperar el sistema eléctrico, pero jamás responderán al régimen corrupto y ladrón", aseguró.

El apagón seguía afectando a buen parte del territorio venezolano. En un mapa que compartió en su Twitter, Guaidó ilustró la situación del país, donde quedan estados seis estados sin servicio eléctrico, seis con servicio parcial y 12 con lo qe denominó "servicio precario".

—Expertos advierten de una nueva crisis en Venezuela: la del agua. Un brote letal de la bacteria Shigella y el Norovirus en el estado Anzoátegui, del oriente del país, acaba de advertir sobre la catástrofe que se gesta en el deficitario servicio de agua, donde el problema ya es, más que el acceso, siempre irregular, la calidad del líquido.

El incidente puso en evidencia la acumulación de problemas, como la escasez de cloro para la potabilización, mala gestión del sistema, infraestructuras en quiebra, todos vectores de la nueva crisis de servicios públicos que se aproxima.

Así como se ha documentado la destrucción de la industria eléctrica nacional –que se puso en evidencia con el apagón masivo de los últimos cuatro días en todo el país–, otro ejemplo de desmantelamiento del servicio público ocurre con las hidrológicas. La crisis del agua no tiene solo que ver con el abastecimiento, apenas regular y de acceso restringido, sino también con la potabilización.

La cadena productiva que garantiza la calidad de vida está "contaminada" desde su génesis. No se trata solo de agentes patógenos que se encuentran en el agua, una situación que debería ser atendida como emergencia por las autoridades pero ante la que, por el contrario, guardan silencio; es también la falta de planes de contingencia que puedan prevenir una catástrofe de mayor magnitud que ya está en gestación.

Desde 1998 –víspera de la llegada de la revolución bolivariana al poder– se advertía sobre la necesidad de reemplazar con una nueva la planta de cloro-soda que sustituyera la existente, levantada en 1978 en el Complejo Petroquímico Ana María Campos (en la costa oriental del lago de Maracaibo, estado Zulia), de la petroquímica estatal Pequiven.

El cloro-soda es el ingrediente principal para el proceso de tratamiento de aguas para el consumo humano en zonas urbanas. Pero esa tarea, prevista en los planes estatales, nunca se llevó a cabo. El resultado es que hoy la vieja planta, con su limitada capacidad productiva, no cubre las necesidades del país, con lo que su población queda expuesta a consecuencias catastróficas en la salud colectiva.

La primera campanada de alerta sobre la crisis que se asoma acaba de llegar hace días desde el estado Anzoátegui, donde debió haber funcionado desde hace dos décadas la empresa regional Aguas de Anzoátegui, para lo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) había asignado recursos. Pero como con la nueva planta de cloro-soda, el proyecto no se llevó adelante.

http://www.diariodecuba.com/internacional/1552381937_45082.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image