LA EMBAJADA VENEZOLANA EMITIÓ VISAS Y PASAPORTES A PRESUNTOS TERRORISTAS EN IRAQ

Misael López, exconsejero de la embajada de Venezuela en Iraq, afirmó a CNN que existe una trama para vender pasaportes y visas a cambio de miles de dólares en la embajada venezolana en Iraq que podrían implicar a presuntos terroristas, según informa la CNN.

Caracas, por su parte, ha rechazado estas acusaciones en el pasado.

Este lunes, y después de un año de trabajo, CNN y CNN en Español publicaron una investigación periodística de lo que consideran "graves irregularidades" en visas y pasaportes venezolanos.

Las acusaciones sobre el tráfico de pasaportes venezolanos se remontan a hace más de una década.

López contó que el embajador venezolano en Iraq, Jonathan Velasco, lo puso a cargo de un sobre muy especial.

"Me entregó un sobre contentivo de visas y pasaportes y me dijo 'cuida esto, que tienes un millón de dólares en tus manos'. Luego me explicó que en Iraq la gente pagaba mucho por una visa o un pasaporte. Pensé que era un chiste", rememoró.

López asegura que una empleada iraquí contratada como intérprete en la embajada desde hacía varios años, le explicó que había ganado miles de dólares vendiendo visas y pasaportes venezolanos.

Incluso, le propuso vender visas a un grupo de 13 sirios que se encontraban en Kurdistán a 10.000 dólares cada una.

"Su excusa es que querían ir al Mundial de fútbol que se celebraba en Brasil en 2014. Sospechaba que eran terroristas. Por eso me negué totalmente", explicó López.

Pasaportes auténticos, personas falsas

Entre los documentos que aporta López como prueba de la trama se encuentra una lista de 21 nombres árabes con sus correspondientes números de pasaporte y cédula venezolanos.

Los pasaportes, según comprobó CNN con autoridades migratorias, son válidos y corresponden con los nombres árabes que López encontró.

Sin embargo, cuando CNN revisó los números de cédula en una base de datos pública de Venezuela, descubrió que 20 de las 21 cédulas aparecían registradas bajo personas con nombres hispanos y no los nombres árabes listados en el documento.

"No estamos hablando de pasaportes falsos: son documentos auténticos. Los falsos son las personas que usan esos pasaportes", explicó López.

La posición de las autoridades venezolanas

En abril de 2014, López envió un informe al embajador Velasco denunciando la supuesta venta de pasaportes y visas.

"El embajador lleva trabajando allí desde el 2008, ¿cómo podría haber pasado tanto tiempo sin que se diera cuenta?", arguyó López, quien señaló la posible implicación del diplomático.

Asimismo, agregó que Velasco no hizo absolutamente nada y amenazó con despedirlo.

Ya en 2015, López envió un correo electrónico con todos los datos a Delcy Rodriguez, la ministra de Relaciones Exteriores, en el que denunció la "emisión fraudulenta de visados, partidas de nacimiento y otros documentos venezolanos". Pero no obtuvo respuesta.

López se puso en contacto con un agente del FBI en la embajada de Estados Unidos en Madrid. Según confirmó CNN, López habría terminado enviando toda esta información al FBI.

Sin embargo, el FBI no quiso hacer comentarios a CNN sobre lo que pasó con la información recibida.

A finales de 2015, Caracas acusó a López de "haber abandonado su puesto" y lo destituyó.

Un agente de policía se presentó en su casa en Venezuela con un documento para informarle que estaba siendo investigado por "divulgar documentos confidenciales o secretos".

En un correo electrónico, el embajador Velasco negó firmemente las acusaciones de López.

"Esta embajada está dispuesta a ser auditada e investigada por cualquier organismo internacional, así como por servicios de inteligencia. No tengo nada que temer ni esconder. Estoy seguro de que, bajo mi mando, esta embajada no ha vendido ni venderá nunca la nacionalidad venezolana. Esto va a resultar ser una broma a los ojos de las organizaciones de seguridad internacional y ya hemos cooperado con el gobierno (iraquí) y los servicios de inteligencia internacional", dijo Velasco en un correo electrónico en inglés.

El equipo de CNN después de varios intentos infructíferos de hablar con la canciller Delcy Rodríguez, consiguió que brevemente les declarara al respecto.

Rodríguez afirmó que las acusaciones de vender pasaportes y visas eran "totalmente" falsas.

Implicaciones con el terrorismo

De acuerdo con CNN, hay pruebas que vinculan estas irregularidades de los pasaportes y visados con terroristas.

Desde 2006 Washington señaló que "Venezuela está brindando apoyo —incluso documentos de identidad— que podría ser útil para grupos extremistas islámicos".

Roger Noriega, exembajador de EEUU en la Organización de Estados Americanos y exsecretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, dio en 2012 testimonio ante el Congreso estadounidense, donde aseguró que "Venezuela ha venido dando miles de documentos de identidad, pasaportes y visas falsos a personas originarias del Medio Oriente".

Noriega explicó a CNN que las pruebas de que Caracas había entregado pasaportes a personas que no eran venezolanas empezaron a salir a la luz en 2003.

"Estoy convencido, y lo digo públicamente, de que, si no tomamos las riendas de este asunto, habrá personas que morirán. Nuestros aliados o nuestro propio personal o instalaciones podrían ser atacadas por redes cómplices con los venezolanos", aseveró.

A finales de 2016, el Departamento de Estado de EEUU en un correo electrónico envió un enlace con el informe sobre terrorismo del año 2015 en el que concluía que "había indicios creíbles de que Venezuela mantenía un entorno permisivo que apoyaba actividades beneficiosas para grupos terroristas conocidos".

Un reporte confidencial de inteligencia regional de 2013 obtenido por CNN dice que 173 individuos del Medio Oriente obtuvieron pasaportes y documentos venezolanos de 2008 a 2012. Entre ellos, personas vinculadas al grupo terrorista Hezbolá.

Según el informe, el hombre que ordenó la emisión de los pasaportes es Tareck El Aissami, actual vicepresidente.

El Assaimi, de acuerdo con el reporte, "se encargó de cedular, otorgar visas y nacionalizar a ciudadanos naturales de distintos países con particular interés en sirios, libaneses, jordanos, iraníes e iraquíes".

El vicepresidente de Venezuela no respondió a múltiples pedidos de entrevista por parte de CNN.

Otra figura de alto perfil vinculada al terrorismo es Ghazi Nasr Al-Din, un exdiplomático venezolano que trabajó en la embajada venezolana en Siria.

El FBI lo busca desde enero de 2015 "para interrogarlo sobre sus esfuerzos de recaudación de fondos con colaboradores de Hezbollah".

El Departamento del Tesoro de EEUU dijo en un comunicado de 2008 que Nasr Al-Din utilizó su cargo como diplomático para "facilitar viajes" a miembros de Hezbollah desde y hacia Venezuela.

El papel de Cuba

En 2014 un informe del Centro para una Sociedad Libre Segura (SFS), un think thank global basado en Washington DC, y del Instituto de Canadá de Análisis Social y Económico (ISEA) remarcó que el Gobierno del fallecido Hugo Chávez y el de Nicolás Maduro han permitido la impresión de pasaportes y visas fraudulentas para iraníes y otros extremistas islámicos.

Este informe también indicó que El Aissami desarrolló una sofisticada red financiera que sirve para sustentar a terroristas islámicos en Venezuela y los países de la región, enviando recursos desde América Latina hacia Medio Oriente.

Esta red está conformada por 40 compañías, que poseen más de 20 propiedades y 36 cuentas bancarias en Caracas, Panamá, Florida y Beirut, entre otras ciudades.

El documento aseguró que Irán, Venezuela y Cuba conformaron un "caballo de Troya" para "colocar espías y otros actores nefastos en el hemisferio occidental".

Y alertó: "La idea de que hay cientos de posibles amenazas en América del Norte, gracias a una combinación de la explotación de un proceso laxo de migración canadiense y la complicidad de los gobiernos de Venezuela y Cuba, es de gran preocupación".

http://www.diariodecuba.com/internacional/1486471387_28737.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image