SEBASTIÁN PIÑERA: 'SI FUERA PRESIDENTE Y VISITARA CUBA, ME REUNIRÍA CON LA DISIDENCIA'

El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, aseguró este lunes que si él visitara Cuba se reuniría con la disidencia, en una crítica velada a la presidenta Michelle Bachelet, que se encuentra de viaje en la Isla pero no tiene en su agenda ningún encuentro con la oposición cubana, reporta EFE.

"Si yo fuera presidente y visitara Cuba, como lo hice cuando la visité, sí me reuniría con la disidencia y con los cubanos que están luchando por recuperar su propia libertad democracia y Estado de derecho", dijo Piñera en una rueda de prensa tras una reunión con la destituida fiscal general de Venezuela Luisa Ortega.

Piñera rememoró así el viaje que realizó a la Isla en enero de 2014 para participar en una cumbre de la Celac, cita en la que lo acompañó Bachelet, que entonces era presidenta electa.

El próximo mandatario chileno sostuvo entonces un encuentro con la líder de Damas de Blanco, Berta Soler.

Piñera comparó este lunes la ausencia de libertades en Venezuela y Cuba. "En Cuba tampoco hay democracia, tampoco hay libertades y tampoco hay respeto a los derechos humanos", señaló.

La visita de Bachelet a Cuba, que concluye este lunes, ha generado críticas tanto en sectores opositores como oficialistas del país suramericano, que no ven la "conveniencia" del viaje y exigen que la jefa de Estado rechace "la violación de los derechos humanos" en la Isla.

Bachelet pide potenciar los lazos económicos con La Habana

Bachelet, por su parte, respaldó este lunes el incremento de los vínculos comerciales entre su país y el Gobierno cubano, que en la actualidad presentan cifras positivas pero aún "insuficientes" para el potencial existente, en especial en el campo de las inversiones.

La presidenta inició la segunda jornada de su visita oficial a Cuba, la penúltima gira exterior de su mandato, con la inauguración del seminario "Perspectivas de comercio e inversiones: Chile-Cuba", en el que responsables gubernamentales y empresarios abordarán los instrumentos disponibles y los sectores en los que es posible establecer o incrementar los lazos.

"Los empresarios chilenos han desplegado vigorosamente su actividad en toda América Latina, con una acumulación de inversiones que supera los 104.000 millones de dólares y Cuba no debe ser una excepción. Estoy convencida de que nuestros empresarios seguirán explorando negocios e inversiones en variados sectores de la economía de Cuba", subrayó la mandataria.

Las exportaciones chilenas a la Isla sumaron 35 millones de dólares en el 2016, el doble que en 1996, e implicaron a más de 60 compañías del país austral de las que el 21% son pequeñas y medianas empresas.

Mientras, las exportaciones desde Cuba a Chile pasaron en una década de 1,4 millones de dólares a los 4,3 millones alcanzados en el 2016; además, el número de turistas chilenos que visitan la Isla pasó de 17.500 en 2010 a más de 49.000 en 2015, refirió Bachelet.

Unas cifras que la mandataria juzgó positivas pero "insuficientes para el gran potencial que nos ofrecen los crecientes vínculos comerciales, pero sobre todo de cooperación y de amistad".

La gobernante chilena abundó en las oportunidades en el ámbito de las inversiones gracias al "nuevo régimen de facilidades y seguridad jurídica al inversionista y muy especialmente la zona de desarrollo del Mariel".

Cuba tiene una economía de corte estatal que ha provocado tradicionalmente los recelos de potenciales inversores foráneos ante la falta de seguridad jurídica.

La Habana también se ha volcado en la promoción de su proyecto estrella para la captación de capital foráneo, la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, a 45 kilómetros al oeste de la capital y que incluye un puerto mercante, terminal de contenedores y un gran centro empresarial con ventajas fiscales.

Bachelet recordó este lunes que los dos gobiernos han fortalecido en los últimos años los instrumentos para afianzar las relaciones comerciales, con la constitución de Comité Empresarial Chile-Cuba y la suscripción del tercer protocolo del Acuerdo de Complementación Económica (ACE-42) que permitió ampliar las preferencias arancelarias de ese convenio.

"Estos instrumentos y la legislación cubana favorable a las inversiones generan condiciones auspiciosas para potenciar las relaciones económicas. Vemos nuevas posibilidades de seguir estrechando vínculos que nos benefician a todos", consideró.

La industria farmacéutica y biosanitaria es uno de los sectores en los que más hincapié se hará en esta visita, según indicó por su parte el ministro chileno de Economía, Jorge Rodríguez Grossi, que acompaña a la presidenta en el viaje a Cuba.

Por su parte, el ministro cubano del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, quien también intervino en la apertura del seminario, manifestó la "total disposición" del Gobierno de la Isla de apoyar a las empresas chilenas con interés en invertir en Cuba.

Malmierca recordó que existen proyectos con Chile en distintas fases de negociación, con resultados en la esfera de la minería, y confió en que en 2018 se concreten nuevas iniciativas en las áreas de los servicios profesionales, turismo y agricultura.

Además, al igual que Bachelet, dijo que el Gobierno cubano no está satisfecho con las actuales cifras del comercio bilateral porque "existen potencialidades" para mejorarlo.

La visita de Michelle Bachelet a Cuba ha generado críticas y recelos en sectores políticos oficialistas y opositores, y es la penúltima gira exterior de la jefa de Estado, además de la que realizará a Japón.

En víspera del viaje, un grupo de senadores y diputados de derecha, centro e izquierda (entre ellos, el excandidato presidencial oficialista Alejandro Guillier) presentaron sendos proyectos de resolución en los cuales pidieron a la mandataria que rechazara "la violación a los derechos humanos" en la Isla.

En la agenda oficial de la visita de dos días que concluye este lunes no figura ningún encuentro con representantes de la disidencia interna del país caribeño.

Además de inaugurar el seminario de negocios, Bachelet visitará en esta jornada una escuela lleva el nombre del que fuera presidente chileno Salvador Allende (1970-1973), donde se firmará un convenio de colaboración bilateral en el sector de la Salud.

Ya por la tarde está previsto que se reúna en el Palacio de la Revolución con el general Raúl Castro.

Las Damas de Blanco han dicho de la visita de Bachelet que apoyar al Gobierno de Raúl Castro es "dar la espalda al pueblo cubano".

http://www.diariodecuba.com/cuba/1515439400_36461.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image