LA CONFIANZA EN EL MÉDICO AYUDA A REDUCIR LA SENSACIÓN DE DOLOR

El médico puede actuar como una suerte de placebo social durante las intervenciones clínicas dolorosas.

Acudir al médico se convierte para muchas personas en una experiencia estresante porque temen el dolor que van sufrir durante la visita. Pero ¿qué sucede si el paciente sabe que el facultativo nació en la misma localidad que él? ¿O que a ambos les gusta la misma comida o profesan las mismas ideas religiosas o políticas? El sentimiento de conexión cultural con el médico ayuda a que la sensación de dolor se reduzca en el paciente.

«El dolor también tiene un componente psicológico», señala Elizabeth Losin, de la Universidad de Miami y autora principal del estudio. El objetivo de su reciente investigación era encontrar maneras de ayudar a las personas que temen ir al médico por el dolor que les pueda causar o que incluso tienen fobia al médico.

Atención sanitaria simulada

Los experimentadores utilizaron una versión modificada del paradigma de grupo mínimo, un método de investigación usual para crear grupos basados en algo completamente arbitrario y superficial (preferencias artísticas, por ejemplo). Este enfoque permite averiguar las condiciones mínimas necesarias para que se produzca un comportamiento intergrupal en el mundo real (entre estos, la discriminación).

En el estudio de Losin, los grupos no eran tan arbitrarios. «Entregamos a los participantes un cuestionario para conocer su ideología política, religiosa y su postura frente a los roles de género. Cuando entraron en el laboratorio, dividimos a los participantes en dos grupos y les explicamos que se les había asignado a uno de ellos según sus respuestas en el cuestionario, pero no les detallamos en qué pregunta nos basábamos». Con ello, los investigadores pretendían que las personas del mismo grupo pensaran que tenían algo en común, creencia que podían manifestar con sentimientos positivos, como la confianza. También dividieron a los probandos en médicos y pacientes.

Los participantes que interpretaron el rol de paciente interactuaron con un supuesto médico de su propio grupo y uno del otro. Durante la interacción clínica simulada, los «médicos» sometieron a los «enfermos» a un procedimiento de inducción de dolor. Este consistió en la aplicación de calor en el antebrazo interno del probando. La intención era simular un proceso médico doloroso.

Tras la interacción, los investigadores evaluaron, mediante cuestionarios, el grado de sentimiento de similitud y confianza que habían sentido los médicos y pacientes entre sí. Según los resultados, cuanta mayor era la confianza y el sentimiento de similitud hacia el supuesto médico, menos dolor experimentaban los pacientes. Esa reducción resultaba más marcada en los participantes que presentaban niveles altos de ansiedad en su día a día.

«En general, es como si el médico actuara como un placebo social», resume Losin. «Cuando alguien cree que algo va a ayudarle a reducir el dolor, su cerebro libera sustancias químicas para aliviar ese dolor».

Más información en Journal of Pain

Fuente: Universidad de Miami

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/la-confianza-en-el-mdico-ayuda-a-reducir-la-sensacin-de-dolor-15271

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image