MORENO Y LASSO AVANZAN A SEGUNDA VUELTA ELECTORAL EN ECUADOR

Por Hugo Vilchez Valero

Diario Las Américas

La necesidad de un 40% de votos mínimo y la diferencia de más de un 10% sobre el candidato más cercano, serían las razones para llevar a la segunda vuelta electoral en Ecuador

La Asamblea Nacional, de acuerdo con las cifras de votación, estaría muy dividida y, al parecer, Alianza País sería la primera minoría. La oposición recibió un buen respaldo y los analistas políticos hablan de un congreso conflictivo.

A raíz de los primeros resultados, los candidatos Lasso y Moreno tienen una guerra de micrófonos pidiendo uno que reconozcan su victoria en una sola vuelta y el otro defendiendo la segunda vuelta.

Al confirmarse estos resultados se puede hablar de un partido oficial que sufre un desgaste político y una oposición que ha ganado confianza, pero que debe darle garantías al país de que no regresará al pasado y que el futuro vendría con propuestas buenas de avance.

El CNE confirma que hay que esperar a consolidar el 100% del escrutinio y que en su momento se dará a conocer la situación. Cada voto es peleado en todos los centros del país y se considera que es una de las elecciones más reñidas porque el avance de la oposición por un lado y la opción casi confirmada de ir a una segunda vuelta, atentan contra el actual Gobierno.

Los datos de la corporación Participación Ciudadana, la contabilización de los datos en un conteo rápido con más del 80% de la muestra, igualmente confirman la segunda vuelta electoral.

Jornada electoral

Una encuesta a boca de urna, el llamado exit poll, cerca de las 5 de la tarde, señaló que Lenín Moreno, Alianza País (oficialismo), marchaba al frente el proceso electoral ecuatoriano con 39,5% de los votos y Guillermo Lasso, Creando Oportunidades (Creo), uno de los representantes de la oposición, se ubicaba en segundo lugar con 30,5%. La empresa Cedatos, responsable de la información, advirtió que su trabajo tiene un margen de error de 2,4%.

Otras encuestadoras referidas por el oficialismo y lanzadas por sus canales de televisión indicaban que Moreno estaba al frente con 42,9% por delante de Guillermo Lasso con apenas 27,7%, pero insistían en esperar los resultados oficiales del CNE. El canal TC y GamaTV (ambos del Gobierno) presentaron su propio exit poll y lo confrontaron con la empresa Cedatos. Ellos consideran que el margen de error es de 2% y es en su consideración muy creíble que sólo se daría una sola vuelta electoral.

Bajo el microscopio, viendo la información de Cedatos, se podía determinar que habría una segunda vuelta puesto que se necesita como mínimo el 40% de los sufragios y una diferencia de 10% sobre el contendiente más cercano. Los seguidores de Alianza País señalaron que la ventaja era mayor y que todo culminaría este domingo, pero Lasso mantenía un discurso de unidad y llamaba a los indígenas a que nos los iba a olvidar, de esta manera afirmaba su paso a la segunda vuelta el próximo 2 de abril.

En la Amazonía perdía Moreno (32,2%) frente a Lasso (40,3%), donde el tema petrolero y los indígenas ha sido una discusión del día a día y en la Costa ocurría lo contrario gracias a que, en esa zona, tras el terremoto del 16 de abril de 2016, el Gobierno había mantenido un contacto directo con la gente y los analistas dicen que eso pudo ser un punto de ventaja, a pesar de las críticas de lo poco que había hecho el Estado. En La Sierra perdía Moreno frente a Lasso y Guayas (Pichincha) iba a favor del oficialismo; la capital, Quito, quedaba en el bando de Lasso.

Expertos en el tema electoral dijeron que los llamados votos escondidos (aquellas personas que no dijeron por quién iban a votar y fueron incluidos en el 40% de los indecisos) definieron su interés este domingo y la tendencia, de ahí el resultado previo, y que el tema de la corrupción no hizo mucha mella a pesar de los escándalos, además de que fue tímidamente tocado por la oposición.

Con vistas a la segunda vuelta, Lasso debiera lograr unir a la oposición en su entorno y teóricamente pudiera superar a Moreno, aunque es muy temprano para saber cuáles van a ser las estrategias de cada movimiento político.

Francisco Huerta Montalvo, analista político, afirma que los resultados indican que la gente quiere cambio, pero, a la vez, no quiere un retroceso, sino que el país avance. Considera que el partido Creo definió su existencia política y que partidos de vieja data no pudieron hacer frente a la Alianza País.

Votar es obligatorio

El Colegio Técnico Salesiano estaba lleno, mas no era la hora de la misa dominical que reúne a la familia cuencana (provincia de Azuay) cada fin semana. La zona de la Sierra es una de las más católicas del Ecuador; sin embargo, este 19 de febrero, alrededor de las 2 pm, había mucha gente en ese centro escolar quienes aguardaban por emitir su voto a través de cinco papeletas más o menos grandes.

Esas personas debían hacer una pequeña o larga cola en cada mesa, las cuales estaban ubicadas frente a los salones de clases y con un militar con arma al ristre pendiente del movimiento de la gente, esta misma situación se repitió en las otras 23 provincias, eran alrededor 74.000 policías y militares que fueron destinados a la vigilancia del proceso electoral.

Cada mesa, estaba identificada con carteles que indicaban el número y orden alfabético de los apellidos que podían sufragar allí y, además, estaban los llamados biombos (cajas) hechos con una parte de cartón y material plástico transparente donde se veían las papeletas introducidas.

Desde las 7 am y hasta las 5 pm los ecuatorianos podían sufragar, la ley electoral indica que votar es obligatorio y no hacerlo acarrea una multa de 10% tomando como referencia el salario mínimo de 375 dólares.

Al amanecer

La mañana de este domingo fue tranquila, negocios abiertos, sobre todo centros comerciales, supermercados y restaurantes, mucha gente se tuvo que trasladar a diferentes regiones para votar, debido a que no habían hecho el cambio de dirección.

“La gente vota después de almuerzo. Yo no tuve problemas, lo hice rápido”, refirió Jean Jara, estudiante.

Mientras unos salían del centro escolar de los salesianos otros los conminaban a plastificar el carnet que respalda su ejercicio al voto por 50 centavos.

Hubo quejas por lo lento del proceso, según reportes de los veedores internacionales como es el caso de la OEA.

En Manabí la población se quejaba de horas para votar, mientras en Quito hablaban de un proceso rápido y en Guayaquil, Guayas, previo a las 5 pm, llegaban más votantes a una de las universidades destinadas como colegio electoral.

Los ecuatorianos debían escoger a la dupla presidencial en una papeleta, en otra seleccionarían a los asambleístas nacionales; una más para congresistas regionales que los representará en la renovada Asamblea Nacional; otra para seleccionar a los parlamentarios andinos y responder, sí o no, si están de acuerdo con que los aspirantes presidenciales tengan cuentas en paraísos fiscales.

Las personas hablaban de estrategias a la hora de marcar su voto en las papeletas, la raya en horizontal dentro de las casillas, usar bolígrafo negro porque el escaneo no leía sus decisiones, llevar su esfero (así les dicen a los bolígrafos) color azul en desconfianza al que le ofrece el CNE.

http://www.diariolasamericas.com/america-latina/moreno-y-lasso-avanzan-segunda-vuelta-electoral-ecuador-n4115326

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image