PRIMERA EXPOSICIÓN UNIVERSAL EN LONDRES.

(1 de mayo de 1851)

La primera Exposición Universal tuvo lugar en Londres en 1851. Conocida como Gran Exposición (Great Exhibition of the Works of Industry of all Nations). Su objeto fue mostrar el progreso de la civilización occidental a todo el mundo: maquinaria, manufacturas, esculturas, materias primas y demás productos de la creciente industria y tecnología. La apertura, el 1 de mayo, en Hyde Park, mostró todas esas maravillas en un incomparable marco: el Palacio de Cristal. El príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria, fue el principal promotor de este acontecimiento.

La exposición se centraba en el progreso y la modernidad, y evidenció la supremacía de Inglaterra como el país más avanzado industrialmente de su época. Los productos ingleses ocupaban más de la mitad del Palacio de Cristal, manifestando la pugna entre lo viejo y lo nuevo en la Europa decimonónica. Algunos países mostraban productos en los que aún predominaba la elaboración artesanal. Las colonias inglesas enviaron gran variedad de artículos que despertaron la imaginación del público ya quedó patente la diferencia entre un emergente grupo que formaría el Primer Mundo frente a los que después serían países en “vías de desarrollo”.

La base de esta exposición era la fe en el conocimiento científico. La ciencia estaba originando nuevos y poderosos cambios en la manera de producir y de entender la vida., modificando el pensamiento. El hombre ansiaba adquirir el mayor conocimiento posible para poder controlar a la naturaleza. Ciencias como la física, la genética, la psicología, la antropología, la sociología comenzaron a atraer cada vez más adeptos para su estudio.

La financiación requerida para ponerla en marcha corrió por cuenta del Príncipe Alberto, ya que muy pocos creían al principio en el proyecto. Pero este logró obtener todo el dinero necesario, dirigió personalmente las obras y participó activamente en la elaboración del programa de la exposición.

No solo consiguió impresionar al mundo entero, sino que el evento se convirtió en un hito en la historia del turismo, además de un negocio muy rentable. Con los beneficios alcanzados gracias a los más de 700.000 visitantes que pagaron entrada y a los 6 millones que merodearon por los alrededores del edificio, se acometió la urbanización de lo que hoy es el nudo entre South Kensington y Knightsbride, que entonces era una deprimida área suburbial.

Alberto quiso transformar Kensington en el epicentro de un Londres moderno, próspero y floreciente. Una ciudad espaciosa y con agua corriente. Su preocupación por el saneamiento urbano acabó costándole la vida, al contraer tifus cuando inspeccionaba las cloacas de la Torre de Londres. La Gran Exposición fue uno de los eventos que más han influido, a lo largo de la historia, en la transformación que llevó a Londres a ser considerada una de las capitales del mundo.

La exposición recibió objetos extravagantes como un trono de marfil, el enorme diamante de Koh-i-Noor, además de inventos sorprendentes, como una cama que despertaba a su ocupante catapultándolo directamente a una bañera de agua fría o una fuente que manaba agua de colonia.

La organización de esta expo aparece en la película "La Joven Victoria"

La película "The young Victoria".

Directed by Jean-Marc Vallée

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image