UNA NUEVA DIANA TERAPÉUTICA PARA EL CÁNCER GASTROINTESTINAL

Marta Pulido Salgado

Descubren que la inhibición de una molécula podría ayudar en aquellos casos que este tipo de tumor muestra resistencia a los fármacos.

Los tumores del estroma gastrointestinal (GIST, por sus siglas en inglés) son los carcinomas más frecuentes del tejido blando del tracto digestivo. «Aun así, el número de casos nuevos es bajo, hecho que dificulta la obtención de muestras para analizar en el laboratorio», señala a Investigación y Ciencia Margarita Martín Andorrà, profesora de la Universidad de Barcelona e investigadora del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer. Su trabajo más reciente, publicado por la revista Molecular Oncology, identifica una nueva vía implicada en el desarrollo de este tipo de cáncer.

Alrededor del 85 por ciento de los pacientes con GIST presentan mutaciones en el receptor tirosina quinasa conocido como KIT. Esta molécula participa en la trasmisión de señales provenientes del exterior celular hasta su interior. «Los inhibidores de KIT constituyen la primera línea de tratamiento para estos tumores», cuenta Eva Serrano Candelas, primera firmante del estudio. «Sin embargo, las células cancerosas desarrollan cierta resistencia a los fármacos, por lo que resulta necesario hallar nuevas dianas terapéuticas a fin de desarrollar nuevos compuestos», añade.

Este blanco farmacológico podría ser la molécula adaptadora SH3BP2, pues según los resultados, su inhibición reduciría la expresión de KIT. «Los datos sugieren que SH3BP2 actuaría sobre KIT a través del factor de transcripción MIFT. No obstante, aún desconocemos el mecanismo exacto», explica Serrano Candelas.

En ausencia de SH3BP2, las células tumorales en cultivo mueren por apoptosis. Además, también se observa una reducción de los procesos de proliferación y migración celular, característicos de las neoplasias. Según Martín Andorrà, «Ello resulta sorprendente, ya que hasta ahora, esta molécula parecía involucrada mayormente en funciones relacionadas con el sistema inmunitario».

Resultados parecidos se obtuvieron en ratones. «En los flancos de los animales, inyectamos células GIST previamente tratadas con moléculas de ARN a fin de silenciar la expresión de SH3BP2. Tras 90 días, observamos una disminución tanto de la tasa de crecimiento como del volumen de los nódulos cancerosos», relata Serrano Candelas.

Ambas investigadoras destacan el potencial terapéutico del hallazgo. «Las mutaciones en el gen de KIT también se relacionan con enfermedades como la mastocitosis, una patología rara caracterizada por la acumulación de mastocitos en la piel, o algunos tipos de leucemias y melanomas. Así pues, nuevos fármacos diseñados con el objeto de inhibir SH3BP2, o incluso otras moléculas que participen en esta nueva vía, podrían ayudar a tratar dichas afecciones poco frecuentes», concluyen.

https://www.investigacionyciencia.es/noticias/una-nueva-diana-teraputica-para-el-cncer-gastrointestinal-16531

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image