AGREDIDO PRESO DE CONCIENCIA DEL PARTIDO UNION POR CUBA LIBRE

Por. Modesto Hernández Herrera Coordinador de Prensa P.U.N.C.L.I.

El pasado 28 de mayo a las 4:30 el prisionero de conciencia Rolando Yusef Pérez Morera, miembro del P.U.N.C.L.I y líder del proyecto Emilia en san Antonio de Baños, recibió una herida, producida por un arma blanca en su brazo izquierdo, este suceso ocurrió mientras el mencionado prisionero se encontraba en el patio del penal, de la cárcel ubicada en el km 3 de la carretera que conduce a Pinar del Rio, donde guarda injusta prisión.

Según informaron las autoridades de dicho centro, el incidente se produjo durante una riña entre reclusos comunes, por acceder al único teléfono que existe en la prisión. Yusef relato con posterioridad a sus familiares, que durante la riña un prisionero se le acerco y lo hirió con un punzón, sin motivo alguno, ante la pasiva actitud de los guardias.

El régimen castrista encarcela a presos políticos junto a prisioneros comunes, esta medida tiene como objetivo privar a los prisioneros de conciencia del digno status que estos merecen.

Ninguno de estos prisioneros han cometido actos punibles, prescriptos por la ley. Pero una y otra vez el régimen intenta presentarlos ante la opinión pública, como vulgares delincuentes, esta burda maniobra ya no les funciona. La macabra medida ha actuado como un bumerán en contra de la dictadura, porque su disciplina, su educación formal y la alta preparación política de los prisioneros de conciencia, le han granjeado el respeto y la admiración de los presos comunes durante años y no es para nada inusual, que muchos de estos reclusos, los cuales han entrado en contacto con nuestros hermanos en prisión, al culminar sus condenas, se incorporen a la lucha activa en contra de la dictadura.

En el caso de Yusef este incidente es sumamente sospechoso, el valiente joven ha denunciado otra vez los desmanes que comete a diario la dictadura, dentro de las horribles prisiones cubanas, sus contundentes denuncias de maltratos y violación de de los derechos humanos, han contenido siempre los nombres y apellidos de sus perpetradores, oficiales del Minint encargados de dirigir el penal, por lo que el prisionero resulta un blanco fácil, para que los sicarios ejecuten su cobarde venganza.

La dictadura utiliza cualquier método, para neutralizar la oposición dentro de la isla, no importa cuán denigrante y violentos estos puedan ser, “el fin justifica los medios.” Es deber del régimen, velar por la integridad física y moral de los prisioneros, Por lo que responsabilizamos a la dictadura con cualquier evento, que ponga en peligro la vida y la seguridad de nuestro hermano.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image