PAREN EL PATALEO

Esteban Fernández

No me molesta que critiquen a Donald Trump (yo lo he critricado y lo criticaré) ese es un derecho constitucional, lo que me saca de quicio es el lloriqueo.

Desde hace más de ocho años -y siempre- yo estuve en contra de Barack Obama. Ninguna de las dos veces vote por él, y perdí en ambas ocasiones. Me sentí defraudado. Eso fue todo, y me metí la lengua donde no le diera el sol.

Ni lloré como una María Magdalena, ni lancé un solo sollozo. Perdí como hay que saber perder, como un macho entero. Y cada vez que me ha dado la gana -desde que era un oscuro candidato en Chicago- he criticado a Obama, aceptando siempre que ganó legítimamente las elecciones. No busqué ninguna excusa absurda.

Ganó Obama y ganó. Perdí y me fastidié. Nos fastidiamos todos los que piensan igual que yo. Y nos hemos tenido que disparar ocho años del más rampante de los izquierdismos. A puro pulmón. Y no solamente era Obama sino todos y cada uno de los miembros de su gabinete quienes rayaban muy cerca de nuestro odiado socialismo.

Ahora resulta que los que nos han mantenidos aplastados en un intento feroz por apagar todas nuestras críticas y gente que se han pasado 8 años exigiendo respeto para el Presidente Obama, hoy no les sale de la gandinga aceptar a Donald Trump.

El año pasado mi candidato favorito no era Trump, yo queria que ganara Marco Rubio, no ganó y yo no lloré.

Y ahora los "sore losers", los terriblemente malos perdedores, no saben que inventar o que buscar y qué encontrar, para desprestigiar al nuevo Presidente. Y primero fue que "Hillary obtuvo más votos populares". Bueno si las elecciones hubieran sido en California exclusivamente, tuvieran la razón, pero la gran verdad es que en este estado hasta Raúl Castro le hubiera ganado a cualquier candidato republicano.

Después que "Fue el director del FBI el que logró la victoria de Donald Trump". Otra cosa absurda porque la gran verdad es que lo único que hizo James Comey fue “tirarle una toalla” a Hillary Clinton. Si el jefe del FBI hubiera sido yo Hillary se estuviera refundiendo en una cárcel federal, porque ver a Hillary en un pantsuit anaranjado es una de mis mejores fantasías.

Y por último "Que Trump recibió la gran ayuda de Vladimir Putin". Increíble. ¿Será Putin tan come catibía que no sabe que el Partido Demócrata tiene más comunistas que el Kremlin?

Una vez le dijo el comunista güinero Argentino González a mi padre: “Esteban yo viví más de 60 años en el capitalismo, ahora te toca a ti vivir en el comunismo” y mi padre lo mandó a freír espárragos.

Y ahora yo voy a virar la tortilla y les digo a los comunistoides: “Nosotros nos disparamos ocho años de la basura de Obama, ahora ustedes sufran con Trump”.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image