TRUMP, GATES, OBAMA Y BERGOGLIO

Por Hugo J. Byrne

Recientemente el ex Secretario de Defensa Robert Gates dio su opinión del histórico discurso del Presidente Trump sobre el terrorismo musulmán y otros temas en presencia del Rey de Arabia Saudita. No creo que esa entrevista con el antiguo Secretario haya recibido la publicidad que merece.

Gates no es santo de mi devoción por haber transigido con Obama, permaneciendo al frente de la Secretaría de Defensa en una administración que abiertamente abogaba por una reducción en la capacidad americana de preservar nuestras libertades e intereses allende los mares. Sin embargo, Gates inició una serie de demandas formales a la nueva administración precisamente para contrarrestar las políticas orates de la ultra izquierda gobernante. Aunque no obtuvo efecto alguno, Gates permaneció en sus funciones, avalando con su presencia esas estrategias que fracasaran desde el primer día.

Hablando ante la “Fundación para la defensa de la Democracia” Gates ahora comparó el discurso del Presidente Trump al del ex Presidente Barak Hussein Obama sobre el mismo tema en el Cairo, Egipto, en el año 2009: “Las declaraciones del Presidente Trump indican una dirección diferente y en mi criterio, mejor.

Reconoció que Obama había culpado a América por todos los problemas pasados y contrastó negativamente su administración a la de Trump, quien de acuerdo a su criterio “había responsabilizado a los estados musulmanes de esos desaciertos. ¿Es este un proceder justificable? Con todo el respeto que merezca el mundo oficial de Estados Unidos, cabría preguntar ¿Dónde estaba Mr. Gates cuando su nuevo jefe declaró toda esa bazofia en 2009, en El Cairo? Mr. Gates estaba al frente del Departamento de Defensa, herencia que aceptó Obama de George W. Bush.

Nadie en la administración Obama protestó su abyecta reverencia ante el Rey de Arabia Saudita al inclinar la cabeza al mismo nivel que el trasero, esfuerzo considerable para el ex presidente, causada por “esteatopigia”. Esta joroba del “derriere”, se estudia en antropología desde hace muchos años, pero no he podido encontrar la traducción de esa palabra al español.

La esteatopygia la define Google como una deformación genética del Homo Sapiens del África Subsahariana, en la que se desarrollan considerables tejidos adiposos en los glúteos. Esa deformación es mucho más común entre las mujeres, pero también puede ocurrir en algunos hombres. No hay duda que Obama heredó ella de su padre, pues a su difunta madre la pueden ver en cueros todos quienes tengan acceso al internet: su cuerpo “au naturel”, lucía normal. Humillándose ante el jefe de un estado extranjero, Obama forzó a todo americano con vergüenza, a sentirse igualmente humillado.

Ahora estudiemos a Jorge Bergoglio, jesuita marxista y alumno aventajado de Pedro Arrupe, quien finalmente hizo posible mi separación definitiva de la Iglesia Católica. Deseo aclarar que mis principios cristianos no han sido afectados en un adarme, tan sólo mi militancia en la grey. Garantizo al lector que en esto no estoy solo y que el cismático no soy yo.

Este sepulcro blanqueado también ha hecho posible que la Iglesia fundada por Jesús y erigida por el Apóstol Pedro con el sacrificio de su vida, finalmente refleje con propiedad el destino nefasto que le asignara el ex gacetillero socialista Benito Mussolini por obra y gracia de su concordato de 1929 en el Palacio de Letrán: un estado político como cualquier otro, preocupado solo con la protección de intereses temporales.

No creo que esta admisión me gane simpatía entre algunos lectores, pero como afirmara Luz y Caballero, solo el apego a la verdad por dura que ella sea, nos identifica objetivamente como hombres.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image