COLOQUIO CON JOSE MARTI

Por Alfredo M. Cepero.

José de la nostalgia

que iluminas los cielos de las noches lejanas.

José de los caminos

tenebrosos y tristes de los hombres sin patria.

José de las escuelas

donde un día bebimos de tu sabia enseñanza.

José de la plegaria

con la cual invocamos tu divina palabra.

José de los altares

donde aún te adoramos como imagen sagrada.

José de los humildes,

que fueron la bandera de tu vida y tu causa.

José de los honestos,

ejemplo edificante de honradez ciudadana.

José de los amores,

en una guerra justa sin odios ni venganzas.

José de la vergüenza

de este pueblo enquistado en dolor y añoranza.

José de los ingratos

que manchan y desprecian tu vida inmaculada.

José de los hipócritas

que hoy te enaltecen y te niegan mañana.

José de los malvados

que utilizan tu culto para el robo y la infamia.

José de las miserias

que jamás penetraron tu pureza de alma.

José de las Américas,

para todos los pueblos y todas las razas.

José de los cubanos,

los buenos y los malos, los patriotas y apátridas.

José del tiempo viejo

que cumplió su tarea sin buscar alabanzas.

José del tiempo nuevo,

a quién no le hemos dado ni descanso ni calma

José del tiempo eterno,

campeón de la justicia, señor de la esperanza.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image