LA EFICACIA DE LA VACUNA ANTIGRIPAL VARÍA SEGÚN EL SEXO

Marta Consuegra Fernández

Un estudio demuestra que las hembras de ratón quedan más protegidas frente al virus de la gripe que los machos.

La gripe constituye un importante problema de salud pública. Según un informe del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España, este mes de enero la incidencia de la infección ha sido aproximadamente de 150 casos por cada 100.000 habitantes y la curva de contagio se encuentra en plena fase de ascenso.

Las epidemias estacionales anuales de la gripe se asocian a un incremento considerable de las hospitalizaciones y de la mortalidad, así como a una importante demanda de recursos en salud. La principal forma de evitar el contagio es la administración anual de la vacuna antigripal. Sin embargo, su efectividad oscila entre el 30 y el 60 por ciento según la edad de la persona y el estado de su sistema inmunitario. Hasta hace poco, no se había tenido en cuenta el sexo de los usuarios a la hora de evaluar la eficacia de las vacunas. No obstante, datos recientes señalan que existen diferencias biológicas al respecto.

Un estudio publicado el pasado mes de octubre en Proceedings of the National Academy of Sciences demuestra que la infección por el virus de la gripe activa más el sistema inmunitario de las hembras de ratón que el de los machos. Los investigadores de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore afirman que este fenómeno no solo sucede cuando los animales se infectan con el virus, sino también cuando reciben la vacuna, o lo que es lo mismo, el patógeno inactivado. Según Ashley Fink, primera autora del estudio, y sus colaboradores, en las hembras el virus induce una mayor activación de las células responsables de la generación de anticuerpos, los llamados linfocitos B del sistema inmunitario. Por consiguiente, las hembras producen también más anticuerpos contra el virus. Este hecho se traduce en una mayor protección frente a la gripe y en un aumento de la eficacia de la vacuna respecto a los machos.

Los investigadores han observado que, en las hembras, cuando los linfocitos B se enfrentan al virus, los niveles de receptores de tipo Toll-7 (TLR-7) localizados en su superficie celular aumentan más que en los machos. Este hecho daría lugar a una mayor activación de los linfocitos B y, como consecuencia, a una mayor producción de anticuerpos.

Según Fink, las hormonas sexuales, que difieren entre machos y hembras, inducirían cambios epigenéticos en los receptores de tipo Toll. Aunque no se sabe bien el modo en que las hormonas sexuales influyen sobre el funcionamiento del sistema inmunitario, sí se ha visto que sus niveles pueden modificar la respuesta celular frente a una vacuna.

Las diferencias en la inmunidad inducida por la vacuna según el sexo no solamente se han observado con el virus de la gripe en ratones, sino que también se han detectado en humanos y primates en respuesta a diferentes vacunas, entre ellas la hepatitis B, la fiebre amarilla y la viruela.

Cabe destacar que la transferencia de anticuerpos a través del útero o durante la lactancia resulta fundamental para la protección de las crías. En este sentido, que las hembras generen más anticuerpos podría suponer una ventaja evolutiva destacada, ya que eso aumentaría las defensas de su descendencia frente a los patógenos.

Los resultados de esta investigación refuerzan la idea de que el sexo es un factor que debería tenerse en cuenta en el diseño y el desarrollo de nuevas vacunas, incluida la de la gripe. También concuerdan con la tendencia actual de favorecer una asistencia sanitaria más individualizada que permita una aproximación específica para cada paciente y enfermedad.

https://www.investigacionyciencia.es/noticias/la-eficacia-de-la-vacuna-antigripal-vara-segn-el-sexo-17184

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image