CAOS PREFABRICADO

Por Hugo J. Byrne

La total indiferencia al crimen impune es uno de los escalones finales bajando al infierno

El presente caos en el ámbito político de Estados Unidos me fuerza a recordar algo aprendido en el bachillerato. Creo que fue en la clase de Sicología. Se trata de la sensación de reconocer algún lugar del que sabemos por seguro nunca haber visitado antes, o conversar con alguien quien sabemos nunca conocimos ni tratamos en el pasado, pero quien por sus gestos y apariencia física nos parece familiar.

Es común encarar una situación que definitivamente reconocemos como vivida anteriormente. Por supuesto, muchísimos lugares se parecen a otros. La primera vez que visité Génova, en 1986, más de un barrio de ese puerto me recordó a La Habana. A La Habana de antes del 59, porque la presente no se parece a nada. Existen hombres tan similares entre sí que podrían pasar como mellizos, aunque sus ancestros fueran muy diferentes, condición que se ha demostrado posible a través del ADN.

Las situaciones o experiencias personales en el primer renglón del párrafo anterior son muy factibles a la duplicación. El caos social que amenaza a Estados Unidos hoy, es el mismo que destruyera a la República de Cuba. En Cuba empezó en 1933 y después se generalizó a partir de 1959. Aquí surgió en 1914, hizo crisis temporal durante las décadas de los sesenta y setenta. Durante el mandato de Obama la subversión y la ilegalidad fueron ignoradas, respaldadas y hasta iniciadas desde el Ejecutivo.

Ergo: una pareja de hampones de la raza negra enfundados en disfraces de tarugos de circo y armados de porras frente a una urna de votos para obviamente amedrentar a los votantes blancos. Eso ocurrió creo que durante las elecciones presidenciales del 2008 o el 2012. La fecha exacta en este caso no importa. Aunque el delito fue filmado y los dos pandilleros interrogados por la prensa, el entonces Secretario de "Injusticia" de Obama, el delincuente Eric Holder, decidió no procesar a sus "amigos". De ello dijo que no podía aplicarles la ley, porque estos eran "su gente" (palabras textuales). Vivimos tiempos muy caóticos, pero este caos es prefabricado.

El epílogo sangriento del proyecto "Fast and Furious" se originó en esa dependencia del Poder Ejecutivo, cuando el notorio Eric Holder era Secretario de Justicia. Un joven agente de Inmigración perdió su vida como resultado de la increíble irresponsabilidad. Pero, aunque todo emanó de la presidencia, nadie fue castigado y el crimen permanece impune.

No faltará quien todavía afirme que un futuro caótico es imposible, porque se daría de narices con nuestra "tradición civil anglosajona". ¿En serio? A otro perro con ese hueso. ¿Qué está sucediendo con esa "tradición civil" en Londres, por ejemplo? Los muslimes radicales en alianza repulsiva con otros extranjeros y traidores del patio, han tomado por asalto las calles de la Capital del Reino Unido.

Los primeros nos anuncian públicamente una subversión sangrienta para imponer la llamada "Ley" Sharía. La tal ley no es otra cosa que otorgar licencia a un culto teocrático y degenerado, en las manos de un hampón con poderes absolutos. El fundador de dicho culto, Mahoma, era un notorio pedófilo quien dedicara la mayor parte de su vida adulta a descabezar a todo aquel que no se sometiera a su tiránico dicto.

El llamado "Califato" es la verdadera antítesis legal de nuestros principios ciudadanos. Es la tiranía por excelencia. Hace menos de ocho años durante la última vez que visité Londres, tuve la triste experiencia de presenciar una manifestación "marxista-musulmana" a poca distancia de la sede del Parlamento y justo frente a la Abadía de Westminster. Las pancartas pregonaban las muchas similitudes entre ambos cultos. La hoz y el martillo en contubernio repulsivo con la media luna.

Es muy importante recordar y, en la mayoría de los casos aprender, que fue Inglaterra quien nos legara la "Carta Magna", el primer documento histórico donde se manifiesta seriamente la esencia de las libertades públicas y que fuera Thomas Paine, nacido en ese país, quien escribiera "Common Sense", en 1776, inspirando a Jefferson en la Declaración de Independencia. Sin embargo, ¿qué puede significar todo eso hoy cuando hasta el presente Alcalde de Londres pertenece al primitivo y sanguinario culto musulmán?

En nuestra prensa hasta hace poco libre y objetiva predomina ahora la mentira absurda para mantener en la obscuridad a una ciudadanía cada día más ignorante, más ingenua y muy capaz de dar crédito al absurdo. Ejemplo: Americanonline.com. Ese pregonero insaciable de mentiras de la desvergonzada ultra izquierda política, tergiversa adrede las declaraciones del candidato republicano a Senador por Florida, el congresista Ron DeSantis. AOL le atribuye a DeSantis implicaciones racistas en una entrevista después de su abrumadora victoria en la primaria del 28 de Agosto. DeSantis dijo que lo menos que necesita Florida es "monkey up" su situación político-económica, eligiendo a un radical pro totalitario como el alcalde de la Capital de Florida. Eso nada tiene que ver con que ese deleznable sujeto sea negro, verde o colorado y AOL lo sabe de sobra.

¿Quién puede sorprenderse del crimen impune, cuando los encargados de aplicar las leyes se abstienen de intervenir, tanto cuando se destruye propiedad privada y pública o se asalta en pleno día a ciudadanos inocentes, o cuando la prensa que se supone nos mantenga informados haga cuanto es posible por engañarnos y confundirnos?

La total indiferencia al crimen impune es uno de los escalones finales bajando al infierno.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image