EL GRITO DE BAIRE

(24 de febrero de 1895)

Orestes Rodríguez

Abogado cubano. Reside en Miami.

Los cubanos recordamos hoy el 124 aniversario del reinicio de la gesta independentista como consecuencia de la conspiración separatista que se había extendido por la isla, en tanto José Martí había logrado el concurso de Máximo Gómez, Antonio Maceo y otros jefes revolucionarios, para una nueva lucha con el fin de alcanzar la emancipación definitiva del yugo colonial español, cuya empresa estaba tutelada por el Partido Revolucionario capitaneado por Martí y el 24 de febrero de 1895, la guerra de independencia comienza en diversos lugares de Cuba, cuyo levantamiento armado es conocido en la historia de Cuba como el Grito de Baire.

Después del desembarco en abril, Martí, Gómez, Maceo y otros jefes se reúnen en La Mejorana para trazar el plan de organización del gobierno y de la invasión de las provincias occidentales. En pleno apogeo bélico, el incipiente movimiento patriótico sufre la pérdida de Martí el 19 de Mayo del 95 en Dos Ríos, un golpe infausto para la gesta, pues la Revolución quedó sin el guía intelectual que habría posibilitado el nacimiento de una república bajo sus fundamentos doctrinales y patrióticos.

A pesar de la caída de Martí, la lucha continuó en medio de la guerra de exterminio desatada por Valeriano Weyler en el interregno de 1896-1897, suscitando la opinión pública de los Estados Unidos contra los métodos crueles de Weyler, con protestas y amenazas de intervenir en la isla. La voladura del acorazado norteamericano Maine, en La Habana, el 15 de febrero de 1898, creó las condiciones para el surgimiento de la Resolución Conjunta del Congreso de esta nación fechada el 19 de abril de ese año y el comienzo, el día 21, de la guerra hispanoamericana, de la cual el ilustre Enrique José Varona escribió en su carta al general Ramos, el 21 de agosto de 1900:

“La intervención vino porque tenía que venir; y los Estados Unidos intervinieron con sus fuerzas de mar y tierra; y a su intervención se debe que la furia española y la desesperación cubana no hayan convertido a Cuba en un yermo sembrado de escombros y cadáveres. Los Estados Unidos han salvado a Cuba para la civilización y la humanidad; y éste que es un título eterno a nuestra gratitud, les da, a los ojos del mundo y en el estado actual de esas relaciones que se amparan del nombre de Derecho Internacional, un título, que ninguna potencia les disputará…”

En este aniversario, los cubanos que integramos la diáspora producto de haberse enraizado en nuestra Patria una dictadura, nos encontramos bajo una nueva administración estadounidense que tuvo el apoyo de una gran mayoría de votantes cubanoamericanos, la cual espera que no emule con la anterior, que propició un nefasto acertamiento con el régimen castrista al restablecer las relaciones diplomáticas y su consecuente afluencia económica, en distintas direcciones, para darle oxígeno, lo que ha devenido en más represalias e intolerancia contra la oposición y las Damas de Blanco, que la dictadura reprime con saña.

Tiene el rango de doctrina política que cada nación logre, per se, su libertad bajo la égida de un estado de derecho, y de conformidad con el agradecimiento que el prócer Enrique J. Varona le participó a EEUU por su intervención en el conflicto aludido, también agradeceremos a esta recién estrenada administración que revise la gestión del expresidente Obama a partir del 17 de diciembre de 2014, cuando dispuso el referido restablecimiento diplomático con la dictadura y, en su virtud, acuerde las medidas correspondientes para evitar la oxigenación del régimen, hasta tanto cumpla con los postulados de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, de la cual Cuba es signataria y que viola ostensiblemente.
Read more here: https://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article134335794.html#storylink=cpy

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image