LLENANDO PLANILLAS DE TRABAJOS

          por Esteban Fernández

Ya les dije hace unos días que primero quise buscar unos campamentos donde entrenarme para ir a pelear a Cuba, después me fui para New York a trabajar en una fábrica de ventanas de aluminio junto a Máximo Gómez Valdivia en New Jersey, de ahí nos fuimos para el U.S. Army y acto seguido llegamos a Los Ángeles. De nuevo para Miami e integrarme al JURE junto a Vicente Méndez, Edel Montiel y Jorge Riopedre. Y el próximo paso fue volver para California. Y a llenar planillas de trabajo se ha dicho.

Al llegar aquí fue en realidad donde me di cuenta de que había que morder el cordobán y trabajar. Fue mi novia Rina -quien después se convirtió en esposa y ex esposa- la que me dijo que todos debíamos presentar los taxes en abril. Y de paso me explicó el tedioso proceso de buscar empleo. Me informó que había que decir: I am looking for a job y acto seguido llenar un cuestionario.

¡Qué pesado me cayó eso! Habían sectores de la ciudad que eran considerados “comerciales”, llenos de oficinas y fábricas, y ahí había que ir de puerta en puerta donde nos recibían individuos sentados en unos escritorios que daban la sensación de ser “muy importantes” porque tenían el trabajo de darnos a llenar UNA PLANILLA o decirnos que “En este momento no estamos agarrando a nadie”. Por unos segundos tenían nuestros futuros en sus manos y actuaban acorde.

Al principio llenaba la planilla en forma honesta-como siempre he acostumbrado a hacer las cosas- y desde luego cuando ponía que jamás había trabajado con anterioridad no me daban empleo. Después los pícaros a mí alrededor me enseñaron a mentir y a exagerar. Me decían “Pon que trabajaste en La Antillana de Acero en Cuba por un montón de años”. Y tampoco me daban el empleo porque yo solamente tenía 18 años de vida y era imposible que hubiera trabajado en mi país por toda la década de los 50’s.

Lo cómico era que si nos daban el empleo al poco tiempo de estar trabajando nos dábamos cuenta que “ese ser importante y superior” que estaba en la puerta recibiéndonos era un pobre diablo que llevaba sólo unos meses trabajando ahí. Y segundo: nos enterábamos que el motivo por el cual decía que “No estamos agarrando personal” era porque para el resto de los latinos en California coger es una mala palabra.

Uno de los primeros lugares donde apliqué para trabajo fue en la Packard Bell y ahí en el lobby de la empresa llenando una planilla había un joven llamado Pedro Gaviña. No nos dieron empleo pero meses después comencé a trabajar en la Essick Manufacturing Company -una fabrica de aires acondicionados- y ahí de nuevo me encontré con Pedro Gaviña.

Todos en California saben que Pedro Gaviña y su familia han levantado una tremenda empresa y un sólido capital vendiendo café. Pero bajo ningún concepto eso es lo que me hace estimarlo ni considerarlo un buen amigo, ni mencionarlo hoy aquí, sino que al llegar a la Essick Manufacturing le conté que no iba a quedarme trabajando ahí porque no tenía transportación para llegar al lugar y entonces él -diariamente- se despertaba más temprano, hacía un desvío, y me recogía en un hotelucho de mala muerte en la Western y la Santa Mónica llamado “El Palomar” y después me llevaba de regreso. Los millones de dólares acumulados después me son antiflogitinicos, lo que vale son los gestos cuando nos estábamos comiendo un cable.

La última planilla llenada fue en la Pacific Bell. Orlando Aris Caso me había sugerido que lo hiciera. Había mil aplicantes. Y una dama mexicana -encargada de escoger el nuevo personal- llamada Carmen Olguín (así sin H.) cuando se enteró que ni mi esposa ni yo teníamos trabajos y que nos había nacido una niña hacía varios meses me pasó por encima de 999 interesados en el trabajo. Fallecida desde hace muchos años todavía le agradezco mucho el gesto de haberme tirado un cabo cuando me estaba ahogando.

En el mismo instante en que puso mi planilla encima de todas las demás traté de darle las gracias y me dijo: “Olvídalo, solamente ten presente que todos los niños vienen con un pan debajo del brazo”.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image