EDITORIAL

“Trincheras de ideas valen mas que trincheras de piedra” José Martí. 

TAREA DE TODOS, PEDESTAL DE NADIE

Este es el momento en que un grupo de ciudadanos de dentro y de fuera de Cuba que amamos a nuestra patria y nos 

proponemos servirla hasta el final de nuestros días presentamos al mundo nuestro proyecto de difusión de conceptos, ideas y principios que hemos bautizado LA NUEVA NACION. Una nación que rinda honor y haga justicia a la prédica martiana de “con todos y para el bien de todos”. Una nación nueva pero orgullosa de su historia. Una nación nueva porque se despoja de los resabios, tabúes y lacras del pasado que dieron al traste con la nación que nos legaron nuestros libertadores para mirar hacia un futuro esplendoroso de soberanía, libertad y justicia para todos sus hijos. Una nación nueva pero con raíces en un pasado glorioso que fue escrito con sudor y sangre por hombres como Félix Varela, José Martí, Antonio Maceo y José Antonio Echeverría, entre otros.  

Con Varela afirmamos que “la indolencia es el cáncer de la prosperidad”. Con Maceo decimos que “la libertad no se mendiga, se conquista con el filo del machete”. Con Echeverría expresamos nuestra esperanza de que “la pureza de nuestra intención nos atraiga el favor de Dios para lograr el imperio de la justicia en nuestra patria”. Y con Martí proclamamos su frase lapidaria de: “Cree hombres quien quiera pueblos”. Y en esas frases de nuestros próceres esta resumida la contribución que nos proponemos hacer a nuestra patria los hombres y mujeres que integramos el equipo de LA NUEVA NACION.  

Nos proponemos nada menos que desarrollar los medios que contribuyan a la información, formación y educación de líderes y dirigentes en las distintas materias y los diversos campos de la vida nacional. Y mas importante aún, que sean capaces de crear la conciencia en nuestros ciudadanos de que el gobierno no es la solución de todos sus problemas y de que los gobernantes no son sus amos sino sus siervos. De esta manera nos aseguraremos de que los ciudadanos, los gobernantes y los empresarios de mañana no incurran en los mismos vicios y errores que condujeron al engaño revolucionario y a la tiranía comunista. Este primer paso en el mundo de la cibernética será seguido por medios impresos y electrónicos que nos faciliten compartir nuestras ideas con todos los estratos de la sociedad cubana. 

En un plano mas específico nos hemos impuesto como misión defender la libertad, ayudar a preservar la democracia y promover la libre empresa para que todos los cubanos podamos hablar sin miedo, hacer sentir nuestra voluntad ciudadana en los procesos electorales y jamás depender del estado todopoderoso. Confiamos en que una sociedad con estas características haga realidad nuestra visión de una Cuba donde los líderes providenciales sean sustituidos por ciudadanos responsables. Hombres y mujeres celosos de sus derechos, cumplidores de sus deberes y totalmente conscientes de que, para preservar y disfrutar las bendiciones de la libertad, la nueva nación tendrá que ser TAREA DE TODOS Y PEDESTAL DE NADIE.     

EL DIRECTOR.

 

 

COMENTARIOS


Sr. Alfredo Cepero, Basta con leer su Editorial y otros anteriores que he tenido la oportunidad, para comprender su gran interés por enseñar que estos hombres que menciona son parte esencial de los forjadores de nuestra nación que, con su ejemplo nos enseñaron la nobleza y la entereza del cubano. Hombres únicos e incomparables, aún entre ellos. Jamás existió la idea del caudillismo; hombres que se unieron en el tiempo para ir concibiendo la nación cubana. Hoy estamos empeñados en la lucha por encontrar, mediante un Concilio que tenga como base el desprendimiento de querer figurar, la cohesión necesaria que necesitamos para enfrentarnos cívicamente a esa Tiranía; y la lucha por encontrar el apoyo internacional necesario para alcanzar la Libertad que añora nuestro pueblo. Su hermano por la libertad de Cuba, Angel Emerio González.
Hace 3072 dias.

Alfredo me faltan palabras para expresar de una forma adecuada, el agradecimiento que siento por tu magnifica labor a favor de una Cuba libre , independiente y democratica donde cada cubano pueda ser dueño absoluto de su destino, truncado ya por casi cincuenta y dos años por una tirania y un regimen despotico y totalitario que ha dejado a nuestra querida Patria en ruinas, quitado derechos dados por Dios a sus ciudadanos. LA NUEVA NACION es vehiculo propio para informar, demandar y estimular el trabajo para la liberacion de Cuba. Exitos a ti y a tus colaboradores por tan extraordinaria tarea. Recibe un fraternal abrazo desde Tampa, "cuna de la independencia cubana". Osberto Fernandez
Hace 3095 dias.

Sr. Director, precioso Editorial de "La Nueva Nacion" lo felicito, muy apropiado para el momento que esta viviendo nuesta Cuba y E.U. Mirta, Miami, Fl.
Hace 3111 dias.

Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image