EL MAYOR MAPA DE LA VÍA LÁCTEA

La ESA publica los primeros resultados de la misión Gaia, un proyecto que transformará el conocimiento sobre nuestra galaxia.

La Agencia Espacial Europea (ESA) presentó la semana pasada el mapa más amplio y detallado de la Vía Láctea. Este incluye la posición tridimensional de 1100 millones de estrellas, 400 millones de las cuales eran desconocidas para la ciencia. El nuevo catálogo ha sido elaborado con los primeros datos del observatorio espacial Gaia, cuyos resultados se espera que transformen el conocimiento que los astrónomos tienen sobre la galaxia. Entre otros hitos, la misión descubrirá numerosos planetas extrasolares, estudiará minuciosamente la distribución de la materia oscura en la Vía Láctea y permitirá afinar los modelos de evolución estelar.

El pasado 14 de septiembre, nada más hacerse públicos los datos de la misión, cientos de astrónomos ya habían comenzado a acceder a ellos, explica Timo Prusti, científico del proyecto y miembro del Centro de Tecnología e Investigación Espacial de la ESA en Noordwijk, en los Países Bajos. «Mi consejo a la comunidad astronómica es: disfruten con nosotros», declaró el experto en una rueda de prensa celebrada en Madrid. Según informó la agencia, pasadas 24 horas más de 11.000 usuarios habían accedido al catálogo, y varios equipos independientes ya han empezado a subir trabajos basados en los datos de Gaia al repositorio electrónico de artículos científicos arXiv.org.

Por el momento, Gaia ha encontrado más estrellas de lo esperado, lo que sugiere que la Vía Láctea podría ser algo mayor de lo que se pensaba, apunta Gisella Clementini, investigadora del proyecto en el Observatorio Astronómico de Bolonia. Con todo, por ahora son pocos los resultados nuevos que acompañan al catálogo, ya que el equipo responsable de la misión solo pudo efectuar un análisis limitado de los datos antes de hacerlos públicos. Se trata de algo poco común en el caso de los observatorios espaciales, ya que lo habitual es que los científicos encargados de la misión tengan derecho a un año de acceso exclusivo a los datos antes de compartirlos con la comunidad.

Un resultado notable, sin embargo, ha sido la determinación de la distancia a las Pléyades, un cúmulo estelar en la constelación de Tauro que hacía tiempo que era objeto de controversia. Aunque varias observaciones revelaban una distancia de 135 pársecs (440 años luz), la misión Hipparcos, la predecesora de Gaia, lo había situado unos 15 pársecs más cerca. Gaia ha medido una distancia de 134 ± 6 pársecs, lo que sugiere que el error se encontraría en las mediciones de Hipparcos. A pesar de todo, Anthony Brown, astrónomo del Observatorio de Leiden y líder del grupo encargado del procesamiento de datos de Gaia, insiste en que los resultados son preliminares y que podrían verse alterados una vez que el observatorio acumule más datos. En último término, Gaia será la primera misión capaz de medir las distancias individuales a cada una de las estrellas del cúmulo, en lugar de la media.

David Soderblom, astrónomo del Instituto para la Ciencia del Telescopio Espacial (el centro de operaciones del Hubble), en Baltimore, opina que hay una pequeña posibilidad de que los datos ofrecidos ahora por Gaia acaben corrigiéndose hasta acabar concordando con los de Hipparcos: «No es imposible, aunque por el momento no parece lo más probable», señala el investigador. «Para mí, esa es básicamente la respuesta correcta». Soderblom sospecha que el problema con Hipparcos pudo haberse originado en las correcciones efectuadas para dar cuenta del inusual brillo de las estrellas del cúmulo.

Gaia fue lanzado a finales de 2013 y comenzó su misión científica en julio de 2014. El coste de la nave ascendió a 450 millones de euros, si bien el presupuesto total de la misión, incluidos los centros de operaciones y de procesamiento de datos, se aproxima a los 1000 millones. El catálogo preliminar hecho público ahora está basado en los primeros 14 meses de toma de datos.

Al contrario que los telescopios ordinarios, Gaia no toma instantáneas del cielo, sino que gira constantemente en torno a su eje al ritmo de una vuelta completa cada seis horas. Al hacerlo, la nave registra el destello que dejan las estrellas en su cámara de mil millones de píxeles. Al comparar los barridos del cielo obtenidos con seis meses de diferencia, resulta posible triangular la posición de las estrellas y medir la distancia a la que se encuentran a partir de la paralaje (los cambios en la posición aparente de una estrella causados por la revolución de la Tierra alrededor del Sol), una técnica que se remonta a la antigua Grecia.

Con este primer conjunto de datos, el observatorio ha podido precisar la distancia al Sol y la velocidad de dos millones de estrellas, algo posible gracias a la comparación de los nuevos datos con los obtenidos en su día por Hipparcos. En el futuro, el catálogo crecerá hasta incluir las distancias y velocidades de más de 1000 millones de estrellas.

En los próximos años, las mediciones de Gaia elevarán su calidad hasta el punto que la distancia a muchas de las estrellas de la galaxia quedará determinada con una precisión del 1 por ciento. «Lo que va a conseguir Gaia es espectacular», asegura Wendy Freedman, astrónoma de la Universidad de Chicago en Illinois. «Se convertirá un recurso fundamental para los astrónomos durante las décadas venideras.»

Más información en la página web de la ESA.

—Davide Castelvecchi/Nature News

http://www.investigacionyciencia.es/noticias/el-mayor-mapa-de-la-va-lctea-14533

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image