¿SCARAMUCCI O SCARAMOUCHE?

Por Hugo J. Byrne

Hollywood filmó en 1952 una película basada en una novela histórica de Rafael Sabatini titulada “Scaramouche”, e interpretada por Stewart Granger y Janet Leigh. La obra de Sabatini, un escritor serio, no debe confundirse con las bufonadas de un “scaramuccia”, palabra italiana que literalmente se traduce al español como participante de una escaramuza, pero que en italiano tiene connotaciones despectivas.

El original personaje Scaramouche, (versión francesa de la palabra italiana scaramucci que es escaramuza en español) era muy popular entre los aficionados al teatro buffo en la Italia de los 1600. Su más renombrado intérprete fue Tiberio Fiorillo, quien modificó la fisonomía de Scaramouche usando maquillaje en lugar de la clásica careta. Fiorillo, un comediante de bigote largo y barbita recortada, se hizo de una carrera de tanto parodiar al clásico Scaramouche. Lo hizo tan fielmente que el público lo bautizó con ese nombre. En definitiva que Fiorillo alcanzó fama y fortuna mediante el bien simple expediente de quitarse la careta.

En la “commedia dell’ arte” el personaje de Scaramouche era una combinación de sirviente y villano enmascarado, al mismo tiempo que payaso, alardoso y cobarde. En una ocasión de la época distante en que lo “políticamente correcto” podía ser sólo una futura pesadilla surrealista, un amigo afirmó que Alberto Garrido interpretaba a un negro mejor que lo pudiera hacer un negro real. Y quien hablaba era por cierto muy negro. Ahora vayamos al grano.

Anthony Scaramucci, flamante Director de Comunicaciones de la Casa Blanca y socio administrativo en uno de los más poderosos consorcios de inversiones en Estados Unidos, “StateBridge Capital”, parece haber hecho exactamente lo contrario. Luce haberse puesto la misma careta que descartara Fiorillo.

Se ha dicho que Trump compartía varias de las posiciones políticas de Scaramucci en los tiempos en que su única preocupación era sus negocios. Mi respuesta a ello es que no voté por Trump por compartir sus ideas pasadas, sino por la alternativa. De hecho todo quien me lee sabe que mis favoritos candidatos, todos republicanos, fueron decisivamente derrotados por Trump en las primarias. Algunos, fueron víctimas de sus propios errores políticos.

No puedo citar todas las ideas políticas de Scaramucci, a las que me opongo. Me limito a las que amenazan con daño severo e inminente a la nación y la lista está en el orden de importancia que yo les adjudico. Este es un comentario de mi parecer, no una información al público. Empiezo con sus opiniones y a continuación expongo las mías.

Scaramucci: el evento económico más importante del año es la reconexión de las economías de Estados Unidos y Cuba y las oportunidades implícitas en esa relación”.

Byrne: las únicas “oportunidades” serán precisamente sólo para aquellos “oportunistas” que logren que sus inversiones sean garantizadas por el Tesoro de U. S. de manera que seamos los contribuyentes responsables por ellas cuando renieguen la deuda. Lo mismo que ocurrió en 1991 con la Unión Soviética ($81 billones). El régimen castrista no paga su deuda exterior desde 1986. La Habana sólo puede comerciar con un crédito que no tiene ni merece, pero Obama estaba listo a extendérselo.

Scaramucci: Es posible tomar medidas para combatir los cambios climáticos sin arruinar la economía. El hecho de que aún hay muchos afirmando que los cambios climáticos no ocurren, es descorazonador.

Byrne: no sé de nadie que niegue que se produzcan cambios en el ambiente. Han ocurrido cambios climáticos desde mucho antes de que los seres humanos habitáramos el planeta. Ha sido probado que las acciones humanas en Estados Unidos no están provocando esos cambios. India y China son las naciones que más destruyen el ambiente. Brasil ha devastado casi la mitad de su selva tropical, productora de lluvia. El mito es simplemente otro método de avanzar la agenda totalitaria de la izquierda radical en América.

Scaramucci: Siempre he sido partidario de fuertes leyes para controlar las armas de fuego. En Estados Unidos tenemos el 5% de la población del mundo y el 50% de las armas de fuego. Enough is enough”.

Byrne: el uso ilegal de armas de fuego no puede eliminarse con más leyes. La noción es absurda. Los estados y las ciudades con el mayor índice de crimen violento de acuerdo a las estadísticas del F. B. I. son los mismos imponiendo las regulaciones más estrictas, infringiendo el derecho básico a defender vida y familia. Illinois y su capital Chicago, son diaria evidencia de ello.

Scaramucci: No soy partidista sino práctico. Voté por Clinton y por Obama”.

Byrne: Confesión muy aclaratoria. El señor Scaramucci demuestra que el acumen para los negocios no es exactamente el mismo que se necesita para ejercer una posición de influencia o poder políticos.

Scaramucci: Los republicanos deberían abrazar el matrimonio homosexual y apoyarlo como un derecho que les asiste”.

Byrne: los derechos civiles deben extenderse a todos los ciudadanos por igual, sean heterosexuales u homosexuales. Sin embargo, el matrimonio no es un “derecho” sino una institución universal milenaria que precede a la historia. La familia es la unidad básica de toda sociedad y el individuo es el centro de esa institución. Sin embargo, solo una familia heterosexual puede procrear. Get my wind Mr. Escaramuza?

En su primera conferencia de prensa el nuevo Director de Comunicaciones de la Casa Blanca les tiró un beso a los periodistas (¡!).

Ahora un último comentario y una pregunta bien seria a los lectores. Mr. Escaramuza, cuyo capital se aprecia conservadoramente en $90 millones, ha visitado Castrolandia varias veces sondeando sus oportunidades de inversión. ¿Se sienten muy confortables con “esta escaramuza” tan cercana al oído presidencial?

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image