UNDECIMO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

(17 de junio de 2018)

Padre Joaquín Rodríguez

Queridos hermanos:

En los asuntos del “Reino de Dios” lo que importa es el “dinamismo escondido”, como nos lo muestran las “parábolas del reino” que leemos hoy en san Marcos. Las comparaciones con imágenes del reino vegetal nos muestran ese amor escondido de Dios, y constantemente revelado, por su obra, por sus “criaturas”, de las cuales aquellas hechas “a su imagen y semejanza” somos las preferidas. No cabe dudas que en esas imágenes podemos leer, aún mejor que entre líneas, la ternura de Dios.

La profecía de Ezequiel (Ez. 17, 22-24) referida al resto de Israel, pueblo humilde y reducido al volver del exilio de Babilonia que, en tiempos del Mesías, había de ser hogar de los pueblos poderosos, es aplicada por Jesús al Reino de Dios que él inaugura; esto lo hace Jesús por medio de la Iglesia, reducida en sus orígenes, pero con vocación de universalidad (Marcos 4, 26-34). – San Pablo (II Corintios 5, 6-10) sigue mostrando su confianza en la recompensa final que Dios promete a los que le sirven. Esta vida es como un destierro que finalizará con el encuentro y la vida junto al Señor; allí espera también el juicio sobre la conducta observada.

Dios, que se resiste a los soberbios pero se complace en los débiles, realiza su obra con los que el “mundo” llamaría “signos contradictorios”. Dios nos reta, pero no desde su superioridad infinita e imbatible, sino desde su amor y ternura: Como un hortelano que desborda su creatividad en los cultivos delicados y en los injertos casi imposibles, dedicado al detalle en una obra nunca acabada y siempre perfeccionable; obra que El ha comenzado y nos ha entregado inconclusa para que participemos en ella y, en ella, seamos parte de su “mundo nuevo”, de su “Nueva Creación”.

Las parábolas de Jesús nos llaman a la reflexión y nos retan a descubrir la fuerza oculta de su Gracia en nosotros; lo que “habrá de manifestarse” en y desde nosotros y, siempre, con nuestro compromiso y participación.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image