MAL NACIDOS

Por Félix Luís Viera

Hoy aproximadamente ochocientos cubanos se manifestaron frente a la embajada castrista en Washington. Podría afirmarse que fueron pocos; pero no: son muchos si consideramos la renuncia a las horas de descanso sabatinas, la transportación hasta el sitio, el tiempo invertido para el previo acuerdo.

Llevaban carteles en alto y hacían saber consignas como “No somos mal nacidos, somos cubanos”, "Yo no tengo miedo”, “No más cubanos prohibidos” o “Vivan las Damas de blanco”.

Excepto una, las consignas se explican por sí solas.

La una: “No somos mal nacidos, somos cubanos”.

Alude a que el nuevo presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, nombrado a dedo por el saliente Raúl Castro y su séquito, dijo hace poco que son “mal nacidos” quienes no piensan como él o no son “revolucionarios” o castristas o no amantes de una dictadura.

Eso. Somos dos millones y medio de mal nacidos, los que nos hemos “ido pa´ fuera”; los mal nacidos que están adentro, nadie sabe cuántos son... pero sí que resultan unos cuantos millones de los 11 que habitan la Isla... A ojo de buen cubero, algunos analistas calculan 6 millones y medio, otros 8, otros cerca de 10... y si le preguntamos a mi buen amigo, el negro Palomino, él sostiene que quedan muy pocos revolucionarios “allá dentro”: los Castros sobrevivientes más todos —que no son tantos relativamente— los que siguen pegados a la teta de la patria.

Pero en fin no sabemos cuántos... en Cuba no hay elecciones ni censos ni encuestas... ni un carajo.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image