LLUEVEN LAS QUEJAS SOBRE CORREOS DE CUBA Y EL GRUPO ESTATAL ADMITE QUE NO PUEDE HACER MUCHO

El estatal Grupo Empresarial Correos de Cuba recibió de enero a septiembre de 2018 un total de 481 quejas de la población, la mayoría por entregas atrasadas, pero también por pérdidas e ilegalidades asociadas a la apertura y manipulación de cartas y paquetes.

José Manuel Valido Rodríguez, director de Comunicación Institucional de Correos de Cuba, justificó en una entrevista al diario estatal Granma, que sobre el cuestionado trabajo del grupo "inciden problemas objetivos y subjetivos" y sobre todo "el carácter manual de sus operaciones".

Usuarios del periódico oficial que participaron en un foro online junto con un grupo de funcionarios de la empresa estatal quisieron saber por qué llega hasta con dos días de retraso la prensa a quienes están suscritos a ella o hasta con un año de atraso en el caso de las revistas infantiles y por qué abren las cartas y los paquetes o por qué no llegan.

En un intento de explicar la situación, el diario recordó que desde el pasado 3 de mayo se ejecuta en la Gráfica de Villa Clara un proceso de reconversión tecnológica y Gráfica La Habana ha tenido que asumir un alto volumen de impresión correspondiente a las tiradas de Granma, Juventud Rebelde, Trabajadores y los periódicos provinciales del centro de la Isla.

"El poligráfico habanero posee máquinas que datan de los años 80 del siglo pasado, para las que ya no se fabrican piezas de repuesto. Todo este proceso ha impactado negativamente en la distribución de la prensa en el centro y el occidente de Cuba, por la demora del proceso de impresión y la complejidad extra de transportar los periódicos a través de distancias mucho más largas", señalaron.

Sobre las publicaciones infantiles, los funcionarios culparon a las editoras a cargo y los casos de demora en la entrega de la paquetería en su destino final insistieron en que "los procesos operacionales se realizan manualmente".

Acerca de las quejas de que se abren y extravían cartas y bultos postales, Correos admitió que "es una violación la apertura de la correspondencia y de los bultos postales", sin embargo se limitó a mencionar que "para evitar irregularidades al respecto, Correos de Cuba y la Aduana General de la República crearon las oficinas de Canal Rojo, representadas en todas las provincias del país y a donde es citado el destinatario para la inspección en presencia de agentes aduanales y de Correos de Cuba".

Otro de los usuarios que participó en el foro, quiso saber "por qué si en los años 70 se enviaba una carta o paquete desde Esmeralda, Camagüey, a La Habana, y llegaba en una semana, ahora… 40 años después, con internet, web, correos electrónicos, etc (…) una carta certificada de La Habana a Santiago de Cuba demora de 45 días a dos meses".

Los funcionarios cuestionados justificaron que "hace 40 años no existía el volumen de paquetería que existe en estos momentos".

Además, culparon de esta situación a que el transporte "no tenía los más de 20 años de sobrexplotación que generan averías periódicamente" y lamentaron que pese a "la informatización que se ha generado en los últimos años, los procesos en la planta se realizan manualmente, lo que genera atrasos".

Sobre este asunto, Valido Rodríguez insistió en que "es una dificultad que requiere grandes inversiones, que en la actualidad ni el Grupo ni el Estado pueden asumir (…) A esto se une la obsolescencia tecnológica del equipamiento informático e insuficiencias en el sistema de transportación, especialmente en las líneas secundarias y terciarias de distribución (desde las cabeceras provinciales a las municipales y de estas, a las localidades)".

Citó como "factores subjetivos" que atentan contra la calidad del servicio de Correos "los errores, las indisciplinas" y lo que llamó "debilitamiento moral que conduce a casos de corrupción y hechos delictivos", según el directivo, "enfrentados con todo el rigor que merecen".

Correos, fundada hace 262 años en Cuba y en manos del Estado los últimos 60, recibió de enero a septiembre de 2018 un total de 683.000 envíos postales internacionales. Según datos oficiales, mantiene conexión con operadores postales de 192 naciones.

El grupo estatal está compuesto por 20 empresas y más de 800 unidades de servicios. Cuenta con unos 10.000 trabajadores. Sus servicios postales básicos incluyen la imposición y entrega de giros, correspondencia, encomiendas (bultos), telegramas, la prensa y otras publicaciones. Paga al 52% de los jubilados del país y prácticamente al total de los que cobran asistencias sociales. Maneja anualmente más de 3.500 millones de pesos.

http://www.diariodecuba.com/cuba/1540215736_42552.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image