EL SERVILISMO DE NICOLÁS MADURO

Por Angélica Mora Beals

Nicolás Maduro mantiene una sumisión a toda prueba con la Cúpula gobernante cubana, superado solo por la adulación y sometimiento de su antecesor, el abyecto Hugo Chávez.

Ambos se vendieron en cuerpo y alma a los dictados de los hermanos Castro, hundiendo a Venezuela con el saqueo sistemático de su riqueza.

Maduro dio órdenes para que Petróleos de Venezuela mantuviera ininterrumpido el envío de crudo a Cuba y fue así como un tanquero venezolano pudo descargar petróleo ruso comprado por la estatal venezolana PDVSA a la Isla.

La petrolera compró alrededor de US$ 440 millones de dólares en crudo extranjero para enviarlo directamente a Cuba, en condiciones crediticias blandas, que implican fuertes pérdidas.

Pero, Maduro no hace nada por comprar medicinas e implementos de salud, para un pueblo que agoniza por falta de lo más elemental en hospitales y farmacias.

Es tal la desesperación frente al drama de los pacientes que, en protesta por la situación actual, el gremio de los enfermeros se declaró en paro indefinido.

Sin embargo, nada conmueve a Maduro y su clan de aprovechadores en el poder. Prosiguen su servilismo incondicional al régimen cubano que obtiene así el medio para seguir en el poder hasta que se agote el chorro petrolero.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image