MADURO, EL HOYO NEGRO DE VENEZUELA

Por Angélica Mora Beals

Hay unanimidad de criterios -dentro y fuera de Venezuela- que el Hombre de Miraflores tiene que salir o ser sacado del Sillón presidencial; y con él la caterva de sinvergüenzas que han usufructuado del poder y la riqueza en la nación petrolera.
Las almas de los venezolanos se arrastran pidiendo auxilio y la situación no puede ser más desesperada. Un día más, de hambre y más muertes de enfermos sin tratamientos ni medicinas.

Se rompió un nuevo record en la galopante hiperinflación que abruma al país. Tras diez días del paquetazo político el Gobierno, la hiperinflación en Venezuela se ha disparado y en el pasado mes de agosto llegó a 223,1%.

El precio de la cesta básica podrá aumentar en 10.000 bolívares soberanos, “requiriéndose 5 salarios mínimos” para poder adquirirla.
Sebastián Mantilla de Aserne declara: "Venezuela es un Estado Fallido. El éxodo se estima entre 3 y 4 millones de personas. Muchos de ellos han emigrado en mayor medida a países de la región como Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Chile y Argentina".

Apunta: "Esto debería motivar a una intervención urgente a nivel internacional. No solo para hacer frente al éxodo masivo de venezolanos, a los cuales debería darse un trato humanitario, sino para presionar la salida del régimen corrupto, abusivo y nefasto de Maduro. La crisis humanitaria en este “Estado fallido” debería presionar la actuación de las Naciones Unidas. Las instancias de integración regional han mostrado sus limitaciones en este caso".

Marta informa que el "madurazo" económico está ocasionado despidos masivos y cierre de negocios de dueños de establecimientos que no pueden pagar a sus empleados.

Eleazar L. señala: (...) para destruir, no se necesita saber nada, sino tener el afán de hacerlo; y eso hacen los comunistas. Rusia y China fueron un desastre; y ni hablar de Cuba. Para colmo, cada país generó sus propios gángsters que se impusieron con grandes crímenes y maldades (Stalin, Mao y Castro). A cierto nivel, Venezuela, ha tenido su dosis de eso, a cierto nivel (aunque al lado de los demás, han sido niños de pecho), en las personas del Farsante de Sabaneta y del Burro Bigotón, que ni venezolano es. Éstos, al lado de Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez, son NADA, pues aquéllos eran hombres apretados y éstos, unos bocones y cobardes".

Cualquier gobierno menos cara dura que el chavista, habría renunciado ante estas descomunales cifras, que no las para nadie y que están acompañadas del éxodo imparable de sus ciudadanos.
"Es como un Hoyo Negro que lo devora todo -comenta mi colega Marcos desde Maracaibo- y nadie en el entero firmamento, sabe como pararlo".

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image