LOS SOÑADORES

Fernando J. Milanés, M.D.

En materia migratoria hay que tener en cuenta que aunque es asunto federal y por lo tanto la legislación principal que aplica es la aprobada por la Cámara de Representantes y el Senado (aunque luego es firmada por el Presidente).

Muchos inmigrantes que entraron en los EEUU ilegalmente, trajeron con ellos a sus hijos, muchos bebes o muy pequeños. Aunque estos padres fueron los principales responsables del destino de sus hijos, estos crecieron, se educaron y trabajan acá y son inocentes de la situación ilegal que confrontan.

Por ese motivo y considerando el factor humano, el Presidente Obama escribió una orden ejecutiva indultando a estos ya adolecentes y/o adultos (DACA). Desafortunadamente, el poder ejecutivo aplica y no origina ni cambia las leyes.

Varios Estados dieron un plazo al nuevo Presidente Trump para que cancelara esa orden migratoria o apelarían al Poder Judicial. Esta es la disyuntiva. Personalmente creo las leyes existen para cumplirse, y si son injustas y/o inadecuadas se apela al Poder Legislativo para que se cambien.

La ley migratoria del presente no se conforma con las necesidades del momento y urge cambiarla y de alguna forma legalizar a los millones de personas decentes que en estos momentos no es permitida su estancia. No se debe ofrecer amnistía, ya que eso haría una gran injusticia a los muchos que esperan largo tiempo para entrar al país legalmente.

La orden ejecutiva DACA tendrá que abolirse por no ser constitucional, pero estos jóvenes no deben ser deportados a unos países que no son de ellos ya que en idioma, costumbres y experiencia son “americanos”.

Deben seguir con sus permisos de estadía mientras en corto plazo el congreso haga una ley donde su residencia se legalice. Esto es lo humano y lógico y espero que ambos partidos políticos dejen atrás sus divisiones y actúen con celeridad.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image