CATORCE GOBIERNOS DEL GRUPO DE LIMA REDUCIRÁN EL NIVEL DE SUS RELACIONES CON VENEZUELA

Los países del Grupo de Lima anunciaron este lunes que no reconocen los resultados de las elecciones presidenciales celebradas el domingo en Venezuela y han decidido "reducir el nivel de sus relaciones diplomáticas" con el Gobierno de reelecto Nicolás Maduro, reportó EFE.

La decisión fue anunciada en un comunicado emitido por los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

Esos gobiernos remarcaron que "no reconocen la legitimidad del proceso electoral desarrollado en la República Bolivariana de Venezuela que concluyó el pasado 20 de mayo, por no cumplir con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente".

Por su parte, el Gobierno español subrayó que las elecciones venezolanas celebradas el domingo presentaron "deficiencias democráticas fundamentales" y "graves irregularidades", por lo que España, junto a sus socios europeos, "estudiará la adopción de medidas oportunas", señaló otro reporte de EFE.

Por medio de un comunicado, el Gobierno reaccionó así a la victoria de Nicolás Maduro en unas elecciones legislativas que le confirman como presidente de Venezuela para el periodo 2019-2025.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy recordó que, el pasado 19 de abril, la UE detalló una serie de condiciones que debían cumplirse para que las elecciones fueran consideradas "libres, transparentes y creíbles".

Entre otras condiciones, la UE exigía la participación en igualdad de condiciones de todos los partidos políticos y candidatos y la composición equilibrada del Consejo Nacional Electoral, lo que garantizaría su imparcialidad.

Además, la UE planteó la importancia de contar con un calendario electoral "viable y acordado" con las distintas fuerzas políticas y con misiones internacionales independientes de observación.

Para el Ejecutivo de Mariano Rajoy, "resulta evidente que en el proceso desarrollado en la jornada del domingo no se verificaron esos requisitos indispensables".

Así, la nota subrayó que a las "deficiencias democráticas fundamentales de las que se partía, hay que sumar las graves irregularidades denunciadas por candidatos opositores y diversos sectores de la sociedad civil respecto del desarrollo de la jornada de ayer".

Por todo ello, "España estudiará junto a sus socios europeos la adopción de medidas oportunas", destacó la nota, en la que el Gobierno también anima al Ejecutivo venezolano a "dar los pasos necesarios para una solución democrática, pacífica y negociada entre venezolanos".

Para el expresidente del gobierno español Jose Luis Rodríguez Zapatero, abucheado el domingo en el país caribeño, el resultado de las elecciones del domingo en Venezuela "abunda aún más" en la necesidad de "un proceso a fondo, urgente, de diálogo político" para superar las diferencias entre gobierno y oposición.

En una entrevista exclusiva con EFE, Rodríguez Zapatero defendió que las soluciones para Venezuela no pasan por "el choque" y la confrontación", sino en "mantener viva la idea del diálogo" más allá de la "discrepancia radical, la opción abstencionista" o de que el candidato Henri Falcón no reconozca los resultados y exija unos nuevos comicios.

Afirmó que pedirá al Ejecutivo encabezado por Maduro que en ese futuro diálogo dé "medidas lo más sólidas y creíbles posibles" entre las que "quizá haya que revisar el método" y donde "la búsqueda de pactos sea la gran prioridad".

El presidente reelecto ha reiterado en los últimos días su disposición a volver a sentarse con la oposición y varios de los sectores en crisis en el país. Según el exjefe del Ejecutivo español, estos meses antes de la toma de posesión en enero de 2019 "deberían de ser decisivos para que empezar un nuevo tiempo de respeto".

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), alianza que decidió no presentarse a los comicios al considerar que las condiciones no estaban dadas para un sufragio justo, ha acusado a Rodríguez Zapatero de jugar a favor del oficialismo.

Sobre la opción de salir de la mediación si así lo pidieran los opositores reveló no haber reflexionado al respecto, pero aseguró que "lo importante no es quien lo haga, sino que se produzca" en referencia a su presencia intermediadora.

Sin embargo "objetivamente hay que reconocer que conozco a fondo (...) todas las singularidades, las dificultades a las que nos enfrentamos".

La postura y argumentos de la MUD son apoyados por varios gobiernos, entre ellos el de EEUU, y expresidentes, una decisión que al socialista español le genera "cierta sorpresa" ya que "determinadas posturas que se envuelven en grandes principios (...) abocan a situaciones por las que luego estamos llorando muchos años".

http://www.diariodecuba.com/internacional/1526913984_39478.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image