¡LOS LOCOS DIRIGEN EL ASILO!

Por: Carlos Vilchez Navamuel

http://carlosjvilcheznavamuel.blogspot.com

Resulta muy interesante las razones del porqué le han dado el premio Nobel de Economía de este año a Richard H. Thaler, un economista famoso como teórico en finanzas conductuales y por su colaboración con Daniel Kahneman y su contribución a lo que se llama hoy día la economía del comportamiento, esto es, básicamente la incorporación de la psicología a las ciencias económicas quien se doctoró en Ciencias Económicas en la Universidad de Rochester en 1974 y actualmente enseña en la University of Chicago Booth School of Business, y colabora con el "National Bureau of Economic Research".

El periódico español publicó el pasado 9 de octubre una reseña de este estadounidense y nos dice que “Thaler nació en 1945 en Nueva Jersey (EE UU). Sus investigaciones demuestran que las decisiones no siempre obedecen a criterios racionales, sino que también entran en juego variables psicológicas que las desvían de un comportamiento económico racional”.

https://elpais.com/economia/2017/10/09/actualidad/1507532364_821806.html

Wikipedia nos dice que “Thaler logró fama en el campo de la ciencia económica publicando una columna habitual en el Journal of Economic Perspectives desde 1987 a 1990 titulada "Anomalías", en la que documentaba casos particulares de conducta económica que parecían violar la teoría tradicional microeconómica. Thaler también ha escrito algunos libros orientados a lectores legos en el tema de las finanzas conductuales, incluyendo Quasi-rational Economics y The Winner's Curse. Este último contiene muchas de sus columnas "anomalías", revisadas y adaptadas para una audiencia popular”.

Además, la misma fuente explicó que “El Comité del Nobel indicó en la presentación del galardón de sus trabajos "han construido un puente entre el análisis económico y psicológico de la toma de decisiones por parte de los individuos, explorando aspectos cómo la racionalidad limitada, las preferencias sociales y la falta de autocontrol afectan a las decisiones de las personas y los resultados de los mercados." "Richard Thaler ha desempeñado un papel crucial en el desarrollo de la economía del comportamiento durante las últimas cuatro décadas", añadiendo que el economista estadounidense ha proporcionado los "cimientos" empíricos y conceptuales de este campo: "Al incorporar nuevas ideas sobre la psicología humana al análisis económico, ha dotado a los economistas de una mayor riqueza de herramientas analíticas y experimentales para comprender y predecir el comportamiento humano". Este enfoque conductual aporta a la economía "un análisis más realista de cómo piensan y actúan las personas cuando están tomando decisiones económicas", lo que ayuda a "diseñar medidas e instituciones que incrementan los beneficios para el conjunto de la sociedad".

Rebeca Gimeno escribió para el periódico El País un artículo sobre Thaler donde nos explica que “el 4 de enero de 2016, en la sala Continental del hotel Hilton de San Francisco, el economista pronunció -con mucho humor- su último discurso como presidente de la Asociación Estadounidense de Economía. “¡Los locos dirigen el asilo!”, bromea el profesor cuando recuerda su nombramiento al frente de esta prestigiosa institución. El título de su charla era: “Economía del comportamiento: pasado, presente y futuro”.

https://retina.elpais.com/retina/2017/10/10/tendencias/1507614115_739730.html

Algo de razón debe de llevar Thaler cuando dice ¡Los locos dirigen el asilo! No sabemos si se refería a él o no, sin embargo, aquí recordamos lo que predijo otro premio Nobel de Economía 2008, colaborador de opinión y economista del New York Times, Paul Krugman, porque se equivocó a lo grande, cuando predijo que “El mercado de valores “nunca” se recuperaría del triunfo de Donald Trump”. Un día después el Dow Jones Industrial Average subió a un máximo histórico”. Lo que demuestra que sí hay más de un loco dirigiendo el asilo. ¿No les parece?

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image