DESCUBRIMIENTO DE LAS I SLAS HAWÁI

La historia de Hawái incluye fases del primer asentamiento humano polinesio en el Archipiélago de Hawái, el descubrimiento británico en el siglo XVIII, la inmigración euro-estadounidense y asiática, el derrocamiento de la monarquía hawaiana, un breve periodo de existencia como república y la admisión en los Estados Unidos como territorio y luego como estado.

Poblamiento polinesio

La primera colonización de Hawái se produjo desde islas situadas en el Pacífico Sur, muy probablemente entre el siglo IV y VI, desde las Marquesas,1 con una segunda ola de migración desde Raiatea y Bora Bora en el siglo XI. Las narraciones populares sobre Pa'ao hablan de otra migración u de Tahití. Los polinesios hawaiano: s desarrollaron un complejo entramado social basado en un sistema de castas, regido por un amplio conjunto de tabúes de tipo religioso y social, conocidos como «sistema kapu».2 La historia de las islas se caracterizó por un crecimiento lento pero constante de la población y el tamaño de los cacicazgos, que se extendieron hasta abarcar todas las islas del archipiélago hawaiano. Jefes locales gobernaban sus asentamientos y mantenían alianzas entre sí, conflictos y guerras por el predominio.

Llegada de los europeos

El rey Kalani?opu?u recibe a James Cook. Acuarela de John Webber, artista a bordo del barco de Cook.

Hay diferentes versiones sobre los primeros europeos que llegaron a Hawái. La más documentada es que el explorador inglés James Cook fue el primer europeo en llegar a las islas en el año 1778. Sin embargo, según varios historiadores, es posible que miembros de la expedición española de Ruy López de Villalobos lo hicieran dos siglos antes, en 1555.3 Existen mapas españoles de la época que muestran unas islas en la latitud de Hawái, pero en una longitud 10 grados más al este. En el manuscrito, la Isla de Maui aparece como «La Desgraciada», y la Isla de Hawái aparece como «La Mesa». Otras islas, muy parecidas a Kaho?olawe, Lana?i, y Moloka?i aparecen con el nombre de «Los Monjes».4

La presencia hispana a fines del siglo XVIII está suficientemente acreditada: por ejemplo Francisco de Paula y Marín vivió en Hawái desde 1793 hasta su muerte en 1837 y sin ser médico, ejercía como una suerte de médico de la aristocracia hawáiana con la que se emparentó, por esto la dinastía de los Kamehameha podía declarar que tenía linajes hispanos. En efecto, F. de Paula y Marín dejó además algunas palabras españolas en el idioma local que aún se pueden escuchar allí.

Pese a lo anterior, España nunca hizo reclamación oficial de estas islas. Por otra parte y bastante después, el 18 de enero de 1778 James Cook y su tripulación, al tratar de descubrir el casi legendario Paso del Noroeste entre Alaska y Asia, se sorprendieron al encontrar estas altas islas en el Pacífico Norte. Cook las llamó Islas Sandwich, debido a la ayuda que le prestara el entonces primer lord del Almirantazgo británico John Montagu, cuarto conde de Sándwich.

El archipiélago de Hawái permaneció durante muchos siglos dividido entre pequeños clanes que regían una o más islas, y solo en 1810 quedó unido bajo un solo gobernante, el caudillo Kamehameha I de la Isla de Hawái. Cuando Cook llegó fortuitamente a las Hawái, en el último cuarto del siglo XVIII, el rey Kamehameha I, que pasaría a la historia con el nombre de Kamehameha El Grande, había comenzado su gradual ascenso al poder. Tras una serie de batallas que terminaron en 1795 y la cesión pacífica de la isla de Kaua?i en 1810, las Islas Hawái se unificaron por primera vez bajo el mando de un único gobernante. Kamehameha I, fallecido en 1819, fundó la casa de Kamehameha, la dinastía reinante hasta 1872.

Hasta 1816, los jefes de las distintas islas se consideraban a sí mismos bajo la protección británica y por ello en las islas flameaba la Union Jack (Torrotito del Reino UNido). Del mismo modo la monarquía unificadora adoptó una bandera similar a la utilizada hoy por el estado estadounidense de Hawái, con la Union Jack en el cantón de la parte superior junto al asta, y ocho franjas horizontales alternas desde la parte superior blanco, rojo y azul en representación de las ocho islas principales de Hawái. Sin embargo, tras la expedición rusa del capitán Otto von Kotzebue, el soberano de Kaua?i, Kaumuali?i, aunque vasallo del rey Hawáiano Kamehameha I, aceptó el protectorado de Rusia (1818), a instancias del empresario ruso-alemán Georg Schaeffer. Este consideraba que un dominio ruso sobre las islas Hawái permitiría rentabilizar la colonia rusa de Alaska y expandir sus actividades comerciales por el Océano Pacífico. Sin embargo la negativa del mismo zar ruso Alejandro I a admitir la validez del tratado acabó con tal intento.

Así, pese a todo, el reconocimiento internacional del Estado Libre de Hawái se logró en esas fechas. Por ejemplo, en 1816 el capitán argentino Hipólito Bouchard estableció un tratado por el cual las Provincias Unidas del Río de la Plata (o Argentina) y el Reino de Hawái se reconocían mutuamente la existencia como naciones libres y soberanas. En mayo de 1819, el rey Kamehameha II (Liholiho) ascendió al trono. Bajo intensa presión de sus compañeros y de su regente y madrastra Ka?ahumanu, el rey Kamehameha abolió el sistema de la kapu (similar al tabú) que había regido la vida en las islas. Esto se pone de relieve en cambios revolucionarios como la aparente formalidad de sentarse a comer Kamehameha II con Ka?ahumanu y otras mujeres de todo rango, acto que hasta entonces constituía una violación del kapu (tabú). El sistema religioso (véase ?Ai Noa) prohibía comer junto con mujeres. Como reacción, Kekuaokalani, primo de Kamehameha que fue originalmente designado a compartir el poder con éste, organizó la resistencia de los grupos conservadores que había dentro de los clanes favorables al mantenimiento del sistema kapu. Estos disidentes fueron derrotadas por Ka'ahumanu y LihoLiho en diciembre de 1819.

En 1820, llegó al archipiélago un grupo misionero congregacionalista (el American Board of Commissioners for Foreign Missions, ABCFM) procedente de Nueva Inglaterra. Fueron recibidos oficialmente por Kamehameha II, que les otorgó un año de permiso limitado para hacer proselitismo. En pocos años, algunos de los jefes de más alto rango se convirtieron al congregacionalismo protestante, incluidos los soberanos o regentes Ka?ahumanu, Keopuolani y Hewahewa, que concedieron el permiso permanente para las actividades de la misión congregacionalista. Los plebeyos rápidamente siguieron el ejemplo de sus dirigentes (como suele pasar en la historia) y se convirtieron masivamente al cristianismo protestante, de modo que Hawái se transformó en una nación decididamente cristiana. En 1839 el nuevo rey, Kamehameha III proclamó un edicto hawaiano de Declaración de Derechos, y en 1840 se promulgó la Constitución de las Islas de Hawái. Las Hawai habían evolucionado desde un sistema de gobierno propio de monarquía absoluta hacia una monarquía constitucional, gracias al contacto con los comerciantes europeos y la necesidad de imponer la autoridad real permitiendo cierto grado de libertad a los jefes de los clanes. La Constitución dividió los poderes de gobierno, estableciendo un poder legislativo, un poder judicial y un poder ejecutivo. El monarca (ya fuera rey o reina) se convirtió en el jefe del ejecutivo y jefe de estado. Las leyes de Hawái —reflejos de una élite muy influida por los misioneros cristianos— con frecuencia entraron en graves conflictos con muchos residentes occidentales y visitantes que preferían el sistema del antiguo régimen de Kamehameha I, muy liberal con las bebidas alcohólicas y las relaciones promiscuas dentro del bullicio del intercambio comercial.

El nuevo estatuto hawaiano impuso a los residentes extranjeros un cambio en la tenencia de la tierra. Anteriormente la tenencia de la tierra se obtenía de acuerdo a la voluntad de los jefes de cada clan, y podía ocuparse informalmente, al extremo que los no residentes deseaban ocupar las tierras con el pago de tasas bajas o ninguna tasa. Los jefes tribales solían aceptar las pretensiones de los extranjeros a cambio de diversos tipos de ayuda (desde la compra de armas de fuego hasta la provisión de alcohol y tabaco), lo que intensificó más el conflicto entre el gobierno central hawaiano, de un lado, y los jefes tribales y su clientela, del otro. Por las reformas de Kamehameha II, los occidentales podrían comprar tierras y estaban obligados a registrarlas catastralmente. A esto se le llamó la Gran Mahele (división de tierras) y fue estatuida como ley el 7 de marzo de 1848 por el rey Kamehameha III (llamado también Kauikeaouli), hijo de Kamehameha I. Simultáneamente, el reino hawaiano aprovechó la pugna colonial entre Francia y Reino Unido para asegurar su independencia, y contó con el apoyo de Estados Unidos, que necesitaba de un país independiente en la zona para mantener la seguridad de su comercio en el Pacífico.

El incidente más grave se produjo cuando Lord George Paulet, capitán de la fragata HMS Carysfort de la Royal Navy, entró en la bahía de Honolulú y capturó la fortaleza Honolulu, ganando de manera efectiva el control de la ciudad, el 10 de febrero de 1843. Paulet exigió la abdicación del Rey Kamehameha III y la cesión de Hawái a la Corona británica. Por la fuerza, Kamehameha fue cesado en sus funciones, pero presentó una protesta oficial ante el Gobierno británico y el superior de Paulet, el Almirante Richard Thomas. Thomas repudió las acciones de Paulet, y el 31 de julio de 1843 restableció la monarquía y gobiernos hawáianos. En su discurso de la restauración, declaró como "Kamehameha" Ua Mau ke Ea o ka ?Aina i ka Pono "(La vida de la tierra se perpetúa en la justicia), lema del futuro Estado de Hawái.

La influencia de los misioneros protestantes sobre la aristocracia hawaiana motivó que los misioneros católicos llegados desde 1840, mayormente franceses, fueran recibidos primero con indiferencia y luego con abierta hostilidad, al punto de ordenarse su expulsión y la persecución de los hawaianos que les defendieran. Tal política fue el pretexto para que el 25 de agosto de 1849 el capitán francés Louis Tromelin, al mando de una corbeta y de una fragata de guerra, atacase Honolulú con 140 soldados, tomase las fortificaciones de la ciudad, y lanzara a sus hombres al saqueo de los edificios públicos de la capital. Tras quejas del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y de los Estados Unidos, y con la desautorización del gobierno francés, Tromelin abandonó Honolulu el 5 de setiembre de 1849. Tras este incidente, el gobierno hawaiano fortaleció sus alianzas diplomáticas con británicos y estadounidenses pero cesaron las amenazas contra las misiones católicas.

El 18 de marzo de 1874 Hawái firmó un tratado con los Estados Unidos por el cual se le daba el derecho de comercio en concesión exclusiva a los estadounidenses. Fue el Tratado de Reciprocidad de 1875 entre el Reino de Hawái y Estados Unidos para permitir la importación, libre de impuestos, de azúcar de caña de Hawái hacia Estados Unidos a partir de 1876. Este acto alteró drásticamente el paisaje hawaiano mediante la promoción de la agricultura de plantaciones de caña de azúcar. El tratado incluyó también la importación, libre de impuestos, de arroz hawaiano. Los nuevos cultivos supusieron la afluencia masiva de inmigrantes procedentes de Asia (primero chinos, japoneses más tarde e incluso europeos del sur5 6 ), mano de obra barata, necesaria para facilitar el cultivo e industrialización de la caña de azúcar, y también la expansión del cultivo de arroz y la consecuente casi desaparición de los tradicionales cultivos del taro en las zonas húmedas de las islas (las lo'i) provocando impactos económicos, sociales y culturales de largo alcance.

Anexión

En 1896, William McKinley sucedió a Cleveland como presidente. Dos años más tarde, se firmó el Resolución Newlands, que prevé la anexión oficial de Hawai?i el 7 de julio de 1898 y se convirtió oficialmente en las islas Territorio de Hawái, Estados Unidos, el 22 de febrero de 1900.

El derrocamiento del Reino de Hawái y la posterior anexión de Hawái recientemente se ha citado como el primer gran ejemplo de imperialismo estadounidense

Estatalidad

El presidente Dwight D. Eisenhower firmó una carta el 18 de marzo de 1959 que permitía la estatalidad hawaiana. Hawái se convirtió oficialmente en el 50° estado de la Unión el 21 de agosto de 1959 luego de una votación del 94% a favor de la estatalidad. El Democratic Party se hizo una fuerza dominante en las políticas estatales apenas terminada la Segunda Guerra Mundial. Los demócratas han sido mayoría en las dos casas de la legislatura desde la proclamación del 18 de marzo de 1959 y han estado en el gobierno por 40 años, desde 1962 al 2002.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image