"YO"
por Esteban Fernandez

Yo soy yo, todo lo que usted lea aquí son mis opiniones personales. Y cada cual que tenga las suyas.

Siendo un muchacho allá en "La Huerta de Cuba" escuchaba al tirano Fidel Castro utilizando demagógicamente el “NOSOTROS CREEMOS”, y desde ese instante odio y soy alérgico al "nosotros", y después -ahora- nunca uso el NOSOTROS en mis escritos.

El "nosotros" me parece que sería un intento de aparentar que hablo en representación de mucha gente, que a mi lado tengo un ejército pensando igual que yo. El "nosotros" es un autobombo.

De todas maneras me ocurre -a través de 50 años emborronando cuartillas- que a veces existe la confusión de algunos lectores cuando “yo uso el yo” y lo mal interpretan como NOSOTROS O USTEDES.

Nada de eso, yo uso el YO siempre. Prefiero que todos me consideren un "yoísta" que utilizar el hipócrita y mentiroso NOSOTROS que lo involucra a usted en mis opiniones. Yo digo lo que quiero y le respeto al lector, si es anticastrista, que piense como desee.

Hablo de mis anécdotas donde en un 99 por ciento de los casos indican mis errores, equivocaciones, meteduras de pata, evitando siempre dármelas de patriota, ni de combatiente, brindo loas a nuestros héroes sin jamás incluirme entre ellos. Según yo, lo malo sería utilizar “el yo” para pintarme con el “bueno de la película”

Al contrario ¿Sabe usted cuáles son las dos palabras más peligrosas para un escritor? “Ustedes” o “Nosotros”. Y eso lo aprendí al principio de estar escribiendo y me gustaba utilizar una consigna que estaba de moda en esa época y que preguntaba en modo agresivo: “Y ¿ustedes que hacen por Cuba?”

Y tuve que arrepentirme de poner eso porque recibí decenas de respuestas de cubanos diciéndome cosas como: “Hago lo que me da la gana, hago más que tú, y ¿a ti qué diablos te importa?” Ahí aprendí la lección y cambié la cosa por: “Yo, humildemente, voy a hacer lo que pueda por la libertad de Cuba y que cada cual haga lo que su voluntad le indique”. Y eso me lo aceptó todo el mundo.

Pero todavía muchos se equivocan, interpretan erróneamente mis palabras y a veces hasta se ofenden. Por ejemplo: un día escribí que "YO SOLAMENTE PUEDO VIVIR EN CUATRO O CINCO ESTADOS DE LOS EE.UU. INMERSO EN EL CUBANEO". Y entonces varios compatriotas míos me salen al paso diciéndome: “Yo vivo en Australia, o en Tegucigalpa, o en el Polo Norte y soy tan o más patriota que usted”.

Eso es correcto, eso es cierto, hasta en una choza, debajo de una piedra, en lo más alto de una montaña, en Wyoming o en Denver Colorado, se puede ser y sentir cualquiera "cubano mil por mil". Sobre todo en esta era moderna de computadoras, de Internet, Facebook, que mantienen a todo el mundo al tanto del acontecer nuestro.

Obvio que el lugar de estancia no indica, ni evidencia, el patriotismo. O ¿Antonio Maceo no vivió en Costa Rica durante muchísimo tiempo? Es decir que todo el que viva amando y defendiendo la libertad de su tierra natal tiene el sagrado derecho de estar donde quiera o tiene que estar...

Pero yo lo que dije fue que “YO, Esteban Fernández, Estebita, el que viste y calza, el almendarista, el güinero, sólo puedo vivir en DETERMINADOS LUGARES DONDE ABUNDEN LOS CUBANOS DECENTES Y ANTICOMUNISTAS, y si no vivo ahí me muero como un gorrión dentro de una jaula”.

Nunca he dicho que USTED o TU, son menos patriotas que yo porque viven en Perú o en Jamaica. Yo digo, repito, e insisto en que YO tengo que vivir RODEADO DE MIS COMPATRIOTAS BUENOS.

La patria se lleva en el corazón, hay cubanos regados por todas partes del globo terráqueo, en Arabia montado en un camello usted puede encontrarse con un compatriota que adora a Cuba, en la nieve en Alaska hay buenos patriotas cubanos. Alguien puede hasta vivir en Rawalpindi, Pakistán y ahí puede estar haciendo algo a favor de la libertad de Cuba”.

Y no quiero que nadie entienda esto como una queja por alguna crítica. Todas las críticas son bienvenidas. Simplemente me molesta que se tergiverse “mi YO” por “su USTED” o porque yo me considere "la gran cosa". Yo creo firmemente que el triunfo de esta columna es partir de la base de que “Yo soy un humilde cubano que -como todo buen cubano- tiene 20 mil ideas y cuentos que contar” y USTED es USTED que me honra con estar leyéndome.

Es al revés, todo el que utilice con frecuencia el "nosotros" -comenzando por el gran farsante cuando vivía- involucrando a todo el mundo en una falta de respeto a las opiniones discrepantes de los demás.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image