EL RÉGIMEN CUBANO SUFRE UN GOLPE HISTÓRICO EN LAS NACIONES UNIDAS

13 de abril de 2018, Ginebra. Hoy, la diplomacia cubana estuvo notablemente ausente cuando el gobierno de Cuba recibió fuertes condenas por su trato a los defensores de los derechos humanos, particularmente por impedir que tres activistas viajaran a Ginebra para hablar en la sesión previa al Examen Periódico Universal (EPU) de Cuba por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU).

Diplomáticos de once misiones ante la ONU en Ginebra (de Bélgica, Croacia, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Irlanda, México, Suecia, Reino Unido y los Estados Unidos) tomaron la palabra para denunciar la decisión del gobierno cubano ante delegados de al menos 28 países y numerosos miembros de organizaciones internacionales. La representante de Alemania afirmó que era hora de que la comunidad internacional dejara de hablar de proteger a los defensores de los derechos humanos en Cuba e hiciera algo al respecto.

Mona M'Bikay, la Directora Ejecutiva de UPR-Info.org que moderó la sesión, abrió el foro explicando que las tres sillas vacías (de los cinco oradores que se esperaban) hablaban por sí mismas de la arbitrariedad de la acción del gobierno cubano. Las delegaciones de los Estados dependen en gran medida de las sesiones previas para evaluar la situación de los derechos humanos en el terreno y preparar sus preguntas y recomendaciones para el Estado que se examina. En la historia de las sesiones previas al EPU, sólo otros tres Estados, Bahrein, Sudán y Sudán del Sur, han impedido que los oradores viajen. Los organizadores, que han coordinado más de 163 cientos de estos foros, indicaron que nunca habían presenciado una condena tan contundente a Estado alguno en una sesión previa al EPU.

La Directora Ejecutiva de Cuba Archive/Archivo Cuba, Maria Werlau, leyó los comentarios en español preparados por Juan Antonio Madrazo, del Comité para la Integración Racial, y siguió con su propia presentación en inglés sobre las violaciones del derecho a la vida por parte del estado cubano. Dora Mesa, de la Asociación Cubana para la Educación Infantil, y Juan Antonio Fornaris, de la Asociación de Libertad de Prensa, también estuvieron ausentes, pero no se pudo leer sus comentarios. Alejandro González Raga, del Observatorio Cubano de los Derechos Humanos con sede en Madrid, también pronunció sus declaraciones, tal como estaba previsto.

Tanto Alejandro González como Maria Werlau como recibieron preguntas de los delegados sobre varios aspectos de la situación de los derechos humanos en Cuba. La señora Werlau explicó que la citada restricción de viaje era significativa sólo porque una audiencia tan importante estaba enterándose sobre dicha práctica y porque se estaba conociendo en un foro tan significativo como la ONU.

Lamentablemente, explicó, el silenciamiento y las represalias que sufren los defensores cubanos de los derechos humanos son costumbres del régimen totalitario. De hecho, dijo, es una de las formas menos graves de represalia con respecto a la salida del país dado el asesinato de cientos, quizás miles, por parte de las autoridades por intentar huir. Asimismo, explicó, existen leyes que restringen el movimiento dentro de Cuba o el que los ciudadanos ingresen o salgan de su propio país, en violación a la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Además de los representantes que hablaron, funcionarios de las siguientes misiones diplomáticas también estuvieron presentes: Argentina, Australia, Austria, Chile, Costa Rica, Estonia, Unión Europea, Francia, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, Malta, Noruega, Paraguay, Perú, Eslovaquia y Suiza.

El que los defensores de los derechos humanos de Cuba tuvieran una audiencia tan importante con una muestra unánime de solidaridad por parte de tantas democracias es extraordinario en las Naciones Unidas ya que Cuba le ha dedicado enormes recursos durante décadas y ha cultivado una gran influencia. Las misiones cubanas ante la ONU en Nueva York y Ginebra están entre las más numerosas de todos los Estados y su trabajo, principalmente por oficiales de inteligencia que se desempeñan como diplomáticos, es muy activo y efectivo. El que Cuba saboteara la sesión previa del EPU desenmascaró el verdadero rostro del régimen y deshizo en sólo 90 minutos y por su propia mano incontables horas y millones de dólares de duro trabajo de su aparato de influencia y propaganda.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image