LA PERCEPCIÓN DE FRÍO FAVORECE EL CONTROL COGNITIVO

Incluso imaginarse en un entorno con bajas temperaturas mejora el control cognitivo, es decir, la capacidad de inhibir conductas impulsivas de manera voluntaria.

Si necesita aumentar su control cognitivo es mejor que contemple una fotografía de un paisaje helado antes que una instantánea en la que aparezca una playa a pleno sol. Investigadores de la Universidad Ben–Gurión del Néguev, en Israel, han comprobado que la percepción de temperaturas frías favorece el control cognitivo, incluso si esa sensación se obtiene tan solo contemplando una imagen.

«Las expresiones metafóricas de "una mente fría y calculadora", "una respuesta cálida" y "una cabeza fría" tienen una razón científica, según demuestra nuestro estudio», explica Idit Shalev, autora principal de la investigación. «Trabajos anteriores se han centrado en el efecto que la temperatura desempeña en el control cognitivo, pero esta es la primera vez que hemos sido capaces de medir los efectos de la temperatura percibida», añade.

El control cognitivo consiste en la habilidad de inhibir, de manera deliberada, el impulso de efectuar una acción para realizar, en cambio, otra más apropiada o necesaria y que nos puede beneficiar a largo término. Ello permite que evitemos actuar de manera impulsiva y que no llevemos a cabo algo de lo que seguramente nos arrepentiremos. Por ejemplo, si una persona está a dieta y ve un dulce suculento en el escaparate de una pastelería, pero decide no entrar y comprárselo, exhibe control cognitivo.

Con la imaginación

Para el estudio, los investigadores provocaron en los probandos la sensación de frío o calor mediante una experiencia táctil. En un segundo experimento, en vez de causarles una percepción física, les mostraron fotografías de paisajes fríos, cálidos o neutros (una calle de hormigón) y les pidieron que se imaginaran en ellos. Mientras, debían realizar ejercicios antisacádicos, un método habitual para medir el control cognitivo. Esta prueba consiste en mirar en dirección opuesta a la de un objeto que se mueve. En ambos experimentos, el frío conducía a que los sujetos obtuvieran un mejor desempeño en dicha tarea.

«Las personas que vieron un paisaje frío mejoraron en el control cognitivo, incluso sin un desencadenante físico que causara esa sensación. Es decir, el control cognitivo se puede activar incluso con solo utilizar procesos conceptuales», señala Shalev. También sugiere una posible explicación para la relación entre la temperatura y el control cognitivo. «Mientras que las señales de calor inducen una actitud relajada, las señales frías activan el estado de alerta y una posible necesidad de aumentar el control cognitivo».

Más información en Psychological Research

Fuente: Universidad Ben–Gurión del Néguev

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/la-percepcin-de-fro-favorece-el-control-cognitivo-15178

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image