SAN JOSÉ Y LA HABANA FIRMAN UN CONVENIO QUE PERMITE AGILIZAR LAS DEPORTACIONES

Los gobiernos de Costa Rica y Cuba suscribieron un convenio de cooperación que pretende garantizar el orden y la seguridad de los flujos migratorios, informó la Cancillería costarricense, reporta EFE.

La firma estuvo a cargo del canciller de Costa Rica, Manuel González, y el embajador de Cuba en San José, Danilo Sánchez Vázquez, detalló el Gobierno del país centroamericano.

El convenio tiene como objetivos principales "promover el intercambio de experiencias y buenas prácticas organizacionales y tecnológicas; mejorar los procesos de documentación migratoria y agilizar los trámites de deportación de conformidad con la legislación interna de cada país".

Además, ambos gobiernos se comprometen a intercambiar, en el más breve plazo posible, información sobre las modificaciones en el régimen de entrada, permanencia legal y salida de su respectivo país.

El canciller González dijo que este convenio es un ejemplo de los resultados del diálogo permanente que mantiene Costa Rica con los países latinoamericanos y caribeños.

"Para Costa Rica, la migración es una responsabilidad compartida que debe ser atendida conjuntamente por el bien de nuestras poblaciones, en un enfoque de respeto a los derechos humanos", manifestó González.

Por su parte, el embajador cubano celebró la firma del convenio y destacó el "fortalecimiento de las relaciones de amistad y cooperación" entre ambas naciones.

"Sin duda con este convenio creamos una etapa muy importante y nos va a generar las condiciones necesarias para que el intercambio sea de manera segura, organizada y legal", afirmó el embajador, según el comunicado de la Cancillería costarricense

En noviembre de 2017 funcionarios diplomáticos y de Migración de Costa Rica y Cuba sostuvieron la I Ronda de Conversaciones en Materia Migratoria, con lo cual se inició el proceso que permitió la firma del actual convenio.

Entre finales de 2015 e inicios de 2016 Costa Rica acogió y atendió una oleada de miles de cubanos que se dirigían hacia Estados Unidos y que quedaron varados en la frontera con Nicaragua debido a que el Gobierno de ese país les negó el paso aduciendo razones de seguridad.

Tras meses de espera, los inmigrantes pudieron continuar su ruta migratoria en marzo de 2016, gracias a un puente aéreo y terrestre establecido con el apoyo de El Salvador, Guatemala y México.

http://www.diariodecuba.com/cuba/1524573295_38916.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image