LA SEMANA EN LOS EE.UU. 2-25-2011

JUEZA DESESTIMA PETICIÓN DE POSADA CARRILES DE ANULAR TRES DE LAS ACUSACIONES

 

La jueza Kathleen Cardone desestimó hoy la solicitud de la defensa del anticastrista Luis Posada Carriles de anular a su cliente tres de los once cargos que enfrenta por presunto fraude y perjurio en su solicitud de asilo político y ciudadanía en Estados Unidos.

Cardone le concedió la razón a los abogados del exiliado cuando se quejaron de que los fiscales federales demoraron de manera "deliberada" la entrega de documentos que forman parte de las pruebas para el juicio que se reanudó este martes, tras doce días de suspensión.

"Es difícil para este tribunal creer que la Fiscalía simplemente ignoró este material", dijo la jueza.

Arturo Hernández, abogado del cubano-venezolano, presentó varias mociones en la que sostuvo haber recibido de manera tardía documentos que podían "ser exculpatorios de su cliente", arguyendo que la Fiscalía Federal los habría tenido en su poder por meses antes de entregarlos.

Estos documentos, desclasificados, mencionan reportes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés) en los que se señala que el gobierno cubano, bajo el mando del exmandatario Fidel Castro, pudo haber plantado los artefactos explosivos en destinos turísticos de Cuba en 1997.

En los atentados perdió la vida el turista ítalo-canadiense Fabio Di Celmo. Cuba acusa a Posada Carriles de las explosiones.

Según el informe, Castro habría ordenado los atentados para desviar la atención de la visita del Papa Juan Pablo II y presuntamente pretendía culpar al exilio cubano, específicamente a Posada Carriles.

Un segundo documento también desclasificado revela que Castro tenía un supuesto plan para asesinar al exiliado en 2004, poco después de que éste recibiera un indulto de la presidenta saliente de Panamá Mireya Moscoso, país aquel donde estuvo preso cuatro años por posesión de armas.

Los fiscales sostuvieron que el contenido de los documentos estaba basado en conjeturas y opiniones de agentes del FBI y que también en algún momento habrían dicho que el acusado trabajaba para el gobierno cubano.

Cardone amonestó a los fiscales, pero permitió que el juicio continuara sin eliminar los cargos solicitados por el abogado en los que se acusa al enemigo acérrimo de Castro de supuestamente mentir en su audiencia de asilo político en 2005 al negar que habría solicitado a otra persona plantar bombas en la isla en 1997.

La defensa del ex agente de la CIA, liderada por Hernández, solicitó también la suspensión del testimonio del coronel cubano Roberto Hernández Caballero, quien participó en las investigaciones de los atentados en Cuba y al que acusaba de no revelar abiertamente sus vínculos con el gobierno castrista.

La sesión reanudó hoy con el testimonio de Hernández, quien continuó con la identificación de fotografías que muestran los daños ocasionados por las explosiones del 4 de septiembre de 1997 en los hoteles Copacabana, Chateau de Miramar, y en el Neptuno Tritón.

En las fotografías del Copacabana se aprecia una mancha de sangre que se identificó sería de Di Celmo.

Preciso que las explosiones causaron heridos e identificó, además, fotografías de las explosiones en el hotel Neptuno Tritón y de La Bodeguita que mostraron derrumbes de estructura y destrucción en general.

Durante el testimonio del militar cubano, Posada Carriles se mostró atento, en contraste con las sesiones anteriores, que parecía estar cansado y en ocasiones dormitando.

Incluso, en un momento pidió una hoja y pluma a sus abogados y comenzó a tomar notas, más tarde la dobló y la guardó.

 

 

CLINTON LLAMA A DETENER BAÑO DE SANGRE "COMPLETAMENTE INACEPTABLE" EN LIBIA

 

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, afirmó hoy que el "baño de sangre" que está causando el régimen libio con su violenta represión de los manifestantes es "completamente inaceptable" y "tiene que parar".

El mensaje de la comunidad internacional a Libia "es muy claro y no deja lugar a equívocos: no hay duda de que la violencia tiene que parar" y que el Gobierno de Muamar el Gadafi tiene que respetar los derechos universales del pueblo libio, dijo Clinton.

Tras señalar que el "baño de sangre" en Libia, donde los muertos por la represión se cuentan por centenares, es "completamente inaceptable", recordó al régimen libio que tiene la "responsabilidad de respetar los derechos universales de sus ciudadanos", incluyendo el derecho de expresarse libremente y el de reunirse pacíficamente.

"Estamos en contacto con muchos funcionarios libios directa e indirectamente y con otros gobiernos en la región para intentar influir en lo que está ocurriendo dentro de Libia", indicó.

La jefa de la diplomacia estadounidense advirtió además a Gadafi que EE.UU. puede tomar medidas si no frena la represión, aunque dijo que lo hará en consulta con la comunidad internacional.

El Consejo de Seguridad de la ONU se encuentra reunido para abordar la crisis política por la que atraviesa Libia y una posible condena por la violencia, recordó Clinton.

"En la medida en que logremos entender mejor lo que realmente está pasando -porque la comunicación ha sido bloqueado muy efectivamente y estamos intentando reunir la mayor información posible- tomaremos medidas apropiadas en línea con nuestras políticas, nuestros valores y nuestras leyes", explicó.

"Trabajaremos en consulta con la comunidad internacional", añadió.

Clinton también instó a la "contención" y a respetar los derechos de los ciudadanos en los otros países del norte de África, Oriente Medio y el Golfo Pérsico donde se suceden las protestas o se ha iniciado un proceso de transición.

Son de "gran preocupación" las informaciones sobre la violencia empleada "en Yemen y en otros lugares", dijo.

En cuanto a Bahrein, Clinton aplaudió la liberación de algunos presos y la iniciativa del príncipe heredero, Salman bin Hamad al Jalifa, de promover un "diálogo valioso con todo el espectro de la sociedad" bahrainí.

Pero, subrayó, a las promesas deben seguir "acciones concretas y reformas".

"Instamos a todas las partes a trabajar con rapidez de manera que un diálogo nacional resulte en medidas significativas que respondan a las aspiraciones legítimas de todos los bahrainíes", señaló.

Por otro lado, la secretaria de Estado resaltó que el "proceso para crear un nuevo Egipto y un nuevo Túnez solamente ha comenzado", y aunque EE.UU. aplaude el compromiso que han manifestado líderes egipcios con una transición ordenada hacia un gobierno democrático, necesitan también tomar medidas "concretas" para impulsar el cambio político, dijo.

"Seguiremos siendo un socio que respalda a la gente de ambos países en la medida en que buscan un futuro mejor", señaló.

"En todo Oriente Medio, la gente reclama a sus gobiernos una mayor apertura, rendición de cuentas y receptividad" a sus exigencias, afirmó.

"EE.UU. cree que les interesa a los gobiernos entablar contactos de manera pacífica y positiva a la hora de atender los reclamos y de trabajar para responder a ellos", porque sin un proceso real hacia sistemas políticos abiertos y responsables, dijo, "la brecha entre los ciudadanos y los gobiernos solamente aumenta y la inestabilidad solamente se agrava".

 

PROPONEN QUE LOS ALUMNOS PUEDAN IR ARMADOS A LA UNIVERSIDAD EN TEXAS

 

Los alumnos de las universidades de Texas podrían acudir al recinto armados si llegara a prosperar una propuesta de ley presentada ante la cámara legislativa de dicho estado de Estados Unidos, informaron este lunes medios estadounidenses.

 

El gobernador de Texas, el republicano Rick Perry, se ha manifestado a favor de esta iniciativa respaldada por más de la mitad de los miembros de la Cámara de Representantes, que de aprobarse permitiría a los alumnos llevar armas de mano.

 

Los partidarios de la singular medida argumentan que casos como la masacre en las universidades de Virginia Tech, en 2007, y en Illinois en 2008, demuestran que la mejor defensa contra alguien que use un arma es que se pueda disparar contra él.

 

“Es estrictamente una cuestión de legítima defensa”, dijo el senador Jeff Wentworth, republicano por San Antonio a la cadena de televisión Fox.

“Yo no quiero que se repita en el Campus de la Universidad de Texas lo que pasó en Virginia Tech, donde un loco suicida entra en un edificio y puede escoger entre los niños totalmente indefensos como patos sentados”, agregó.

 

Pero William Powers el presidente de la Universidad de Texas, donde estudian 50.000 jóvenes, se ha opuesto a esta medida argumentando que la mezcla de armas, campus y fiestas es muy volátil.

 

Sólo otro Estado, el de Utah, ha aprobado una ley similar mientras que otros 23 han rechazado propuestas parecidas desde la masacre de 2007.

En la mañana del 16 de abril de 2007, el estudiante Seung-Hui Cho, armado con una pistola automática Glock y otra Walther P22, asesinó a 33 personas y dejó 23 heridos.



 

 

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image