EL BREVE SUEÑO DE LOS ELEFANTES

Los elefantes tienen el nuevo récord de permanecer en vela, y ratifican que cuanto más grande es el cuerpo, menos necesidad se tiene de dormir.

Los elefantes se las apañan durmiendo asombrosamente poco: en total, dos horas al día les es más que suficiente. No duermen además de un tirón, sino que reparten ese tiempo de sueño en cuatro o cinco segmentos, el más largo de los cuales dura alrededor de una hora, tal y como ha demostrado el equipo de investigadores de Paul Manger, de la Universidad del Witwatersrand, de Johannesburgo.

De los elefantes en cautividad ya se sabía que duermen entre tres y siete horas. Para comprobar si eso valía también para los animales en libertad, esos investigadores observaron durante 35 días a dos matriarcas de manada de elefantes del Parque Nacional de Chobe, en Botswana. Una indicación precisa acerca de los momentos de sueño y de vigilia se obtenía con un detector de actividad, que se implantó en la trompa con los animales narcotizados; se les colocó además un collar GPS. Cuando no se registraba movimiento alguno de la trompa durante cinco minutos, se concluía que el ejemplar dormía.

Los elefantes no solo se descubren como una especie que le dedica particularmente poco tiempo al sueño, sino que incluso es capaz de no dormir durante dos noches seguidas. En muchos casos se tiran hasta 46 horas seguidas sin dormir, y no parece que lo compensen a la noche siguiente. En esas fases de vigilia recorren unos 30 kilómetros, presumiblemente para escapar de los leones o de cualquier otra perturbación de la paz.

Durante el período de observación, los animales cambiaron además a diario de lugar para dormir. Factores ambientales como la humedad y temperatura del aire influían en el momento en que se ponían a dormir. Al contrario que sus parientes en cautiverio, dormían de pie: solo en un tercio de las ocasiones lo hicieron tumbados. Los investigadores suponen que los elefantes experimentan pocas fases REM del sueño. El sueño REM va acompañado de una profunda distensión muscular y por lo tanto, o es imposible estando de pie o solo puede durar muy poco. La fase REM desempeña en las personas y en otros mamíferos un papel importante en la formación de recuerdos. Parece, sin embargo, que los elefantes recuerdan bien sin ese tipo de sueño, no en balde son famosos por su extraordinaria memoria.

Se sabe desde hace mucho que hay una relación inversa entre el tamaño del cuerpo de los mamíferos y la necesidad de dormir que tienen. Este efecto es especialmente intenso entre los herbívoros; se supone que se debe a que tienen que gastar mucho tiempo en alimentarse. Con dos horas, los elefantes tiene ahora el récord de brevedad del sueño, seguidos de cerca por los caballos, con tres, y las jirafas, con entre cuatro y cinco horas.

No está claro, eso sí, hasta qué punto se pueden generalizar las conclusiones del estudio. No se ha investigado a ningún macho, y los dos animales estudiados tienen que estar particularmente vigilantes por su función de matriarcas.

Más información en PLoS ONE.

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/el-breve-sueo-de-los-elefantes-15080

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image