LA SOLEDAD DEL TIRANO

Por Angélica Mora Beals

La soledad de Nicolás Maduro no solo se mide en Venezuela.
El dictador se está quedando solo también en el mundo internacional y solo le quedan los gobiernos del Clan que todavía reciben -incluso en medio de la terrible enorme crisis que se lo devora todo- la ayuda en petróleo de Miraflores.

Solo Cuba, que por razones obvias no afloja y Bolivia y Nicaragua quedan como magra compañía.

Maduro ha perdido Ecuador, que recuperó el sendero democrático luego de la nefasta administración de Rafael Correa, quien enfrenta acusaciones de corrupción.

También ha perdido Chile, acusándo de conspiración para derrocarlo.

Ya se había descontado a la nación andina, luego de las elecciones en que ganó Sebastián Piñera, quien recibió el mando de la antigua amiga de los dictadores, Michelle Bachelet.

La ex presidenta ocupa hoy el puesto de conducción de los Derechos Humanos de la ONU y tiene que apuntar su dedo acusador a sus aliados del pasado, Venezuela y Cuba.

Lo ha hecho con el gobierno de Maduro, pero ha ignorado las violaciones de los derechos del pueblo cubano, ejecutadas por órdenes del nuevo presidente -nombrado a dedo- Miguel Díaz-Canel.
Mientras los gobiernos democráticos buscan una salida a la crisis venezolana en la nación bolivariana el pueblo ha perdido la esperanza, sumido en la tragedia de buscar algo de comer y sobrevivir el drama día a día.

Ya los comentaristas no tienen ánimo para consignar sus denuncias y es así como muchos han desistido de escribir sabiendo que casi todas las ventanas están cerradas para comunicarse con el exterior.

A Venezuela solo le queda como recurso rebelarse en masa o la intervención extrajera.

Para lo primero no hay recursos para alzarse, con las armas todas en manos de los militares.

Hugo Chávez inició la requisición de armas, temiendo un alzamiento de la población en el futuro.

Por otra parte, la fuerza armada venezolana ha demostrado su poder de contención de las marchas, a través de asesinatos y cárcel para los que protestan.

Intervención

El ex candidato venezolano Oswaldo Alvarez Paz comenta lo que se dice en Venezuela sobre la supuesta intervención militar de Estados Unidos:

"Es increíble oír y leer las frecuentes declaraciones de voceros oficialistas y de algunos supuestos opositores, condenando radicalmente lo que no ha sucedido hasta ahora.

Me refiero a la supuesta intervención militar de Estados Unidos para derrocar y asesinar a Maduro, a la guerra que según ellos se prepara desde Colombia, a los insólitos ataques contra Almagro y, entre otras cosas, a las múltiples ofensas contra cualquier personalidad que en el mundo cuestione al régimen actual".

"Por eso se han quedado aislados en el continente y en el resto del planeta. La identificación definitiva de Venezuela es con Cuba Nicaragua y Bolivia y la burlona preocupación por la influencia creciente de los chinos, rusos, turcos ante el despelote gubernamental reinante".

Agrega Alvarez Paz:

"Lo que sí sucede pero de lo que no hablan los sugeridos personajes, es de la intervención cubana en lo civil y en lo militar.
"De acuerdo a una de las últimas declaraciones del difunto Chávez, más de cuarenta mil isleños cumplen tareas específicas en nuestro país. Hoy no sabemos cuántos son, pero su influencia es determinante en todo lo relativo a la seguridad y defensa de la nación".

"Lo de rusos y chinos tiene otras características ya que son beneficiarios directos de la entrega de las riquezas básicas a cambio de dinero contante y sonante que sirve para disimular un poco el despelote generado por la ineficiencia y la corrupción en el manejo de los fondos nacionales. Estos son hechos que están a la vista".

"Entre las cosas más graves, está la intervención del crimen organizado en áreas fundamentales, los tentáculos del narcotráfico en el sector público y buena parte de los enchufados del sector privado. Las conocidas vinculaciones con los restos de las FARC, con el ELN y con grupos terroristas vinculados al mundo islámico. Todo ello y mucho más, son componentes de la enorme preocupación existente con relación al régimen venezolano".

Termina diciendo Alvarez Paz:

En síntesis, Venezuela está intervenida. Necesita ser liberada. Por supuesto que se trata de una tarea básicamente para los propios venezolanos, pero que necesita y reclama de la comprensión y ayuda política y material de los países libres del mundo. En esta acción libertadora caben todos los que de buena fe estén dispuestos a jugársela con nosotros. En lo personal quisiera ver a toda la oposición al régimen, incluidos los chavistas de origen no madurista. Jamás he tenido complejos frente a Estados Unidos de América. A ese país lo admiro y respeto, independientemente de los gobiernos que ha tenido, por su consecuencia con la libertad, la separación de poderes, el federalismo descentralizado y el coraje demostrado en las jornadas cumplidas militarmente. Con relación a Colombia, repito que somos una misma nación aunque contenida en dos Repúblicas que se necesitan hoy más que nunca. Venezuela está donde estén los venezolanos.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image