LA COALICIÓN OPOSITORA TRATA DE CALMAR A SUS SEGUIDORES TRAS EL ACUERDO CON EL GOBIERNO DE MADURO

La oposición venezolana intentaba este lunes calmar a sus seguidores tras alcanzar un acuerdo con el Gobierno de Nicolás Maduro que algunos consideran insuficiente para lograr nuevas elecciones, informa Reuters.

El sábado, tras dos días de deliberaciones, la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el Gobierno acordaron trabajar conjuntamente para resolver la crisis política y económica dando prioridad al abastecimiento de alimentos y medicinas.

Además, las partes buscarán una solución a la situación de "desacato" dictada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sobre la Asamblea Nacional (Parlamento), de mayoría opositora, y trabajarán conjuntamente en el nombramiento de dos de los cinco rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Sin embargo, no se dijo nada sobre las principales demandas de la oposición para sentarse en la mesa de diálogo: la reactivación de un referéndum revocatorio contra Maduro y la liberación de más de un centenar de presos políticos.

"¿Dónde quedó el derecho a elegir de los venezolanos? ¿Dónde quedó la lucha por el revocatorio?", preguntó el encarcelado líder opositor, Leopoldo López. "El país corre un grave peligro si le damos oxígeno a una dictadura que tiene como objetivo asfixiar a toda la sociedad".

Como López, varios dirigentes opositores criticaron el acuerdo que, dicen, "entierra" la consulta electoral, con la que buscaban revocar a Maduro, al que acusan de ser el principal responsable de la crisis económica que atraviesa el país.

Cientos de personas, la mayoría de ellas militantes de Voluntad Popular, marcharon este domingo hasta la cárcel militar de Ramo Verde, donde López cumplió 1.000 días preso, para exigir su liberación.

Voluntad Popular pidió a la MUD, de la cual forma parte, iniciar acciones paralelas con el objetivo de lograr un cambio de Gobierno, reportó EFE.

Llamó, en primer lugar, a conformar un "Gran Movimiento Cívico de Defensa de la Constitución" para lograr que el Parlamento retome el "juicio político" y declare a Maduro en abandono del cargo, un camino que el chavismo considera inviable.

En segundo lugar, Voluntad Popular propuso "desbordar las calles de gente ejerciendo su derecho constitucional a la protesta hasta que se consiga mediante la presión popular cívica el cambio deseado".

"La mesa (de diálogo) no significa renunciar a nada, los derechos de los venezolanos nadie los compra o vende, toca luchar y luchar hasta lograrlo", escribió por su parte en Twitter, el excandidato presidencial Henrique Capriles.

La tensión política en Venezuela se agudizó luego de que el CNE suspendió el revocatorio a mediados de octubre.

Pero para Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la MUD, el acuerdo con el Gobierno no fue una capitulación; por el contrario, es el primer paso para salir de Maduro.

"Hay que superar esa inhabilitación del Parlamento para poder reconfigurar el CNE, hay que reestructurar el CNE para poder tener elecciones. Más claro, imposible", dijo el lunes en su programa radial.

El vocero de la coalición opositora agregó que, a pesar del diálogo, la oposición retomará su agenda de protestas de calle.

Si bien no se dieron fechas para materializar los acuerdos, el 4 de diciembre se vence el período de dos rectores del CNE con lo que, de lograr reemplazarlos, la oposición pasaría a tener mayoría en el árbitro electoral.

Las partes acordaron reunirse nuevamente el 6 de diciembre para revisar los avances de las mesas técnicas que continúan.

http://www.diariodecuba.com/internacional/1479140572_26719.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image