CÁRITAS VENEZOLANA ATENDIÓ EN 2017 EL DOBLE DE NIÑOS CON DESNUTRICIÓN GRAVE DE 2016

La organización Cáritas de Venezuela atendió en 2017 casi el doble de niños desnutridos que el año anterior, según datos ofrecidos este domingo por su coordinadora, Susana Raffalli, quien vinculó esta situación a la dificultad para obtener alimentos y medicinas, reporta EFE.

"Comenzamos en octubre de 2016 y lo anunciamos en esta asamblea con un 8,7% de niños con desnutrición grave, es decir ocho de cada 100 niños que se veían en las jornadas de Cáritas tenían desnutrición grave; cerramos el 2017 con 15,6%, casi el doble, es decir el 2017 generó dos veces más desnutridos que el 2016", dijo Raffalli.

Destacó además que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuando en una parroquia "más del 15% de los niños tienen desnutrición grave hay una emergencia humanitaria allí", y apuntó que el deterioro de la alimentación y la salud "es lo que ha motivado o generado la carga de desnutrición".

La coordinadora de Cáritas añadió que, aunque el incremento es "bastante pronunciado", hubo algunos meses de mejoría que se relacionaron con los aumentos de salarios y con mejor manejo de los programas de abastecimiento del Gobierno.

"Estamos comenzando enero en Cáritas casi con los inventarios agotados del suplemento nutricional que repartimos, y no sabemos cuándo los podremos reponer ni cuándo podremos traer los que tenemos afuera porque no tenemos acceso a divisas, la desnutrición será cada vez mas severa", advirtió. Recordó que los pronósticos de los analistas para la situación venezolana no son buenos.

Venezuela vive una escasez de alimentos y medicinas desde hace más de tres años, que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro achaca a una "guerra económica" de la que acusa a opositores, empresarios y a Estados Unidos.

Para atender el desabastecimiento, el Gobierno ha creado programas de entrega de bolsas y cajas de alimentos que son proporcionados a seis millones de familias, pero algunos de los beneficiados se quejan de que se retrasan o no llegan con regularidad.

En las últimas semanas se han producido protestas y saqueos en varios estados del país por la escasez de alimentos. El presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), monseñor Diego Padrón, manifestó este domingo preocupación por esa situación.

"Desde hace algunos días, en numerosos sitios del país se vienen realizando contra el régimen manifestaciones de protesta, con destrozos y saqueos de negocios, motivadas por el desabastecimiento de alimentos y gasolina", dijo Padrón en la apertura de la CIX Asamblea Ordinaria del Episcopado venezolano.

"Puede decirse que se va desarrollando paulatinamente en el país un proceso de convulsión social", agregó y criticó que el Gobierno de Nicolás Maduro pretenda resolver el desabastecimiento entregando bolsas de comida.

"El hambre de un pueblo, en particular, no se logra resolver estructuralmente ni con bolsas de comida, ni con bonos mensuales. Estas son medidas de emergencia aplicadas en poblaciones que han sufrido grandes inundaciones, terremotos y tsunamis", indicó.

Padrón resaltó además que las entregas de esos beneficios del Gobierno por "una parte son un paliativo", pero por otra "crean hábitos de mendicidad".

En ese sentido, pidió a los venezolanos encontrar "la justa y pronta respuesta al hambre en la solidaridad" y señaló que la "caridad de Cristo" los obliga también "a evitar acciones que contribuyan a aumentar la violencia, dañar la propiedad ajena y responder con odio y con armas las injurias sufridas".

El papa pide que las elecciones logren dar solución a los conflicto

En su discurso de felicitación del nuevo año a los embajadores acreditados en la Santa Sede, el papa Francisco pidió este lunes que se "creen las condiciones" para que las elecciones previstas en Venezuela "logren dar inicio a la solución de los conflictos existentes".

"Dentro de contextos nacionales, la apertura y la disponibilidad del encuentro son esenciales", señaló Francisco. Dedicó unas palabras a la "querida Venezuela, que está atravesando una crisis política y humanitaria cada vez más dramática y sin precedentes".

"La Santa Sede, mientras que exhorta a responder sin demora a las necesidades primarias de la población, desea que se creen las condiciones para que las elecciones previstas durante el año en curso logren dar inicio a la solución de los conflictos existentes, y se pueda mirar al futuro con renovada serenidad", agregó.

La crisis en Venezuela también había estado en el mensaje de Navidad del papa, antes de la bendición Urbi et Otbi, cuando confió "Venezuela al Niño Jesús para que se pueda retomar un diálogo sereno entre los diversos componentes sociales por el bien de todo el querido pueblo venezolano".

http://www.diariodecuba.com/internacional/1515418028_36450.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image