LA CUBANÍA

Por Reinaldo Hernández Cardona, Cuba

Quiero osado yo diría

Me falta el conocimiento

Describir el sentimiento

Que llaman de cubanía

El cubano que lo siente

Descifrar nunca podría

Cuales genes ni las vías

Que lo fijan en su mente

Trasciende tal sentimiento

Montes, llanos y ciudades

Dolor, destierro y edades

Y late en cualquier momento

¿Es el legado familiar

Que inmortaliza el amor

Su recuerdo y el candor

En una tierra especial?

¿Es por la tierra querida

Su mineral o sus vientos

Acoplado al nuevo aliento

Que iniciaba nuestras vidas?

¿Es nuestra historia gloriosa

De un perfil universal

Debatiendo el bien y el mal

Con su sapiencia jocosa?

¿Es de los frutos el dulzor

De nuestro mar su frescura

Nuestras montañas su altura

O el calor de nuestro sol?

¿Es nuestra gran melodía

De risas bailes y cantos

Que proporciona ese encanto

De sentir la cubanía?

¿Es esa mesa sonora

Al vaivén del domino

La burla al que perdió

Por la parte ganadora?

¿Es esa mesa sonora

De golpes y café en sus tazas

Y el tabaco con sus brazas

Embriagando con su aroma?

¿Es ese apego al terruño

Acentuado y visceral

Que pocos quiso cambiar

Por otras tierras del mundo?

Tal sentimiento que existe

Al margen de ideologías

De religión de porfías

Por lo genuino persiste

Hoy en Cuba aún dañado

Por bruscos acontecimientos

Se renueva y cobra aliento

Del presente y del pasado

Dañado en su libertad

De entregas de sus amores

Y de aliviar los dolores

A nombre de la hermandad

Dañado en su libertad

De su gusto personal

En el orden cultural

Y conceptos de lealtad

Dañado en su libertad

Para un gobierno elegir

Y sin poderse incluir

Su opinión y voluntad

De ese daño y consecuencias

Los culpables son diversos

No estarán en estos versos

Los verán en sus conciencias

Concluyendo pediría

Depuremos los errores

Recobremos los valores

Es deber de cubanía

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image