¿ENGORDA LA CERVEZA?

Por Carla Sánchez Zurdo

Es verano y para todos es casi una costumbre tomarnos una cerveza de aperitivo o por la tarde con los amigos.

Asociamos el hecho te tener barriga a la cerveza pero, ¿alguna vez nos hemos parado a pensar si es la cerveza lo que engorda?

Una lata de cerveza son aproximadamente 150 kcal; si una persona corriente tiene que ingerir al día 2000-2500 kcal, esas 150 kcal solo suponen un 7 % de las calorías diarias.

Y si se trata de cerveza sin alcohol, son 50 kcal, lo que supone un 2 %.

BENEFICIOS

La cerveza tiene multitud de beneficios para la salud pero siempre hablando de cantidades moderadas.

Por moderación entendemos como máximo de una cerveza al día para mujeres y dos cervezas al día para hombres. Y para ser más exactos, 250 ml en mujeres y 500 ml en hombres.

En la cerveza destacan tres componentes principales, el agua, el silicio y el lúpulo.

  • El 92 % de la cerveza es agua, de ahí su alto poder diurético en combinación con otro mineral, el potasio, cuya función principal es promover la diuresis.
  • El silicio es sinónimo de salud ósea, pues ayuda a densificar los huesos y que estén más fuertes.
  • El lúpulo es antioxidante, y además previene la formación de piedras en el riñón.

Hay estudios que demuestran que la ingesta de cerveza con moderación mejoran los niveles de HDL (colesterol bueno) y eso a la larga, es salud cardiovascular.

CERVEZA Y EJERCICIO

¿Es bueno tomarse una cerveza después de hacer deporte?

Después del ejercicio buscamos hidratarnos y reponer nutrientes perdidos tras el esfuerzo.

Uno de los compuestos de la cerveza es el alcohol, sabemos que puede alterar las funciones corporales y comprometer la recuperación del deportista, ya que el alcohol inhibe la hormona antidiurética produciendo deshidratación. Además, al ser un vasodilatador, aumenta la pérdida de líquidos por deshidratación.

¿Y si lo que tomamos tras el ejercicio es una cerveza sin alcohol?

La cerveza sin alcohol tras el ejercicio si es un buen recuperador, nos repone el líquido perdido junto con la reposición de minerales y vitaminas. Además aporta vitaminas del grupo B, potasio, magnesio y fósforo.

Y al ser rica en lúpulo, que es antioxidante, disminuye el estrés oxidativo tras el ejercicio.

La conclusión es que asociar la cerveza a la barriga prominente no es correcto, deberíamos analizar nuestra alimentación diaria, las tapas que consumimos cuando salimos a tomar algo, y si realmente el consumo de cerveza es con moderación o es un consumo fuera de los parámetros recomendados.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image