ROUSSEFF PIERDE APOYO EN EL PT A UN MES DE SER JUZGADA

Bernardo Rebello, Brasilia

ABC, Madrid

Sectores del partido la dan por amortizada antes de que el Senado decida su futuro.

Las manifestaciones celebradas en varias ciudades de Brasil a favor y en contra de la destitución definitiva de la presidenta, Dilma Rousseff (PT), tuvieron una participación menor que en anteriores convocatorias. Pero el porvenir de la presidenta parece problemático, pues de cara al juicio final programado para el 29 de agosto, ni siquiera su propio partido parece querer que ella vuelva a dirigir el país.

Según Kim Kataguiri, uno de los líderes de Movimento Brasil Libre (MBL), que anima la movilización contra Rousseff, la razón de la baja participación es que Brasil está en final de las vacaciones escolares. «Nuestro público no es militante, nosotros movilizamos a la sociedad civil», dijo. También afirmó el dirigente que el cambio en el calendario de destitución de la presidenta afectó a la protesta. «Preferimos concentrar nuestros esfuerzos en un acto más cercano al día de la votación», dijo.

Rogerio Chequer, líder del Movimiento Brasil Sin Miedo, aseguró que las protestas tienen el apoyo de todos los estados de Brasil. «Estamos mal acostumbrados», dijo, refiriéndose a las protestas de 13 de marzo, las más multitudinarias de la historia del país. Por otro lado, también hubo manifestaciones a favor de Dilma, aunque estas fueron menos numerosas y se dieron en menos ciudades que las que pedían su dimisión.

Lo cierto es que Rousseff se está quedando sin partidarios, incluso entre sus partidos afines. Los analistas brasileños consideran que prácticamente no hay líder político o partido que quiera el regreso de Rousseff como presidenta, ni siquiera el propio Partido de los Trabajadores. Los líderes de esta formación temen el enfrentamiento en la cúpula que puede causar el regreso de Dilma en las próximas elecciones regionales de este año. Algunos dirigentes del partido parecen haber actuado incluso para anticipar el juicio de la presidenta y hacerlo coincidir con los Juegos Olímpicos para desviar la atención y hacer que sea menos doloroso. Será a partir del 29 de agosto en el Senado cuando, en un juicio que durará cinco días, se dilucide definitivamente el futuro de Rousseff. Todas las apuestas están en su contra.

http://www.abc.es/internacional/abci-rousseff-pierde-apoyos-juzgada-201608010315_noticia.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image